Museo carnaval Vegano la historia de una tradición

Ciudad de La Vega. Un espacio que recogiera la historia y evolución del carnaval era el anhelo de los veganos. Hoy están felices y sus rostros lo evidencian en cada mirada por sus ocho salas de exhibiciones y una para audiovisuales, ya abiertas al público para que la disfruten de forma gratuita, por motivo de su apertura.

 

 El Museo Carnaval Vegano está ubicado en el Palacio Don Zoilo García, localizado en la intersección de las calles Padre Adolfo y Duvergé. Es un edificio emblemático, construido a finales del siglo IXX y remodelado para este fin por el arquitecto Raúl Morilla.

 

Durante un recorrido, que se inició en el primer piso, se aprecia una exposición de fotografías, caretas en miniatura, esculturas y un enorme diablo cojuelo que roba la mirada de quienes entran al salón, sin restarle protagonismo al más antiguo y famoso personaje carnavalesco, el robalagallina. A través del guía Carlos Rodríguez, se vive la historia de este personaje que surge en la época en que la isla estaba bajo el dominio de Haití.

 

 Según él, en cada sala hay historias que contar, no solamente del carnaval vegano, sino también de todas las manifestaciones que de él se derivan.

 

Es notoria su pasión cuando habla de cómo ha evolucionado esta tradición folclórica por todas las provincias del país, entre los que cabe destacar las imágenes de los carnavales de Cabral, Barahona, Monte Cristí, Santiago, San Juan de la Maguana y el Distrito Nacional. También aparecen esparcidos los personajes de Los Indios, Los Platanuses de Cotuí, Los Pintaos de Barahona y Se-me-muere-Rebeca, entre otros, junto a textos e imágenes que describen su transformación con los años.

 

Por este mes de febrero y por motivo de la celebración del Carnaval Vegano tienen las puertas abiertas de forma gratuita.

 

“La idea es que realicen una ruta en la que se aprecie esta riqueza cultural, informó Hugo Álvarez, presidente del patronato que está dirigiendo el museo, junto a la curadora de arte Isabel Serrano, Miguel Dario de Peña, Yanio Concepción y César Arturo Abreu, entre otros.

 

‘‘Queremos que el museo sea un centro de información e investigación del Carnaval Vegano, con un programa basado en talleres, charlas, documentales y coloquios al que asistan como invitados reconocidos historiadores y conocedores del arte. Un espacio en el que los estudiantes adquieran conocimientos sobre la historia del carnaval’’, son las aspiraciones a futuro de Miguel Darío de Peña, secretario del  patronato.

 

‘‘Serán salas rotativas para talleres de confección de caretas, simposium. Para esto ya estamos haciendo contacto con reconocidas universidades para que sus estudiantes de arquitectura nos visiten y puedan aportar sus conocimientos en el tema. Nuestra meta es que la historia del carnaval sea una materia en las escuelas, liceos y universidades y que sea declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad”, asegura Darío de Peña.      

 

“Muchas de las obras que estamos presentando son colecciones privadas, de personalidades que la han donado temporalmente para esta exposición, “Huellas del Carnaval”, como una forma de apoyo a esta iniciativa esperada por el pueblo, y que lo convierte en el séptimo del mundo en tener un museo exclusivo a las manifestaciones carnavalescas, dijo la curadora de arte, Isabel Serrano.

 

Ahora están en la labor de rescatar elementos y detalles relacionados con esta tradición en todas las regiones del país, con miras a que la gente pueda consumir esta cultura a la altura de otros destinos. 

 

Shares