Santo Domingo ciudad sin hidrantes para las emergencias

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo ha prometido en varias ocasiones la colocación y cambio de los hidrantes que alcanzan hasta 50 años de antigüedad

 

Uno de los sistemas vitales de seguridad en cualquiera ciudad del mundo, son los hidrantes de incendio o boca de incendio, una toma de agua diseñada para proporcionar un caudal considerable en casos de emergencias o fuegos. Sin embargo, en la ciudad de Santo Domingo estos instrumentos han desaparecido con el paso de los años.

 

Para conocer la situación y el estado en que se encuentran los pocos hidrantes existentes en la ciudad, un equipo de Diario Libre realizó un recorrido por distintas vías. Aquellas avenidas, calles y zonas más antiguas, así como los últimos puntos que lograron urbanizarse y aumentar su densidad poblacional en la historia reciente.

 

En las avenidas John F. Kennedy, Abraham Lincoln, Luis Manuel Cáceres (Tunti), Peña Batlle, tanto en Villa Consuelo, como en Villa Juana, calle Las Mercedes en la Zona Colonial, avenida 27 Febrero y la avenida Duarte en todo su trayecto, fue difícil encontrar hidrantes. Y los pocos existentes no funcionaban.

 

La mayoría de las personas consultadas y oriundas de estos sectores, con toda una vida viviendo allí, coincidían en que estos necesarios artefactos salvadores de vidas datan de la era que encabezó el tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina (1930-1961).

 

“Yo tengo 50 años viviendo en este sector, de Villa María y toda la vida he visto esos hidrantes ahí, sin funcionar y sin que nadie le de ningún uso”, dijo un habitante del lugar.

 

El Cuerpo de Bomberos
El representante del Cuerpo de Bomberos en el Distrito Nacional, coronel, Rafael del Rosario, fue cuestionado sobre la importancia de los hidrantes en el trabajo que realiza ese cuerpo. Reconoció el valor de estos para combatir los incendios y los retos que propone para los departamentos de bomberos cuando el camión o los camiones que combaten los incendios se quedan sin agua y es preciso buscar soluciones como camiones cisternas o simplemente abandonar el área para recargas. Sin embargo, señaló que no recuerda la última vez que vio uno de estos funcionando.

 

Dijo que no solo los hidrantes ayudan a resolver el problema e hizo un llamado a los principales dueños de empresas y comercios a instalar sus redes de mitigación y tener a mano los extintores necesarios ante cualquier siniestro.

 

Los bomberos de la ciudad han confrontado múltiples problemas a la hora de sofocar un fuego, especialmente en las zonas industriales, por no tener cómo abastecerse de agua.

 

La CAASD promete
La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), organismo encargado de dotar a la ciudad de estos sistemas de hidrantes, al ser abordada sobre la situación de descuido y falta de estos componentes, dijo que la instalación de nuevos hidrantes y el mantenimiento de los existentes es una prioridad para la institución, “y esto lo demuestra el hecho de que estaremos dando inicio a los trabajos de instalación de 19 nuevos hidrantes en diferentes puntos del Gran Santo Domingo, como es la Avenida Gregorio Luperón, desde la John F. Kennedy hasta la 27 de Febrero”, dijo el director de esa entidad, Alejandro Montás.

 

Manifestó que estos son necesarios, porque además de ser usados para abastecer las unidades de los diferentes Cuerpos de Bomberos del Gran Santo Domingo, la CAASD los utiliza en labores de drenaje, en las líneas de agua potable, para evitar el depósito de sedimento y sales minerales, lo que garantiza mantener el índice de potabilidad del agua que se le sirve a los residentes.

 

Ese organismo ha dicho en más de una ocasión que el nivel de potabilidad del agua supera el 98%. “La CAASD solo se responsabiliza en llevar el agua hasta la entrada de las casas, pues de ahí en adelante lo que suceda por una manipulación inadecuada no es compromiso de esta institución”, manifestó Luis Salcedo, subdirector de operaciones.

 

Dijo que pretenden instalar hidrantes en las zonas Norte y Este, del Gran Santo Domingo y que eso incluye la carretera de San Isidro y las zonas que son abastecidas por los campos de pozos de Sabana Perdida.

 

Alejandro Montás dijo que la idea radica en colocar los hidrantes de la ciudad en zonas especiales donde ese organismo estatal tiene agua tanto de fuentes superficiales como aguas subterráneas, sin dejar de lado las zonas industriales.

 

Promesas anteriores
En el año 2007 en una entrevista realizada por Diario Libre al director de la CAASD, anunció que instalarían unos 100 hidrantes en el Distrito Nacional y la Provincia de Santo Domingo, sin embargo, esto quedó en promesas.

 

Durante el recorrido por la ciudad se pudo observar que algunos centros comerciales, como es el caso de Ágora Mall, optaron por instalar su propio sistema de hidrantes para su seguridad.

 

Según las normas internacionales, cada hidrante debe estar a 50 metros uno del otro y debe tener capacidad para diez litros de agua por segundo y una columna de agua de por lo menos 20 metros. Los requerimientos establecen que debe haber uno en la vía pública acorde a esa distancia.

 

 

Fuente: Diario Libre

Shares