Joel Ramírez enfrenta un reto adelantado con el Barias

No quería dirigir por ahora; dice hay una “adrenalina diferente”

 

SANTO DOMINGO.- El principio del camino fue de flores, una victoria avasallante 91-68 sobre Bameso. Dos pasos más adelante, al parecer surgieron sapos y culebras con dos derrotas sucesivas y eso dio motivo a que la administración del Rafael Barias removiera del timón al técnico puertorriqueño Pedro Cintrón.

 

En las dos derrotas del Barias, primero ante Huellas del Siglo (78-95) y después contra El Millón (74-100) promedió 76 puntos, y permitían 97.5 puntos.

 

Antes de que concluyera el 10 de junio, Joel Ramírez, el exarmador de la selección nacional y nativo de ese club recibió una llamada. Fue Alberto Rodríguez, el gerente general, quien le entregó la responsabilidad del equipo.

 

“Yo no quería dirigir al club Rafael Barias ahora. Se lo dije, ellos lo saben. Yo quería seguir preparándome, aprendiendo, pero si le hubiera dicho que no al club, me iba a sentir mal”, señala Joel Ramírez, después de que el Barias venciera a Bameso el martes para poner a su equipo con 5-3, segundo del Grupo B, empatado con El Millón.

 

De repente, Ramírez que hace menos de 12 meses se sentaba junto a los jugadores de su club, ahora es el dirigente. Pasó, eso sí, ha sido el dirigente por dos años del equipo sub23, con el que fue subcampeón este año, también en Higüey, San Cristóbal y Santiago tuvo el puesto de capataz.

 

“El mánager Pedro Cintrón hizo un gran trabajo en la preparación del equipo, pero a veces eso no lo es todo. La parte sicológica influye mucho”, dice Ramírez. “Que te respeten. Había unos detallitos que no lo respetaron, entonces eso fue lo que yo vi y quise ponerlo en cancha de una vez, hay que respetarme porque éramos compañeros y porque yo soy el dirigente”. Es el propio Cintrón, que había pedido un partido más, quien también recomienda a Joel.

 

Y, claro está, no es lo mismo. “Definitivamente que no. No es lo mismo. Hay una adrenalina, hay una chispa en la cancha y aquí (en la banca) hay otra diferente”, señala. Y ahora toca aprender otros elementos. “Tengo que ser más tolerante, callarme cosas, hacerlos sentir bien a ellos, siempre. Son muchos detallitos.

 

Por: Carlos Reyes

Fuente: Diario Libre

Shares