Para orar de manera eficaz

Hacia el final de la epístola de Santiago hay una declaración que debe aumentar nuestra confianza en Dios: “La oración eficaz del justo puede mucho” (Stg 5.16). ¡Qué consolador es saber que el Señor escucha y responde a las peticiones de los justos!

 

Las oraciones del pueblo de Dios no vagan por el espacio, sino que son canales a través de los cuales Dios lleva a cabo su obra asombrosa en la Tierra. Sin embargo, no puede ser manipulado para que libere su poder; no hay rezos, conjuros, ni palabras perfectas que le hagan actuar.

 

¿Qué quiere decir Santiago con “oración eficaz”? Primera de Juan 5.14 nos da una idea: “Si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad, Él nos oye”. Por consiguiente, podemos definir la oración eficaz como aquella que está de acuerdo con la voluntad de Dios.

 

¿Qué se requiere para orar de manera eficaz? Según Santiago, se requiere una vida recta. Si albergamos pecado, orgullo y autosuficiencia es imposible que nuestras oraciones se alineen con la voluntad de Dios. No podemos aferrarnos a nuestra pecaminosidad y esperar orar de manera eficaz, porque el pecado obstruye nuestra relación con Dios. Antes de venir al Señor con nuestras peticiones, debemos confesar nuestros pecados y apartarnos de ellos.

 

La oración es un privilegio mediante el cual Dios nos involucra mientras cumple su voluntad en nuestra vida y en el mundo. Durante las dificultades y los problemas, acudimos a Él con debilidad e impotencia, pidiendo su ayuda, fortaleza y guía. Entonces, es allí cuando responde de acuerdo a su buena y perfecta voluntad.

 

Fuente: Encontacto.org

Shares