El Orgullo de Villacon: Prisilla Rivera busca fecha para retiro del voleibol

TENÍA PENSADO DECIR ADIÓS EL PRÓXIMO MES EN LOS JUEGOS DE TOKIO, PERO LA SUSPENSIÓN POR EL CORONAVIRUS LA TIENEN EN UN COMPÁS DE ESPERA.

 

Santo Domingo, RD.- Luego de 22 años vistiendo el uniforme nacional, Prisi­lla Rivera se había propues­to retirarse el próximo mes durante los Juegos Olímpi­cos de Tokio, pero la pan­demia del Covid-19 ha he­cho variar el libreto y nada luce seguro bajo estas cir­cunstancias.

 

“Debido a las experiencia de mi vida, mis últimas ex­periencias, he decidido no hacer ningún tipo de plan con nada porque en un se­gundo, en una noche, en una hora te puede cambiar la vida”, afirma.

 

Una terrible noticia reci­bió el cuatro de febrero de este año mientras reforza­ba en la Liga de Hungría: el repentino fallecimiento de su única hija, Megan, de 15 años.

 

La misma le llegó ape­nas tres semanas después de haber sido parte el 12 de enero de la obtención del boleto para la cita olím­pica en el marco del Torneo Clasificatorio escenificado en el Palacio de los Depor­tes Profesor Virgilio Travie­so Soto. La capitana tiene voz de mando, personalidad, pasión y entrega para llevar el brazalete en el brazo.

 

Al día siguiente, tras cele­brar solo unas cuantas ho­ras, hizo maleta y partió pa­ra Hungría para reforzar al equipo Ute Profi Sport. “Si por mí hubiera sido lo dejo todo cuando llegué de Hun­gría ”, señala Rivera, quien retornó el día cinco para darle el último adiós a su es­pecial hija.

 

No obstante, una prome­sa que le hizo a Megan, en el sentido de ponerle pun­to final a su carrera en los Juegos de Tokio, así como a su esposo Emilio y al direc­tor del Proyecto Femenino de Selecciones Nacionales, Cristóbal Marte, quien es como un padre para ella, la mantienen en pie de lucha, venciendo depresiones.

 

“Realmente, esos siem­pre fueron los planes, pe­ro ahora mismo estamos en una situación que no sé qué decir”, manifiesta la ca­pitana de la selección nacio­nal de voleibol, convencida de que tampoco hay seguri­dad de que la cita olímpica se concretizará el próximo año como está previsto.

 

“Hay que esperar para ver qué va a suceder mañana. No sabemos, realmente, có­mo van a acontecer las cosas. Mi deseo es que se den el año que viene y yo retirarme ahí”, declara “Pris”, quien se ha puesto como límite tentativo el 2021.

 

Eso pudiera cambiar si ofi­cialmente lo reprogramaran para 2022, lo que le llevaría a sentarse con Emilio para determinar si continuará un año más sudando la franela o si lo que procederá será le­vantar la mano y decir adiós.

 

“Ahora bien, si tuviera que retirarme en el 2021 me sentiría satisfecha porque he tenido una carrera excelen­te gracias a Dios”, expresa la veterana salidora de seis pies de estatura, una futura in­mortal de un deporte que no le gustaba.

 

“A mí no me gustaba el vo­leibol. No, no…no me llama­ba la atención”, revela. “De hecho, empecé jugándolo porque una amiga (Linda­lesia) me decía que fuera a la Iglesia San Pedro Apóstol y fui un día para salir de ella porque me tenía cansada con lo mismo”. Prisilla solo necesitó un par de horas pa­ra cambiar de opinión.

 

Ese día abrazó el voleibol de forma tal que terminó su­perando a la persona que le motivó , a quien el entrena­dor dejó fuera a la hora de evaluarlas a las dos previo al corte que había que hacer para definir la selección de la iglesia, lo cual provocó la enemistad entre ambas.

 

Cosiris Rodríguez, la pri­mera capitana que tuvieron “Las Reinas del Caribe”, des­taca el coraje, las agallas y la fortaleza de Prisilla, de quien apunta que es difícil de inti­midar en la cancha.

 

“Prisilla ha tenido una ca­rrera extraordinaria. Real­mente es una jugadora que cualquiera quisiera tener en su equipo. Lo he dicho en otras ocasiones, es una gue­rrera de más de mil batallas”, resalta sobre el orgullo de Vi­lla Consuelo.

 

¿Futura entrenadora?
Sí de algo está segura la va­liosa jugadora es de su deseo de mantenerse vinculada al Proyecto Nacional de Volei­bol tan pronto y se retire.

 

“Desde hace mucho tiem­po, tengo una serie de pro­yectos que me gustaría con­cretar, pero hay que ver si Dios le da a uno la vida, la salud y los medios para ha­cerlos”, anticipa la explosiva salidora sin dejar nada por sentado.

 

SEPA MÁS
Actriz de primera línea
Centroamericanos.
Prisilla fue parte de las cinco medallas de oro seguidas ganadas por el país en la justa regional.

 

Panamericanos.
También fue sexteto de las obtenidas en Santo Domingo 2003 y Lima 2018.

 

Rutina.
El coronavirus ha limitado de tres y hasta cuatro entrenamientos que hacía diariamente a solo 40 minutos .

 

 

Por: FREDDY TAPIA Y BETSY ACOSTA

Fuente: Listin Diario

Shares