Negocios son los mayores focos de aglomeraciones durante el día

Durante las horas diurnas de los días laborables, negocios dedicados a diferentes actividades comerciales, en especial los bancos y supermercados, son los mayores focos de aglomeraciones de personas en el Distrito Nacional.

 

En un recorrido realizado por PERIODICO HOY por los sectores Cristo Rey, Villas Agrícolas y Villa Consuelo, del Distrito Nacional, se pudo notar que los establecimientos comerciales y sus alrededores son las áreas donde más se acumulan las personas, quienes en la mayoría de los casos portan sus mascarillas correctamente.

 

Las sucursales bancarias y los supermercados son con diferencia los establecimientos que más clientes atraen en horas de la mañana, debido principalmente a que sus productos y servicios son de vital importancia para las personas durante la emergencia sanitaria que vive la República Dominicana.

 

En algunos de estos negocios el espacio de la entrada y del estacionamiento permite que los visitantes puedan mantener una distancia adecuada entre ellos mientras hacen fila, medida adecuada para reducir el riesgo de contagio de la enfermedad covid-19, que ha infectado a más de 60,000 personas y se ha cobrado más de un millar de vidas en República Dominicana.

 

Por el contrario, aquellos locales donde el espacio es limitado frente al gran flujo de clientes exhiben tumultos de personas desde tempranas horas del día.

 

En una sucursal bancaria en Villas Agrícolas el amontonamiento se debía a que las personas no querían esperar bajo el candente sol.

 

A lo largo de la avenida Duarte, una de las principales arterias comerciales de la capital, las actividades económicas lucían haber recuperado su clientela anterior a la emergencia nacional por el coronavirus.

 

Otros tipos de negocios como los de pacas o de electrónica, que durante el primer estado de emergencia se vieron obligados a cerrar, también comienzan a mostrar una revitalización, pese a que hace una semana fue declarado un nuevo estado de excepción.

 

Asimismo, en entidades públicas cuyos servicios son altamente demandados por la ciudadanía, como las Oficialías del Estado Civil u oficinas de las Empresas Distribuidoras de Electricidad, las filas de espera en las entradas suelen ser permanentes, incluso antes de que el coronavirus llegara al país.

 

Mejoría en parques. A diferencia de los comercios, en los parques del Distrito Nacional se ha disminuido el número de visitantes y la cantidad de grupos que pueden observarse, además de que el distanciamiento físico es mejor observado.

 

Ejemplos de lo anterior eran los parques Enriquillo, en Villa Francisca, y Colón, en la Ciudad Colonial.

 

Aunque sigue siendo visitado con frecuencia, en el Enriquillo el grupo más numeroso que podía percibirse era de apenas tres individuos, mientras en el Colón a las 11:00 de la mañana los visitantes eran apenas una docena.

 

No obstante, el uso de la mascarilla resultaba vacilante entre las personas que se encontraban en este espacio público, puesto que muchos las utilizan correctamente, pero otros las usan hasta la barbilla o directamente no las portan.

 

Nuevo estado de excepción. El 30 de junio pasado, cuando cesó el estado de emergencia, el Gobierno central declaró epidémico el territorio nacional y después abrió las fronteras aéreas y las actividades turísticas, aunque se mantienen cerrados los cines, casinos, discotecas, teatros y otros sitios de actividades sociales y de aglomeraciones.

 

No obstante, debido al repunte de los casos de contagio por el coronavirus, el presidente Danilo Medina solicitó al Congreso Nacional declarar nuevamente el estado de emergencia por 45 días, pedimento que fue autorizado por el órgano legislativo.

 

Tras declarar nuevamente el estado de emergencia, en esta ocasión hasta el 3 de septiembre, el presidente Medina decretó la semana pasada toque de queda por 20 días, el cual tiene un horario más estricto en las provincias donde se han registrado más casos del coronavirus.

 

 

Shares