Villa Consuelo y el Club Rafael Barias «Se regocija por designación de Alberto Rodríguez como viceministro de la Presidencia»

“Siempre estaré ligado al deporte”
El cronista deportivo dejará las canchas y los estadios por un puesto en el Palacio Nacional

 

Villa Consuelo.- El populoso sector de Villacon y la directiva del Club Dr. Rafael Barias agradece al excelentísimo señor presidente Luis Rodolfo Abinader Corona por la designación como viceministro de la Presidencia del buen amigo e hijo adoptivo el cronista Alberto Rodríguez, quien por más de una década se ha desempeñado como gerente general del también muy popular Club Dr. Rafael Barias llevando en sus hombros cuatro campeonatos, manteniendo un equipo competitivo. Alberto se convirtió con el pasar de los años en un doliente del deporte y la comunidad de Villa Consuelo tanto así que ha estado inmerso en todas las actividades del sector ocupando de su tiempo y agenda de trabajo mostrando su liderazgo con ideas productivas.

 

Muchas felicidades usted se lo merece hermano. Ahora a realizar una gran labor desde su nueva encomienda.

 

 

Desde este día, el cronista deportivo Alberto Rodríguez ocupa una función oficial dentro del gabinete de gobierno del presidente Luis Abinader. 

 

Será viceministro de la Presidencia, con función de enlace de los poderes del Estado, las empresas privadas y la sociedad civil. Fue designado por el presidente Abinader y así el cronista se ve convertido en funcionario, dentro en la carrera política que comenzó en 2012.

 

“Me di cuenta hace ya un tiempo de que yo tenía que participar para estar cerca de los cambios que necesita mi país. Y vi hace unos años en el presidente electo que era la persona que llenaba los requisitos para poder hacer el cambio”, señala Rodríguez a DL.

 
 
La información de su designación, en el puesto que ocupará a partir de hoy, le llegó de la voz del ministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla. “Me llené de satisfacción al ser designado, cuando el licenciado Macarrulla me anunció que yo lo iba a acompañar. Luego esa misma tarde del viernes (31 de agosto) conversé con el presidente Abinader y me dijo que me quería cerca y que si me habían hablado sobre la designación, y le dije que sí”, contó.

 

En nada, advierte, eso significa que se alejará del deporte. “Siempre estaré ligado al deporte”, señala. “No necesariamente porque esté ahí voy a olvidarme del deporte. Desde ese ministerio se pueden hacer muchas cosas; se pueden conseguir alianzas público-privadas”, una acción en la que también se involucraría al ministro de Deportes, Francisco Camacho.

 

 

Rodríguez ha sido gerente de baloncesto con el Club Barias, ejecutivo en los Toros del Este y ha estado ligado a transmisiones deportivas en radio y televisión. “Siento que estoy representando mi clase en una posición importante en el país. Todos los peldaños que he podido escalar, todo se lo debo al deporte. Si no hubiera sido cronista deportivo, no fuera gerente de basketball, tampoco estuviera en la gerencia de béisbol”, dijo.

 

Como Rodríguez, otros cronistas deportivos han ocupado puestos oficiales al servicio del Estado, como el fenecido Ramón Jerez y Temístoclets Metz, quien fue ministro de Deportes, entre otros.

 

“Creo que he sido medio político”, expresó Rodríguez y hace referencia a que hace alrededor de 15 años había sacado un segmento que toca los puntos sociales del país en su programa Alberto Rodríguez en los Deportes, el cual va a cumplir 19 años. “Lo que pasa es que no me había involucrado con ningún candidato como lo hice con Luis”.

 

Rodríguez dijo que en 2012 caminó “algunas provincias del país acompañando a Hipólito Mejía”. “Y luego en el 2016, todavía “un poquito más reservado de lo que fue ahora también le dimos un respaldo a Abinader”, dijo.

 

En el 2017 comenzó a involucrarse en la política, dijo Rodríguez, de 44 años, nacido del matrimonio formado por el doctor Alberto Rodríguez Sánchez y Lillia Esther Mella Fernández. Rodríguez está casado con Raquel Rodríguez y es padre de tres hijos: Jean Alberto, Manuel Alberto y Raquel Salomé.

 

 

Shares