La Palabra de Hoy: ¿Cómo seguimos a Jesucristo?

Cuando Cristo llamó a sus discípulos, ellos dejaron todo de inmediato y lo siguieron. Podríamos pensar que seguir a Cristo era más fácil entonces porque estaba físicamente entre ellos. Esos hombres caminaron con Él, escucharon sus instrucciones y vieron sus interacciones con la gente. Pero como nosotros no podemos ver, escuchar ni tocar al Señor, ¿cómo podríamos seguirlo?

 

Cuando Cristo estaba a punto de dejar este mundo, les dijo a sus discípulos que les convenía que se fuera porque entonces vendría el Consolador (Jn 16.7). Hablaba del Espíritu Santo, que pronto viviría en los creyentes (Jn 14.16, 17). La presencia interior del tercer miembro de la Trinidad es la guía más cercana posible, un regalo asombroso de Dios para esos discípulos del primer siglo, y para nosotros.

 

Hoy en día seguimos a Jesucristo al escuchar a su Espíritu Santo, que habla a través de las Sagradas Escrituras y nos trae a la mente sus principios. El Espíritu nos guía a cada paso del camino y nos enseña las verdades de Dios. Pero su obra va más allá, transformándonos de adentro hacia afuera y dándonos poder para tener una vida de justicia. Nos ayuda a discernir la voluntad de Dios, y luego nos da el deseo y las fuerzas para servir con obediencia.

 

 

Fuente: Encontacto.org

Shares