Villa Consuelo y la avenida Duarte “a tope” de compradores

El incremento de los contagios por covid-19 en los últimas semanas y la situación económica generada por la virus desde que inició su propagación en marzo no ha sido obstáculo para que el consumismo vuelva a hacerse presente en las principales arterias comerciales del Gran Santo Domingo, que a media mañana ayer se encontraban repletas de compradores.

 

La avenida Duarte y el barrio de Villa Consuelo se tornaban este lunes casi intransitables, debido a la cantidad de personas que se desplazaban en busca de ropa y calzado, mayormente con motivo a la celebración de Noche Buena, lo que según vendedores de tiendas y ambulantes ha incrementado las ventas.

 

“Hoy no hay gente aquí para lo que había ayer. La gente vino y compró su ropa”, dijo Andrés Ceballos, vendedor en la avenida Duarte.

 

Aseguró que este fin de semana sus ventas han incrementado alrededor de un 40%, porcentaje muy mínimo a lo que ha vendido en años anteriores.

 

“Se ha vendido algo. Las cosas han mejorado en este fin de semana. No igual que cuando no había coronavirus, pero algo es algo”, expresó.

 

En tiendas por departamentos de las avenidas Winston Churchill, 27 de Febrero y Herrera, el cúmulo de compradores era un poco menor.

 

Al igual que Ceballos, encargados de tiendas y otros vendedores ambulantes de La Duarte y Villa Consuelo aseguraron que sus ventas han mejorado durante el fin de semana.

 

Añadieron que quizás el incremento de compradores se debió a que muchas empresas privadas dieron el Salario de Navidad el viernes pasado.

 

“Muchas empresas dieron el doble sueldo el viernes, por lo que la gente vino a comprar y gracias a Dios estamos vendiendo algo ya”, manifesto Félix Cruz, vendedor de una tienda en Villa Consuelo.

 

Los vendedores coincidieron en que la ropa y los calzados han sido los artículo más buscados por las personas estos días.

 
En las tiendas se observó, además, largas filas para entrar a estas.

 
Aunque el uso de mascarilla era evidente en la mayoría de las personas, el distanciamiento social era nulo en las calles y muchas de las tiendas.

 
No hay miedo. Al ser preguntados sobre la alta posibilidad de infectarse con covid-19, la mayoría de las personas contestó que ya es una tradición comprar previo a Noche Buena y Año Nuevo y que ya hay que aprender a vivir con el virus.

 
“Ya uno tiene la costumbre de comprarse ropa, por lo que solo hay que cuidarse del virus en la calle ”, señaló Ana Jiménez. Aseguró que la ropa y los calzados han subido de precios.

 

Fuente: hoy.com.do

Shares