La Palabra de Hoy: Cómo encontrar fuerzas en la debilidad

La fuerza formidable no es garantía de protección contra la tentación. Aunque Sansón tenía un poder dado por Dios, fue derrotado por una debilidad personal. De la misma manera, nosotros, como cristianos, tenemos al Espíritu Santo Todopoderoso para ayudarnos a vivir con rectitud. Pero como seres débiles, estamos destinados a cometer errores a lo largo del camino, como lo hizo Sansón.

 

Nuestra mejor defensa contra la tentación es confiar en la Palabra y el poder de Dios. Si nos volvemos a Él en nuestra debilidad, llenando nuestra mente con su verdad y pidiendo a su Espíritu Santo que nos guíe y proteja, Él nos fortalecerá para resistir. Pero también debemos estar conscientes de nuestras áreas de vulnerabilidad y tener cuidado para evitar situaciones que aumenten la tentación.

 

También es útil prepararnos de antemano para enfrentar la tentación, memorizando pasajes de la Biblia que refuten las mentiras que nos lance Satanás. Cuando el Señor Jesús fue tentado por el diablo, respondió a cada tentación con la verdad de las Sagradas Escrituras (Mt 4.1-11).

 

Y, finalmente, no olvide orar de inmediato cuando deseos impíos amenacen con apartarle del camino. Pídale al Señor que le dé la fortaleza y la sabiduría para alejarse de la tentación y volverse a Él en busca de fortaleza.

 

Fuente: www.encontacto.org

Shares