La Palabra de Hoy: Cómo reforzar nuestra fe

Aunque hemos considerado algunas maneras de identificar a los falsos maestros, no es posible evitar por completo esta influencia destructiva. La mejor defensa es un fundamento de fe que nos permita mantenernos firmes contra la atracción del mundo. Entonces, ¿cómo podemos tener una fe más fuerte?

 

Primero, debemos saturar nuestra mente con la Palabra de Dios, para que el Espíritu Santo nos dé una nueva percepción y nos ayude a madurar.

 

Segundo, es sabio hacer lo que dice Efesios 6.18: “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu”. El Espíritu Santo entiende cuál es la verdad que necesitamos y cuándo, así que acudir a Él por dirección es lo que nos protege.

 

Tercero, debemos permanecer en el amor de Dios. Por supuesto, los creyentes no podemos ir más allá del amor de Dios, pero tampoco debemos dar por sentada su gracia maravillosa. Con eso en mente, protejamos nuestra relación con Él y el tiempo que pasamos en su presencia.

 

Cuarto, aguarde con entusiasmo el regreso de Jesucristo. Pensar en que Él podría regresar en cualquier momento nos ayuda a mantener una perspectiva eterna (1 Jn 3.2, 3).

 

Aunque no existe una fórmula mágica para fortalecer nuestra fe, los pasos presentados en el pasaje de hoy nos guiarán hacia Dios y nos alejarán de las trampas del mundo.

 

 

 

Shares