Archivo de la etiqueta: Barrios

Villa Consuelo: Tanda de apagones irrita a la población “Están abusando”

Población pide restablecer servicio porque más apagones genera violencia, inseguridad e insatisfacción social.

 

Villa Consuelo.- En medio de la oleada de calor que afecta nuestro país, de la misma manera las tandas de apagones se adueñan de los sectores de la capital y es que los moradores no duermen bien a esto se le suma el no tener aguan lo suficientemente fría para saciar la sed y al igual los comerciantes los cuales pierden una gran cantidad de sus productos por falta de refrigeración.

 

A principios de julio, las empresas distribuidoras de electricidad, en medio del inicio de una temporada de apagones, dieron garantías de que estos cesarían. El día 8 dijeron con toda la certeza que las dramáticas tandas de suspensiones cesarían porque estos se debían a un déficit de 390 megavatios, debido a la salida del sistema de las plantas San Felipe, Haina e Itabo 2. Y con su entrada todo volvería a la normalidad.

 

No ha sido así. La gente sigue padeciendo los apagones, con las consabidas pérdidas para familias, comercio, industria y agricultura. También ha habido protestas. Tenemos reportes del pasado viernes 13, de que en las calles del populoso sector de Villa Consuelo en el Distrito Nacional, los vecinos protestaron incendiando gomas durante la noche, en las calles Manuel Ubaldo Gómez, Tunti Cáceres y Carlos Nouel. Son apagones de más de quince horas, casi nada en comparación a los que ocurren en algunos poblados de las provincias de San Juan y Bahoruco, que se prolongan hasta 20 horas durante todo un día.

 

Lo que decimos no es exclusivo de la Capital ni de los apartados pueblos de la región Sur. Desde Hato Mayor, El Seibo, Higüey, La Romana, San Pedro de Macorís llegan noticias del desplome del llamado “servicio 24 horas de luz”, muy recientemente, el pasado sábado 14. Ayer, la gente de El Almirante, en Santo Domingo Este, también se movilizó contra apagones. Marchas y viacrucis, piquetes y protestas en general contra los apagones.

 

Las reacciones de las personas suelen llegar acompañadas de violencia. También, con los apagones se incrementa la inseguridad. Más robos y ataques de la delincuencia.

 

Entre el anuncio del fin de los apagones y la realidad existe una brecha insondable. Se miente. Y por eso cobra fuerza la suposición de que los apagones son “financieros”, es decir, que es por la falta de pagos de las distribuidoras a las generadoras.

 

Dicen que cuando los dominicanos viajan a un país con un servicio eléctrico estable sufren el síndrome de los apagones, algo así como una ansiosa espera de un apagón. Hasta que al correr de los días sencillamente se acostumbran a vivir sin esa angustia.

 

 

 

En barrios hay más patrullaje pero los delincuentes se las ingenian para los atracos

Barrios son más seguros pero siguen los atracos

 

Santo Domingo.- El incremento de la delincuencia ha provocado que salir a la calle sea un reto para los ciudadanos, por temor a ser despojados de sus pertenencias o de su vida. No obstante, hay sectores que han mostrado una reducción en asaltos y crímenes, tal es el caso de Villa Juana, Villa Consuelo y Villas Agrícolas.

 

Aseguran que, los pocos atracos en la zona se producen porque, aparentemente los delincuentes les han tomado el ritmo al patrullaje y cuando los agentes dejan la zona, ellos salen a cometer sus fechorías. Indica El Listin Diario

 

Durante un recorrido por diferentes calles de dichos sectores fue notoria la presencia de patrullas motorizadas y en camionetas, dando un ambiente de tranquilidad a los residentes, comerciantes y visitantes a las zonas comerciales.

 

“A pesar de que se cometen atracos en muchos barrios, aquí estamos satisfechos de que cada día se puede disfrutar de la vigilancia policial y los robos son menos en Villa Juana”, asegura Marisol Mateo.

 

Dice que actualmente hay más tranquilidad porque el patrullaje policial es constante, y por eso la delincuencia en esta zona es mínima “porque siempre hay policías en diferentes horarios, solo escuchamos que pasan atracos en otros lugares, pero aquí son cada vez menos”.

 

De su lado Rafael Calderón, coincide con Marisol y da gracias a Dios por la paz que se respira “el patrullaje nos ha ayudado mucho, aunque siempre se escapan algunos delincuentes que ubican cuando pasan los agentes de la policía para actuar”, indica, y pide al mismo tiempo que las patrullas varíen a veces los horarios para sorprender a los delincuentes.

 

De su lado, los moradores de Villas Agrícolas dicen sentirse más protegidos al recorrer las calles del sector, pero creen que faltan cosas por resolver, algunos problemas como los asaltos en distintos horarios, especialmente en la mañana.

 

Ana Dilia Rosa, una vendedora de pollo en Villa Consuelo, dijo que “el barrio está más tranquilo, aunque la policía debe mejorar su patrullaje porque a veces los ladrones asechan que ellos pasen para quitarle lo poco que uno tiene, deben cambiar la táctica y llegar en horas que nunca llegan”.

 

De igual forma, Gladys Pérez, de 38 años, estilista en un salón de belleza, expresó que los maleantes se duplican cada día, aunque la policía hace su trabajo.

 

“Por aquí pasa la policía y eso lo agradecemos, pero eso no detiene a todos esos delincuentes que esperan la noche, específicamente, para robarnos a mano armada”, indicó.

 

Consumidores de pollos ponen “el grito al cielo”

La escasez y el alza de la carne de pollo mantienen a los consumidores “con el grito al cielo”, mientras las amas de casa de los barrios de la capital buscan afanosamente alternativas para sustituir esta carne de alto consumo.

 

La libra de la denominada “carne del pobre” se vendía hoy en los supermercados, mercados y otros puestos de expendios entre 65 y 70 pesos en medio de la escasez.
Algunos aseguran que los productores del alimento crearon una escasez artificial para mantener el precio “por las nubes”.

 

Cuestionan que el Gobierno no haya tomado medidas para contrarrestar esa situación que trastorna la economía familiar y de los pequeños negocios.

 

Consideran que la importación de carne de pollo podría ser una “excelente” alternativa para enfrentar el problema.

 

Durante un recorrido por los sectores Villa Consuelo, Villa Juana, Ensanche La Fe, Cristo Rey, Villas Agrícolas, Ensanche Kennedy y otros barrios populares de la ciudad, El Nacional se percató del disgusto que esa situación genera entre los consumidores.

 

Ana Paulino, una joven ama de casa, afirma que la carestía de la carne de pollo la obliga a llevar menos cantidad del producto a la mesa.

 

“Si antes le daba dos raciones de carne a mis hijos, ahora les doy una, porque apenas puedo comprar una libra de pollo”, dijo a los periodistas.

 

“No sé qué será de nosotros, porque esa es la carne más económica”, precisó.

 

Julia Rafaelina Jiménez entiende que el Gobierno debe hacer una importación masiva del alimento, porque “la escasez trae carestía”.

 

Jesús Ramón Ramírez recuerda que en una Navidad, en uno de los gobiernos de Leonel Fernández “el pollo prácticamente desapareció” y su precio subió a 80 pesos la libra, hecho que motivó que el exgobernante trajera del exterior 9 millones de unidades del producto.

 

Algunos de los entrevistados atribuyeron a la especulación los altos precios del alimento.

 

Flor Rosario fue entrevistamos en el mercado de Villa Consuelo y aconseja a las amas de casa de los sectores pobres que recurran a los vegetales como alternativa, tras resaltar el valor nutritivo de productos como los molondrones, las berenjenas y las tayotas.

 

Escasez artificial

Consumidores consultados por El Nacional consideran que los productores de carne de pollo crearon una escasez artificial del alimento para subir los precios.  Moradores y comerciantes  de los barrios de la parte alta de la consideran que la importación de carne de pollo podría ser una “excelente” alternativa para enfrentar el problema.

 

Eduviges Méndez tiene un pequeño negocio de expendio de comida en las inmediaciones la avenida Duarte, próximo al Mercado Nuevo, afirma que sus gastos se han disparado mientras las ganancias descienden en las últimas dos semanas.

 

Indicó que debe comprar el producto 15 pesos más caro, pero debe vender la comida al mismo precio, para evitar quejas entre los clientes y una reducción drástica en las ventas.

 

“Pero, además, todo está caro. La carne de res que compraba hace dos semanas a cien pesos ahora la estoy comprando a ciento quince y a veces a ciento veinte”, manifestó, llena de indignación.

 

También la carne de cerdo que comparaba a $70 ahora la compra a $80, afirmó.

 

“Es una situación que afecta mucho mi negocio y a veces pienso que trabajo para estar cansada, porque las ganancias son cada vez menos. Hasta estoy pensando reducir el número de empleados”, dijo.

 

A más de mitad de la población no le llega agua a la casa

Estudios indican que la cobertura de agua potable en el país era mejor en 1990; Expertos piden prestar atención Garantizar el servicio de agua potable a cada persona está consignado en la Constitución dominicana, es el blanco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)y pilar de la Estrategia Nacional de Desarrollo, pero lejos de cumplir esta meta varios estudios evidencian un retroceso en el país en la cobertura de este básico servicio.

 

Organismos nacionales e internacional coinciden en que el acceso al agua potable es el principal indicador de progreso de una nación, y pese a que a que en los últimos años el tema ha estado en la agenda de gobiernos, al punto de declararse el “Cuatrienio del Agua” (2016-2020), los datos arrojados por encuestas y opiniones de expertos concuerdan en que la calidad y el acceso a este recurso continúa limitado.

 

El Censo Nacional de 2010 revela que el porcentaje de hogares que recibe el agua desde el interior de la vivienda es apenas de 46.27 %. Dicho de otra forma, al 53.73 % de los hogares no les llega el vital líquido a la casa.

 

Es decir 1,236,201 del total de 2,671,979 hogares tienen la facilidad de disponer del líquido desde las llaves de sus casas.

 

Las estadísticas proporcionadas por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), precisan que el número de hogares que recibe el agua desde el patio de la vivienda es de 559,707, lo que representa el 20 %. Mientras la cantidad de hogares que reciben el agua potable desde una llave pública es de 110,203, lo que es igual al 4.12 %.

 

Conforme al último censo, para esa fecha existían 195,100 hogares a los que les llega el agua través de un tubo de la calle, representando el 7.30 %. Aquellos hogares que se suministran de agua a través de pozo llegan a 203,396, para un 7.61 %.

 

En tanto, los hogares que se abastecen del líquido directamente de las lluvias son 32,004, igual a 1.20 %. Para el especialista, y miembro de la Mesa de Agua, Roberto Castillo Tió, esta situación no ha cambiado mucho.

 

De acuerdo con el “Segundo Informe de Monitoreo de los Avances de País en Agua Potable y Saneamiento”, de diciembre de 2016, presentado por el Banco Mundial, la cobertura de agua potable a nivel nacional es de un 85 %. En la parte urbana, el servicio llega al 86% y en la rural a un 82%.

 

Estos niveles de cobertura son ligeramente menor comparado con el 1990, año en que el servicio cubría el 87 % de la población nacional, según consta en el documento.“La población sin acceso a agua potable aumentó de 13% a 15%”, destaca.

 

La conclusión del informe, cuya elaboración contó con la participación de instituciones nacionales y proveedores de agua potable a nivel nacional, es la siguiente: “Para el 2015, el país no pudo alcanzar las metas de los Objetivos del Milenio (ODM)” respecto a la cobertura del agua potable, que apuntaba a llegar al 96 % de la población. Precisa que para el año 2015 en República Dominicana 1.5 millones de personas carecían de acceso a servicios mejorados de agua potable (18% de la población rural y 14% de la urbana).

 

El análisis de los datos arroja que la población urbana con acceso mejorado a servicios de agua potable disminuyó en un 11% entre los años 1990 y 2015; al caer del 97% al 86% durante dicho período.

 

En la zona rural el comportamiento fue diferente. En el mismo período, la población rural experimentó un incremento en la cobertura, pasando de un 76% en el 1990, a un 82% para el 2015.

 

La explicación a estas variaciones radica principalmente, según el estudio, en el acelerado proceso de emigración que ha experimentado el país en las últimas décadas desde zonas rurales hacia las ciudades.

 

En el documento también se observa una caída de las inversiones públicas en el sector agua potable. “La reducción de la inversión en el sector anula la posibilidad de mantener el nivel de cobertura de los servicios y expandirlos hacia el segmento de la población que no los tiene, sumado al pobre desempeño de la gestión, considerada como una de las principales causas del deterioro sectorial”, destaca. Pero estas estadísticas difieren mucho con las del último informe del Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo (MEPYD) sobre el cumplimiento de los ODM, citado en esta investigación, que indica que el país alcanzó la meta de reducir a la mitad la proporción de la población que en 1991 no tenía acceso a agua potable (33.6%), lo que implicaba elevar la cobertura de acceso de 66.4% a 83.2%, en el 2015.

 

Se pierde más de la mitad del agua

Según consta en la Estrategia Nacional de Saneamiento, impulsada desde el 2012 por la Mesa del Agua, más del 65% del agua se pierde en fugas.

 

Este estudio destaca que en el país el servicio de agua potable es discontinuo, la calidad del líquido es baja y existen grandes brechas entre provincias y entre ámbito rural y urbano.

 

De hecho, indica que entre los factores que impiden el saneamiento de República Dominicana incide que sólo el 58% de los hogares cuenta con conexión domiciliaria.

 

Otros datos que resalta el documento es que el 9.5% de la población acude a aguas superficiales naturales y que 78% de la población toma agua embotellada porque no confía en la calidad del servicio suministrado.

 

La Estrategia Nacional de Saneamiento persigue, entre otros puntos, una sociedad con acceso universal a servicios de calidad del agua potable, prestados bajo un marco de sostenibilidad económico-financiera, institucionalidad fortalecida con operadores que prestan servicios de forma eficiente y una sociedad que participa activamente en la gestión.

 

Una investigación del Observatorio Político Dominicano, que data del 2014, indica que en el territorio nacional hay seis regiones hidrográficas con 97 cuencas principales y 556 secundarias, que en su conjunto ofrecen una disponibilidad de 19.4 millones de metros cúbicos.

 

Destaca que el país cuenta con 34 presas, construidas en su mayoría entre 1965 y 1986, pero las mismas tienen altos niveles de sedimentación, lo que reduce el potencial de operación.

 

“Sin embargo, la oferta real yace en la capacidad de almacenamiento de las presas y embalses y en la extracción de agua subterránea”, sostiene el estudio.

 

Atribuye la pérdida del 65 % del agua que se produce al deterioro de la infraestructura y la obsolescencia de los catastros, la baja cobranza, las fugas, el fraude robo, y el indulto periódico de las cuentas morosas. Concluye en que “puede considerarse que el agua disponible es abundante, pero la manera en que se distribuye espacial y estacionalmente, en adición al alto consumo en riego, agua potable y la precariedad del saneamiento se traduce en escasez”.

 

Expertos recomiendan aprobar la Ley de Agua

Expertos en la materia coinciden en que el país debe abocarse a la aprobación de un marco legal que regule este sector. Martín Meléndez, coordinador de la maestría en Recursos Hidráulicos del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), deploró que quienes reciben el agua potable desde sus casas tampoco pueden contar con un servicio estable las 24 horas del día y los siete días de la semana.

 

El profesor en Ingeniería Sanitaria y Ambiental criticó que haya un 38 % de plantas de tratamiento que no tienen un sistema de cloración. Explicó que gran parte de las fallas en este servicio se deben al deterioro que presentan los sistemas, muchos de los cuales tienen tuberías obsoletas, que, según precisó, deben ser cambiadas cada 30 años regularmente. Al referirse a las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en este renglón, dijo: “Yo no quisiera ser negativo, pero con respecto a las aguas estamos muy mal”. Consideró que para mejorar estas estadísticas, el país debe abocarse a la aprobación de la Ley de Agua. Mientras que el especialista en el tema, Roberto Castillo Tió, afirmó que la situación del agua potable en República Dominicana no ha mejorado significativamente. “Hay esfuerzos importantes, pero no ha mejorado en la magnitud que nosotros como país debíamos haber alcanzado”, sostuvo. El también miembro de la Mesa del Agua indicó que en el indicador agua, el país no pudo completar las metas de los ODM y ve lejos el objetivo de que la República Dominicana puede gozar de un servicio pleno y eficiente en abastecimiento de agua potable y saneamiento para el 2030.

 

Consideró que la aprobación de esta ley será un paso de avance de gran valía.

 

Fuente: ElCaribe

Serio deterioro calles de Villa Consuelo, barrios de la capital y provincia SD

Persiste el grave deterioro de las calles del Distrito Nacional y los municipios de la Provincia Santo Domingo, con su secuela de taponamiento de vehículos y malestar en los habitantes de esas demarcaciones.

 

Hoyos, zanjas, rajaduras y ausencia de pavimento en la mayoría de las calles restan calidad a la vida de la ciudadanía en esas áreas.

 

Los conductores de vehículos se quejan de que ese deterioro de las calles provoca severos daños físicos a sus vehículos y causa que el tráfico sea mucho más lentos, principalmente en vías como la avenida Duarte y las calles Nicolás de Ovando, París, José Martí, de interminable tránsito.

 

Un recorrido de El Nacional por los sectores de Villas Agrícolas, ensanche La Fe, San Carlos, Villa Consuelo, Gualey, Cristo Rey, Villa María, Mejoramiento Social, Villa Francisca, Herrera y otros sectores altamente poblados evidenció la situación que mortifica a sus residentes.

 

La falta de mantenimiento y la mala calidad de los materiales usados a la hora del asfaltado son elementos a tomar en cuenta.

 

De esa situación no escapan los moradores de los sectores residenciales de la capital, esto lo evidencian calles como la Caonabo y la Rosa Duarte, en el sector de Gascue.

 

En épocas de lluvias la situación empeora, porque se acumulan aguas en que proliferan los mosquitos y ratas portadoras de enfermedades.

 

Durante las sequías, el polvo que levantan los vehículos daña la salud de la población, pero las autoridades gubernamentales reaccionan con indiferencia a las constantes denuncias que hace la población sobre ese tema.

 

En Villa Consuelo, en la esquina formada por las calles Baltazar Álvarez y Felipe Vicini Perdomo existe desde hace varios meses una extensa área llena de basura, aguas negras y mosquitos, que atenta contra la salud de los moradores.

 

En algunas calles y avenidas las aceras evidencian el descuido de las autoridades. Por ejemplo, en la avenida Duarte, gran parte de las aceras están inservibles, a pesar de que los transeúntes no pueden caminar por el pavimento, debido al enorme volumen de tránsito en esa vía. El peligro es evidente.

 

Aceras y contenes

En algunas calles y avenidas las aceras evidencian el descuido de las autoridades. En la avenida Duarte, gran parte de las aceras están inservibles, a pesar de que los transeúntes no pueden caminar por el pavimento, debido al colosal volumen de tránsito en esa vía.

 

Por:

Pilar Moreno

Apagones de hasta 15 horas inician protestas en barrios DN

Apagones de hasta 15 horas han incrementado las protestas con quema de neumáticos, lanzamiento de piedras a vehículos y arrojo de basuras a las calles, en sectores de la capital. 

 

A dos días de intensificarse las protestas en los sectores de la parte alta de la ciudad, no ha sido posible obtener una respuesta de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (Edeeste) sobre la causa del incremento de los apagones en su área de concesión, a pesar de los múltiples esfuerzos y llamadas telefónicas que se le ha hecho. 

 

Anoche era imposible transitar por algunas calles de Villa Consuelo, Villa Juana, Villas Agrícolas y Villa Francisca debido a que moradores ocuparon las calles, quemaron neumáticos y lanzaron piedras a vehículos y a sus conductores. 

 

Muchos choferes se vieron compelidos a tener que desviarse para evitar ser agredidos por los protestantes que tiraban piedras y botellas a los cristales de los vehículos para hacer sentir su reclamo. 

 

Las protestas iniciaron desde ayer en los sectores de Villas Agrícolas, Capotillo, Guachupita, Villa María, 24 de Abril, 27 de Febrero, ensanche Luperón, Espaillat, Villa Juana, Villa Consuelo, La Cañita y Gualey, donde los moradores se quejan de que están recibiendo apagones de hasta 15 horas. 

 

No pueden trabajar

Las largas interrupciones eléctricas afectan los pequeños industriales, salones de belleza, peluquerías, talleres de soldaduras, de ebanistería y a los propietarios de colmados, quienes se quejan de que se les dañan los productos que necesitan de refrigerio para su conservación, como los embutidos y otros. 

 

Moradores se quejan de que la falta de electricidad se ha convertido en el principal problema de sus sectores, ya que ante la alta temperatura en esta época de verano, el calor los lleva a un estado de desesperación, porque no tienen cómo contrarrestarla. 

 

Servicio luz inestable en Gascue y otros sectores aledaños

Una inestabilidad se ha producido en el suministro eléctrico en Gascue y otros sectores del Gran Santo Domingo, generando daños a los equipos eléctricos y llevando intranquilidad a los residentes.

 

En los últimos días el servicio eléctrico presenta un vaivén en calles próximas al Palacio Nacional, como la Moisés García, Rosa Duarte, Manuel de Jesús Galván, Manuel María Castillo, Julio Verne, César Nicolás Penson y otras.

 

Los constantes apagones se han convertido en un dolor de cabeza no solo en los barrios, sino también en sectores exclusivos del Distrito Nacional, que no confrontaban inconvenientes con el servicio eléctrico.

 

Las interrupciones impactan también los circuitos 24 horas, que no deberían recibir los embates de los frecuentes apagones que se han intensificado, a pesar de que esta semana entró una nueva planta eléctrica al sistema.

 

El entorno del Palacio Nacional no escapa a la inestabilidad del servicio eléctrico y además de Gascue afecta San Juan Bosco, Ciudad Nueva, Ciudad Colonial, Santa Bárbara, San Carlos, Villa María, Villa Consuelo, Villa Juana, Villas Agrícolas, Luperón, Espaillat, 24 de Abril y otros.

 

Moradores de Gascue pidieron a la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (Edeeste) resolver la inestabilidad que se registra en el servicio, ya que aducen que no pueden pagar un servicio caro e ineficiente.

 

Los apagones también están azotando en los sectores de Santo Domingo Oeste, donde los residentes de Bayona, Las Caobas, Engombe, Manoguayabo y otros se quejan de que no reciben ni seis horas diarias de electricidad.

 

Propietarios de colmados, peluquería, salones y pequeños industriales se quejan de las pocas horas de electricidad que la empresa de Electricidad del Sur (Edesur) ofrece a los residentes de esos sectores, especialmente Bayona que es donde menos electricidad se ofrece.

 

 

Fuente: El Nacional

En algunos barrios los Reyes estuvieron muy flojos

La celebración católica del Día de los Reyes Magos este viernes se desarrolló en un ambiente tímido y de poca afluencia a nivel comercial, en una fecha en la que por tradición se acostumbra a dejar juguetes a los niños similar a la acción de los nobles de oriente que llevaron oro, incienso y mirra a Jesús.

Durante un recorrido de Diario Libre por los distintos municipios de la provincia Santo Domingo y el Distrito Nacional fue notoria la poca actividad por motivo del Día de los Reyes Magos, en el que los niños suelen pasearse por las calles de los barrios para estrenar sus juguetes.

Barrios como Cristo Rey, Ensanche La Fe, La Zurza, Villas Agrícolas y otros del Distrito Nacional se mostraban dentro de lo normal. Pudo apreciarse algunos infantes que caminaban junto a sus padres en la compra de juguetes por distintos puntos de venta.

En avenidas como la Duarte, famosa por su concurrida actividad comercial, las aceras lucían despejadas y la afluencia de compradores fue escasa.

También en los municipios Santo Domingo Este y Oeste, el ambiente de regocijo por el Día de Reyes fue imperceptible.

Pastoral

La Pastoral de la Infancia de la iglesia católica celebró el Día de Reyes con una misa a donde se dieron cita niños de diferentes sectores de la capital y en la cual se escenificó la llegada de oriente de los reyes Gaspar, Melchor y Baltasar, para adorar a Jesús.

Durante la eucaristía, el vicario general de la Arquidiócesis de Santo Domingo, padre Abraham Apolinario, llamó a los niños a mantener a Jesús vivo en sus corazones. Al dar lectura a un mensaje del papa Francisco proclamó que la violencia es una profanación del nombre de Dios.

“No puedo cansarme de repetirlo, nunca se puede utilizar el nombre de Dios para justificar la violencia, sólo la paz es santa, no a la guerra”, enfatizó en la misa celebrada en la Catedral Primada de América.

 

Atribuyen apagones a falta pago y averías

Averías y falta de pago son las causas de las largas tandas de apagones producidas en las últimas semanas hasta en los circuitos 24 horas, según las empresas distribuidoras de electricidad.

La Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (Edeeste) informó que trabaja con 17 circuitos primarios que amanecieron fuera de servicio por las averías ocasionadas anoche por las lluvias.

“Amanecimos trabajando en 17 circuitos en avería y, además, tenemos decenas de averías puntuales por las fuertes ráfagas producidas por las lluvias de anoche”, informó la empresa.

Añadió que el apagón de más de 10 horas que se produjo ayer en Amalia, Paco I y II, Nuevo Amanecer, Vereda Tropical, Villa Amalia, Regina y San Isidro fue producto de averías.

Ayer residentes de Alma Rosa protestaron por la falta de electricidad y que según Edeeste, fue generada por una avería en un transformador. La institución eléctrica aseguró trabaja en la sustitución del equipo eléctrico.

También atribuyó a fallas eléctricas los largos apagones que se registraron ayer en Villlas Agrícolas, Villa Juana y Villa Consuelo.

No obstante, precisó que los prolongados apagones de Invivienda, Villa Faro, Villa Carmen y Mendoza, entre otros, son por manejo de gestión, “es decir, en zona donde la empresa tiene pérdidas por falta de pago.

Caso de Edesur

La Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur (Edesur) informó esta mañana que no tenía circuitos en averías en Santo Domingo Oeste, sin embargo, ese es uno de los municipio que recibe menos horas de electricidad, según reportan sus moradores.

Edesur ha atribuido los apagones en esa zona a los bajos niveles de cobranzas, sin embargo, los usuarios dicen que pagan religiosamente el servicio.

Moradores de Las Caobas, Bayona, Alameda, Manoguayabo, Los Alcarizos, La Mercedes y Pedro Brand se quejan de que las pocas horas de electricidad que reciben al día no le permite ni refrigerar sus alimentos.

Las largas tandas de apagones mantienen “al grito” a gran parte de la población, incluyendo sectores con circuitos 24 horas.

Llueven las quejas también en Villas Agrícolas, Villa María, Capotillo, La Cañita, Villa Juana, Cristo Rey, La Ciénaga, Los Guandules, entre otros.

UN APUNTE

Las quejas

Las quejas llueven en los diferentes sectores del Distrito Nacional, entre los que están: Villas Agrícolas, Villa María, Capotillo, La Cañita, Villa Juana, Cristo Rey, La Ciénaga, Los Guandules, Luperón, Espaillat y otros.

Via: ElNacional

Según EDEESTE “Dotan a Villa Consuelo y San Carlos con energía 24 horas”

Al menos 65 mil residentes de los sectores de San Carlos y Villa Consuelo se beneficiarán del servicio de 24 horas, luego que fueran incluidos en este programa por la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (Edeeste).

El gerente general de Edeeste, Luis Ernesto De León, explicó que para conseguir ese logro, la empresa distribuidora ejecutó trabajos de rehabilitación de redes y normalización del servicio en esos sectores, con una inversión de más de más de 90 millones de pesos.

Detalló que los trabajos incluyeron la instalación de 312 postes del tendido eléctrico, 49 kilómetros de redes de media y baja tensión, 36 transformadores y la normalización de 5,385 clientes.

Asimismo, la colocación de 104 lámparas, con lo cual contribuye con la mejoría de la seguridad ciudadana y el embellecimiento del entorno.

El funcionario indicó que esta acción forma parte de los planes de Edeeste de suplir 24 horas ininterrumpidas de electricidad en toda su área de concesión y la eliminación de las perdidas.

Destacó que para cumplir con ese objetivo, también se están rehabilitando las redes de Maquiteria, Simonico, Terminal Esso, Katanga, Vietnam, Lucerna, Cachón de la Rubia, Los Trinitarios Segundo, edificios de Invivienda, Carola, Lomisa y Prado Oriental, de Santo Domingo Este.

También, Barrio Nuevo, El Edén, Colinas del Edén, Colonia de Los Doctores, Los Palmares, Restauración, Villa Hermosa, Villa Laura, Elio Franco, El Cristal, Barrio Agrario, Progreso, Libertad y Lotes y Servicios, de Santo Domingo Norte.

El ingeniero De León exhortó a los clientes de los lugares beneficiados a cumplir con el pago de sus facturas de energía eléctrica para que puedan mantener el servicio las 24 horas del día.

Dijo que conjuntamente con la realización de los trabajos de rehabilitación de redes y normalización del servicio, el equipo de Gestión Social de Edeeste orienta a las personas de esos sectores sobre cómo hacer uso eficiente de la electricidad.

Resaltó que estas acciones forman parte del Programa de Recuperación de Edeeste y del Plan Integral del Sector Eléctrico.

El programa de energía 24 horas mejora las condiciones de vida de los habitantes de los referidos barrios.