Archivo de la etiqueta: calle

Nombran importante esquina del Alto Manhattan con «Hermanas Mirabal»

La Calle el Conde de Santo Domingo

Ubicada en Santo Domingo, la Calle El Conde es la única calle peatonal de la ciudad capital de la República Dominicana y el centro comercial de la Zona Colonial.

 

Esta vía de un kilómetro de largo, está situada entre el Parque Independencia y la Avenida Francisco Alberto Caamaño Deñó, y dado sus edificios históricos es uno de los lugares turísticos más visitados de Santo Domingo.

 

Originalmente llevaba el nombre de Calle del Clavijo cuyo origen remonta al año 1543.

 

Su nombre actual hace honor al gobernador español Bernardino de Meneses y Bracamonte (1625-1656) quien llevó el titulo de Conde de Peñalba y fue victorioso sobre las fuerzas inglesas durante el Asedio de Santo Domingo de 1655.

 

 

Fue en esta calle que llegó la modernidad a la República Dominicana, ya que aquí se construyeron los primeros edificios de hormigón con ascensores.

 

Durante la Revolución de Abril de 1965, la Calle El Condo fue el escenario de importantes enfrentamientos y negociaciones políticas.

 

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) el 8 de diciembre de 1990.

 

Actualmente, la Calle El Conde cuenta con un gran número de tabernas, restaurantes, establecimientos de comida rápida, hoteles, puestos de artesanía y tiendas de regalos.

 

Historia de Villa Consuelo: Calle Idelfonso Mella

Idelfonso Mella Castillo ¿Quién fue? Por qué una calle de Villa Consuelo lleva su nombre

Mañana se cumplen 199 aniversario de su natalicio

 

Nació en Santo Domingo, Rep. Dominicana el 4 de febrero de 1818 . Se casó con Frances Lithgow.

De Santo Domingo, hermano del prócer de la Independencia Matías Ramón Mella, con quien estuvo en la Puerta de la Misericordia, la memorable noche del 27 de febrero de 1844.

Se radicó en La Vega y a mediados de la década del cincuenta del siglo diecinueve, se estableció en Puerto Plata. Allí vivía aquel mal día en que fue arriado el pabellón dominicano para subir la bandera de España, y sin miedo a las consecuencias, expresó su enardecida protesta, lanzó vivas a la República Dominicana y llamó al pueblo a tomar las armas para defenderla.

Cruzó a caballo por delante de las tropas que mandaba el general Lora, y gritó ¡Viva la bandera dominicana! y pese a quien pesare, con otros gritos insultando a los que reconocieron nuestro pabellón; cuando mandaron a recoger las papeletas dominicanas se opuso públicamente y trató de seducir a los comerciantes a la desobediencia tiene las mismas ideas de su hermano don Ramón, dicen trozos de un informe de las autoridades anexionistas, citado por Emilio Rodríguez Demorizi en su obra Próceres de la Restauración.

Mantuvo Mella su rebeldía, a causa de lo cual fue apresado y enviado en confinamiento a la ciudad española de Cádiz. En enero de 1864 se contaba entre los dominicanos presos en las celdas medievales del Castillo del Morro de La Habana. Cuando la guerra estaba por terminar, se le incluyó en el canje de prisioneros en Puerto Plata, en 1865.

En una ocasión, después del régimen baecista de los Seis Años, fue designado Gobernador de Puerto Plata. Murió el 5 de julio de 1910.

Texto: libro «Próceres de la Restauración» de Emilio Rodríguez Demorizi

 

Quién fue Tunti Cáceres Michel «Nombre que recibe la principal avenida de Villa Consuelo»

UNO DE LOS HÉROES DEL TIRANICIDIO DE 1961

 

Santo Domingo.- Nació en Moca el 3 de noviembre de 1938. Hijo de Luis Manuel Cáceres Ureña y de Octavia Michel Díaz.

 

Era nieto del Presidente Ramón (Mon) Cáceres Vásquez, sobrino nieto del Presidente Horacio Vásquez Lajara, y sobrino de Antonio De La Maza Vásquez, quién lo consideraba como un hijo.

 

Trabajó por varios años en el negocio de corte y aserrado de pinos que De La Maza tenía en Restauración. Por sus antecedentes familiares, este lo integró a la conjura del 30 de Mayo, bajo el entendido de que no podía fallar, ya que llevaba en su sangre el espíritu de resistencia a la opresión.

 

La cuestión no era solo que era valiente, audaz, osado, bien parecido, habilidoso, resistente, que le gustara la velocidad cuando conducía automóviles, que le hubiese gustado quizás ser piloto o cosmonauta.

 

Amar, besar, casarse, tener hijos, nietos como él, poblar la patria. El asunto era que fue nieto de su abuelo y eso para muestra, basta y sobra.

 

Después, todo lo demás fue circunstancial, coyuntural, lógico, comprensivo, necesario, heroico y trágico. La admiración, el respeto, la confianza, el afecto por el tío político, quien feroz masculla improperios y desquites ancestrales.

 

tunti-caceresEl secreto mortal y poderoso fermentando en los pormenores de su juventud, macerando y exprimiendo graves decisiones preteridas, postergadas por demasiado tiempo. Antonio de la Maza de poco hablar, rumiando rencores allá en Restauración, en sus cortes de madera, mientras Tunti de vacaciones lo veía entre el bosque y el cielo azul de la frontera. El capitán retirado sacándole filo al hierro mortal de la venganza y el muchacho velando su pedazo de heroicidad como un soldado.

 

Tunti debía conducir el carro que ejecutaría el ataque al tirano, pues estaba considerado como un excelente conductor y de gran temple. A esos fines realizó una prueba en la hoy avenida 30 de Mayo y estuvo allí en espera del viaje del tirano en por lo menos una ocasión.

 

No pudo estar presente la noche del 30 de Mayo, como tampoco estuvieron los otros Mocanos que pertenecían al grupo, porque la acción se adelantó por un día por azar del destino.

 

Fue apresado en Moca a los varios días del ajusticiamiento, torturado junto a otros de sus compañeros y conducido luego a la cárcel de La Victoria. Desde allí fue llevado el 18 de noviembre de 1961 a Hacienda María, por órdenes de Ramfis Trujillo, y asesinado a sangre fría por el hijo del déspota y un grupo de sus esbirros que ocupaban importantes funciones en el escalafón militar.

 

Se unió así a otros 5 de sus compañeros que se convirtieron en mártires de la tiranía y se sacrificaron por la libertad de su pueblo.

 

Luis Manuel Cáceres -Tunti- Junto a Amado García Guerrero, Salvador Estrella Sadhalá, Huáscar Tejeda, Roberto Pastoriza, Pedro Livio Cedeño, Modesto Díaz y Luis Amiama Tió, participarón en el ajusticiamiento del tirano. Logró salvar la vida junto a Luis Amiama Tió que fue el último en morir, los demás fueron asesinados por Ramfis Trujillo. Es el único superviviente de la conjura que culminó en el asesinato del tirano Rafael LeonidasTrujillo. Condecorado con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella.

 

A 50 años del ajusticiamiento nadie ha dado testimonio todavía de donde reposan sus restos, ni los de sus compañeros de martirologio, lo que ilustra el grado de crueldad de las escorias humanas que servían al régimen.

 

Fuentes: fundacionhermanosdelamaza.org
www.dominikano.com
listin.com.do

María de Toledo la primera virreina de las Indias [Bio]

Nombre que recibe una las principales calles de Villa Consuelo

 

María de Toledo y Rojas fue la primera virreina de las Indias y la mujer de más alta jerarquía social que pasó a América en el siglo XVI, nieta del I duque de Alba, sobrina del II duque de Alba (primo del rey Fernando) y sobrina-nieta de los Reyes Católicos. Además fue defensora de las libertades de los indios en las islas caribeñas.

Nació alrededor de 1490 y falleció en la ciudad de Santo Domingo en la isla La Española (República Dominicana) el 11 de mayo de 1549. Hija de Fernando Álvarez de Toledo o Fernando de Toledo, Señor de Villorías y Halconero Mayor de Don Fernando «El Católico», y de María de Rojas y Pereira.

María se casó en 1508 con Diego Colón, el hijo primogénito de Cristóbal Colón y gobernador de Santo Domingo. Los descendientes de este matrimonio fueron:

Felipa Colón y Toledo.
Luis Colón y Toledo
María Colón y Toledo.
Juana Colón y Toledo
Isabel Colón y Toledo
Cristóbal Colón y Toledo.
Diego Colón y Toledo.

María de Toledo fue la mujer de mayor categoría social que pasó por las Américas durante el siglo XVI. Se dice que fue defensora de los “indios” que habitaban las islas.

Dicen los textos que Doña María tuvo que sufrir en sus carnes y en las de su marido todas las humillaciones que les hicieron por el hecho de querer cambiar el régimen privilegiado de aquellos que poseían “indios” y no estaban de acuerdo en cambiar de condición social. Entre ellos el obispo de Santo Domingo y el tesorero Pasamonte.

Doña María ayudó a su marido a conseguir los bienes y privilegios que debía heredar a la muerte de su padre, Cristobal Colón, para conseguirlo, tuvieron que entablar un pleito, ganando el virreinato de la Española. Entre 1515 y 1520, durante la ausencia de Diego Colón, María de Toledo asumió el cargo de la gobernación.

colon3

Pleito por derechos

Al morir Diego Colón en 1526, todos sus hijos eran menores, ella toma la rienda de la familia, en 1530 decide ir a España a seguir el pleito que tenía su marido con el Fisco Real.

En los siguientes años vive en España defendiendo los derechos de sus hijos ante los tribunales.

Finalmente el 28 de enero de 1536, el Consejo de Indias le quita privilegios al heredero, entre estos el diezmo de las tierras de América y el título de Virrey, compensándolo entre otros con el Ducado de Veragua.

Además, María consiguió para sus hijas una renta anual vitalicia de 500,000 maravedís, y para su hijo menor Diego el hábito de de la orden de Santiago, además de la renta.

Regreso a Santo Domingo y Muerte

María estuvo ausente de Santo Domingo de 1530 a 1544. A su regreso encontró su hacienda arruinada debido al descuido y los robos de propios y extraños. Murió en el Alcázar, el 11 de mayo de 1549.

María y los restos de Cristóbal Colón

Diego Colón había dispuesto en su testamento de 1523, que los restos de su padre junto con los de él fueran trasladados y enterrados en la catedral de Santo domingo. María de Toledo pidió al rey Carlos I, por medio de la reina Isabel, la concesión de la capilla mayor de la catedral de Santo Domingo para los enterramientos ya dichos, así como para toda la familia.

El 2 de junio de 1537, María de Toledo obtiene el derecho a favor de su hijo Luis Colón con facultad de llevar allí los restos de su suegro Cristóbal Colón y los de su marido Diego Colón. Aunque, en 1536 la virreina solicitó a los monjes del monasterio cartujo de Santa María de la Cuevas de Sevilla la entrega de los restos de ambos Almirantes, lo que según documentos del monasterio, ese mismo año se desenterraron y fueron entregados los restos a la virreina.

La fecha del traslado de los restos no esta totalmente claro, se menciona que fue antes de 1539 o que la virreina María de Toledo los llevó consigo en su regreso a Santo Domingo el 8 de agosto de 1544.

En todo caso, cuando María hizo su testamento en 1548, los restos de ambos personajes ya estaban en la dicha catedral. María pidió que su cuerpo no fuera enterrado en la misma sepultura de su marido Diego sino abajo de él, en el suelo de la capilla, junto al presbiterio del altar mayor.

A pesar de las diferentes teorías y fechas dadas por historiadores en la exhumación y traslado de los restos de los dos almirantes, se coincide que fue María de Toledo la persona que realizó todos los trámites y permisos para cumplir las cláusulas testamentarias de su marido Diego Colón.

La calle que lleva su nombre en su honor, esta ubicada en Villa Consuelo, Distrito Nacional, tiene una longitud de 1,23 kilómetros y esta comprendida desde las calle Francisco Núñez Fabian hasta la Av. San Martin.

Recopilación: Lic. Carlos Coste

Fuentes:

es.wikipedia.org

ecured.cu/index.php/
enlacresta2.wordpress.com

Villa Consuelo: Biografía del nacionalista Manuel Arturo Peña Batlle

Calle comercial de mucha afluencia, zona importante de Villa Consuelo, donde se concentran comercios de Importadores de Ropa, Accesorios, Quincallerías y Bancos.

Ruta que conecta Villa Consuelo con Villa Juana y otros lugares

 

Villa Consuelo.- Manuel Arturo Peña Batlle, nació en Santo Domingo el 26 de febrero de 1902. Historiador, ensayista, educador y político. Hijo del abogado y terrateniente Buenaventura Peña Cifré y Juana Batlle, dama de origen Español.

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Santo Domingo en 1923, institución donde dictó la cátedra de Derecho Público Internacional. Repudió con su pluma la primera intervención norteamericana al país y participó en la campaña nacionalista de 1923 para expulsar el ejército de los Estados Unidos del territorio nacional. Durante la primera década del gobierno de Rafael Leonidas Trujillo Molina rehusó trabajar con dicho régimen. Sin embargo, en 1943, con la aceptación del cargo de Secretario de Estado de Interior y Policía se convirtió en uno de los intelectuales dominicanos más fieles a la dictadura trujillista.

Además, fue Diputado por San Pedro de Macorís (1942), Embajador Extraordinario y Plenipotenciario en Haití (1947), Secretario de Relaciones Exteriores (1950), Secretario de Trabajo (1950). También presidió la Cámara de Diputados, las comisiones de Fomento y de Acción Cultural, el Instituto Trujillaniano y la Junta Pro Celebración del Centenario de la República.

Fue Miembro de la Academia Dominicana de la Historia, del Instituto de Cultura Hispánica de Madrid y del Instituto de Investigaciones Históricas de México. Fundó la Revista Dominicana de Derecho Internacional y colaboró con los periódicos Listín Diario, Renovación y El Caribe.

Interesado en reforzar su postura de lo que a su juicio era el verdadero nacionalismo, rechazó enérgicamente a los haitianos al extremo de consagrar parte de su vida a la búsqueda de una solución a los conflictos fronterizos surgidos entre Haití y la República Dominicana. Sostuvo una enardecida polémica con el historiador y cura español Fray Cipriano de Utrera en torno a la figura histórica del cacique Enriquillo.

Poseyó una amplia formación humanística y sus escritos están avalados por el rigor científico que siempre caracterizó sus investigaciones. Es considerado como uno de los historiadores dominicanos más importantes de la primera mitad del siglo XX. Murió en Santo Domingo el 15 de abril de 1952.

En la dictadura trujillista

Su incorporación definitiva al régimen trujillista se produjo en 1942, cuando pronunció un discurso acerca de los aspectos internacionales de la independencia financiera, en el que elogió el nacionalismo del tirano. Un año después fue elegido presidente de la Cámara de Diputados. Entre otros cargos que ostentó figuraron los de secretario de Estado de Interior y Policía, Trabajo y Relaciones Exteriores, así como embajador en Puerto Príncipe y adscrito a la Presidencia.

Fue también presidente de la comisión de Fomento del Instituto Duartiano y de la Junta Pro Celebración del Centenario de la República, y miembro de la Academia Dominicana de la Historia, del Instituto de Cultura Hispánica de Madrid y del Instituto de Investigaciones Históricas de México. Descubierto un complot contra el régimen, Peña Batlle fue llamado al despacho del secretario de Estado de Guerra y Marina, donde el general Caamaño y otros altos mandos militares lo sometieron a un interrogatorio humillante, pero no respondió a ninguna pregunta y abandonó su cargo en Fomento. Trujillo lo convenció de que lo acompañase en su viaje a los Estados Unidos, donde permaneció un buen tiempo.

El tirano se hizo nombrar embajador at large de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Peña Batlle le advirtió que esa posición no obligaba al protocolo norteamericano a rendirle honores como diplomático, advertencia que no le perdonó. En una cena ofrecida en Washington, Peña Batlle se presentó a ella como parte del séquito, pero Trujillo le dijo que no había sido invitado. Enfermo, recibió en Nueva York un diagnóstico malo y regresó a Santo Domingo, enclaustrándose en su casa.

estacion
Estación del Metro

Tras su muerte, el régimen le rindió honores publicó con un discurso y bautizó una calle de Villa Consuelo con su nombre. Una buena parte de la obra de Peña Batlle estuvo dedicada a afianzar su posición sobre lo que creía ser el verdadero nacionalismo dominicano. Con tal motivo, criticó acerbamente a los haitianos, consagrando casi toda su vida activa a buscar una solución al añejo conflicto fronterizo entre los dos países. Dotado de una amplia formación humanística, sus obras se distinguen por su vigor científico, aun cuando algunas de ellas están teñidas de un fuerte racismo antihaitiano.

La Oficina para el Reordenamiento del Transporte, como institución que tiene en la sociedad dominicana un rol protagónico y como una forma de exaltar a nuestros héroes los cuales sirvieron a la patria. Rindió homenaje póstumo con otorgar el nombre de una estación de la parada del Metro de Santo Domingo a nuestro Manuel Arturo Peña Batlle.

Recopilado por Lic. Carlos Coste

Una esquina de la avenida Park en New Jersey ahora se llama “Dominican Republic Way”

Desde el sábado en la tarde, una esquina de la transitada avenida Park en Paterson (New Jersey), se llama “Dominican Republic Way”, luego que autoridades locales encabezadas por el alcalde de origen boricua José Torres y el cónsul general en Nueva York, Carlos Castillo, develizarán el rótulo en mérito a los aportes y trayectoria de la diáspora dominicana, radicada en esa ciudad y considerado el segundo enclave de Estados Unidos con mayor cantidad de inmigrantes criollos.

El renombramiento de la avenida, se logró con el respaldo unánime del Consejo Municipal en el ayuntamiento de Paterson y la resolución fue sometida por los concejales Alex Méndez (dominicano) y el puertorriqueño Luis Vélez, quien se ha ganado las simpatías y el aprecio de la comunidad criolla.

Unos 200 comunitarios, entre los que figuraban los oficiales electos, líderes políticos, activistas comunales y representantes de todos los sectores de la comunidad dominicana en Paterson, asistieron al evento.

El rótulo fue colocado en la intersección de la avenida Park y la calle Straight. En Paterson se estima que residen 45.000 dominicanos siendo la comunidad hispana más grande de esa ciudad.

«Esto sirve como un testimonio de reconocimiento a la herencia y el duro trabajo de la comunidad dominicana en Paterson,» dijo el alcalde.

La inmigración dominicana a la ciudad se remonta a 1947 cuando la familia Mendoza llegó a Paterson.

Más de medio siglo después, negocios propiedad de dominicanos están establecidos en ambos lados de la avenida Park y la calle Market.

Esos negocios una vez que eran propiedad de los puertorriqueños, recordó el alcalde Torres.

Explicó que cuando la comunidad puertorriqueña salió de la ciudad, la mayoría de las empresas fueron vendidas a comerciantes dominicanos.

Un hermano del alcalde, Samuel (Sammy) Torres, está casado con una dominicana.

El ejecutivo municipal que su sobrino es una mezcla de dominico – boricua.

«Hemos luchado durante mucho tiempo por este día», dijo el concejal de origen ruso Andre Sayegh, que representa el sexto distrito.

Su amigo cercano y aliado, el ex concejal dominicano Julio Tavarez intentaron sin éxito que se renombrara la avenida Park como “Juan Pablo Duarte Drive”, hace cuatro años.

«Esto venía desde hace mucho tiempo. Los dominicanos y sus presentes y futuras generaciones, estarán orgullosos cada vez que vean este rótulo «, dijo Vélez, que representa el quinto distrito, donde también residen miles de dominicanos.

Vélez, que es puertorriqueño, se ha ganado la confianza y el afecto de los dominicanos. Su discurso fue largamente aplaudido por los asistentes al acto.

La actividad fue organizada por el concejal Vélez organizó la ceremonia y el activista dominicano Pedro Rodríguez, quien aspira a alcalde y fungió como maestro de ceremonia.

Muchos se quejaron de que el concejal Méndez, fue relegado a un segundo plano en el acto, pero Vélez aclaró que «no fue excluido. La comunidad sabe a quién se le ocurrió la idea «, dijo el edil puertorriqueño, quien recibió una medalla de la filial de Nueva York del Instituto Duartiano.

Méndez dijo que no se sintió menospreciado.

La resolución de cambio de nombre de la calle deja claro el concepto pertenecía a él, Méndez señaló.

«Lo más importante es que el proyecto se haya completado», dijo Méndez.

Nota de Miguel Cruz Tejada

 

A quién se debe el nombre de la calle «La Guardia» de Villa Consuelo

 

Calle La Guardia de Villa Consuelo, con una Distancia total: 1,08 kilometros unos 3.532,76 pies, inicia en la intersección con la avenida San Martin y finaliza en la calle Francisco Núñez Fabian.

 

fiorello-la-guardia2Fiorello La Guardia fue alcalde de la ciudad de Nueva York desde 1934 hasta 1945. También se desempeñó en la Cámara de EE.UU. de Representantes. Luchador contra la corrupción política.

 

Sinopsis

Fiorello La Guardia nació en la ciudad de Nueva York en 1882. En 1916, fue elegido para el Congreso. Después de luchar en la Primera Guerra Mundial, La Guardia sirvió varios términos más en el Congreso antes de convertirse en alcalde de la ciudad de Nueva York en 1934. Él sirvió tres términos consecutivos de la alcaldía, dejando en 1945. Durante su tiempo en el cargo, La Guardia luchó la corrupción política. A la edad de 64 años, murió en la ciudad de Nueva York en 1947.

 

Vida temprana

El 11 de diciembre de 1882, Fiorello La Guardia Henry nació en la ciudad de Nueva York; pasó gran parte de su infancia en Arizona. Con los padres italoamericanas, y una madre que también era judío, Fiorello La Guardia hablaba yiddish fluidez e italiano; después de trabajar en el extranjero en un consulado estadounidense, que incluye alemán, francés, croata y húngaro en su lista de idiomas.

 

Cuando se aprobó para la promoción, La Guardia dejó el servicio consular. Él terminó de vuelta en la ciudad de su nacimiento, donde trabajó como intérprete en la isla de Ellis. Después de conseguir el título de abogado en la Universidad de Nueva York en 1910, comenzó a manejar casos de inmigración.

 

Congreso y la Primera Guerra Mundial

La Guardia funcionó para el congreso como republicano en 1914. Aunque perdió, recibió una impresionante demostración en un distrito Democrática. En 1916, él ganó la elección a la Cámara de Representantes, convirtiéndose así en primer miembro italoamericano del Congreso.

 

Primera Guerra Mundial interrumpió la época de La Guardia en el Congreso. Tenía la opción de ir a un papel no combatiente, pero en su lugar optó por convertirse en un piloto de bombardero. Trabajando en el frente italiano, recibió la Cruz de Guerra italiana por su servicio.

 

La Guardia sirvió como presidente del cuerpo de regidores de la ciudad de Nueva York desde 1920 hasta 1921 antes de volver al Congreso en 1923. Sigue siendo una progresiva, tomó gradas contra el trabajo infantil y la prohibición, y apoyó dar a las mujeres el derecho al voto. También luchó despilfarro del gobierno y de la legislación del barril de cerdo. estancia de La Guardia en el Congreso se terminó cuando fue derrotado en su intento de 1932 para la reelección, una víctima de la Gran Depresión.

 

CITA
«Se requiere más coraje para mantener la paz que ir a la guerra.»
-Fiorello La Guardia

 

 

Más Historia

Otra historia de donde surgió el nombre es a una comunidad denominada LA GUARDIA, de España, y es en honor a la hermandad de los dominicanos con esos españoles que se denomino esa calle con dicho nombre, había una tarja colocada que fue quitada en la conversión del Teatro Paco Escribano, hoy en un estacionamiento frente al canal 4 (CERTV). Nota por Frankin Espinal Valdez.

 

El origen del nombre de la calle La Guardia, que es una ciudad de la provincia de Pontevedra, España. Ambas ciudades, Santo Domingo y La Guardia, fueron declaradas ciudades hermanas, por eso esta calle y lo conmemoraba la tarja ubicada en el edificio triangular que todavía existe al inicio de la calle, frente a RADIO TELEVISION DOMINICANA. Por ello ademas, esta información indica que en la ciudad de La Guardia, en alguna plaza, ondea la bandera dominicana.

 

La Guardia (Pontevedra municipio de España)

 

Casa consistorial
Castro de Santa Trega Castro de Santa Trega
Iglesia de Salcidos
La Guardia ubicada en España La GuardiaLa Guardia
Ubicación de La Guardia en España.
La Guardia ubicada en Provincia de Pontevedra.
Ubicacacion
La Guardia1 (en gallego y oficialmente A Guarda) es un municipio del sudoeste de Galicia, la población más meridional de la provincia de Pontevedra (España).

 

Geografía
Comunica con Portugal por la frontera natural del río Miño por el sureste, con el Océano Atlántico por el oeste y con el ayuntamiento de El Rosal por el norte. Es accesible por la carretera PO-552 desde Tuy y desde Bayona, y desde Caminha por transbordador. Se encuentra a 50 km de Vigo y a 120 de Santiago de Compostela.

 

La altitud a nivel del mar no impiden al Monte de Santa Tecla y al Monte Terroso elevarse sobre 314 m y 350 m respectivamente, permitiendo excelentes vistas, especialmente desde el Monte de Santa Tecla donde se puede disfrutar de la desembocadura del río Miño, el océano Atlántico y los montes de Portugal y Galicia.

 

Playas
Debido a su localización geográfica y a la confluencia del río Miño y del océano Atlántico, presenta gran abundancia de playas. Cabe mencionar las playas de O Muiño, situada en la desembocadura del río Miño, y A Lamiña, que es la continuación de ésta, por su dualidad de aguas. Cuando sube la marea éstas son de agua salada, y cuando baja, agua dulce, con lo que es posible disfrutar los beneficios de ambas, aunque su apertura al océano las hace significativamente frías. En estas playas se suele practicar deportes como la natación, skimboarding y kitesurf entre otros. A parte de estas playas existen otras como Area Grande o Fedorento, que sólo son de agua salada.

 

Alcaldes
Raúl González Puebla, Independientes/PP (1979-1987)
Manuel Díaz González, PP (1987-1989)
Purificación Álvarez Álvarez, PP (1989-1999)
José Manuel Domínguez Freitas, PSdeG-PSOE (1999-2000)
José Luis Alonso Riego, PP (2000-2007)
José Manuel Domínguez Freitas, PSdeG-PSOE (2007-2015)
Antonio Lomba Baz,

 

Historia
La historia de la villa de La Guardia está en gran medida condicionada por su emplazamiento geográfico privilegiado. Lugar estratégico con abundantes recursos naturales ideal para el asentamiento humano y las fricciones políticas entre estados.

 

El inicio de la historia de La Guardia empieza con los primeros restos humanos encontrados en la zona. Concretamente fueron en las distintas terrazas que conforman el valle del río Miño donde, sobre el 10000 a. C., empezaron a asentarse grupúsculos de hombres mesolíticos, en la falda del Monte Tecla que llega hasta el río. que se expandieron por el valle y por la costa próxima, zonas propicias para la subsistencia.

 

El siguiente capítulo fue en el Neolítico, entre el 5000 a. C. y el 2000 a. C., en el que se encontraron en distintos lugares un perfeccionamiento de la industria lítica. Lo más característico de este período son los petroglifos, grabados en las piedras con dibujos esquemáticos con gran valor documental sobre la vida de este período.

 

Entre el 2000 y el 1000 a. C. nos encontramos con la Cultura de Bronce en el que se manipula este mineral para hacer, tras la oportuna fundición, un amplio abanico de objetos. En estos años también se datan los primeros contactos por mar con culturas mediterráneas, primero los fenicios y, después, los griegos.

 

Durante el primer milenio a. C. se consolidó la Edad del Hierro que tendría como manifestación más determinante la cultura castrense. Sin duda, esta fue la etapa de mayor esplendor en la historia de La Guardia y de esto dan muestras multitud de restos, sobre todo en la abundancia de castros: Santa Tecla, A Forca, O Castro y A Bandeira. Entre ellos destaca el primero citado, datado entre el siglo I a. C. hasta el siglo I, situado en las proximidades de la cumbre del monte, supone una de las muestras más significativas de la Cultura Galaico-Romana de Galicia.

 

La cultura de los castro fue diluyéndose con la creciente romanización. Los pobladores los fueron abandonando y comenzando a asentarse en los valles para poder cultivar la tierra. De la época romana encontramos restos en el mismo centro de la población, en el lugar de Saa, en O Castro y en Pintán. Después del siglo V llegó la conquista de los suevos que prolongarían el bienestar romano.

 

En la Alta Edad Media por la comarca del Bajo Miño se asentaron comunidades religiosas cristianas en varios cenobios, siendo los primeros referentes administrativos supeditados al obispo de Tuy. En tiempos de la reconquista y tras varias repoblaciones, el monarca Alfonso II concedió el coto de caza de la desembocadura del Miño al Conde de Sotomayor, no obstante en la segunda mitad des siglo XI La Guardia y en mayor o menor medida la desembocadura del río Miño estuvo ocupado por pueblos normandos que escaparon a la dominación tanto del poder del Obispado de Tuy como de la autoridad del Rey García I de Galicia.

 

A partir del siglo XII, La Guardia estuvo bajo el resguardo de los monjes cistercienses que se emplazaron en Oya. Entre sus documentos se da buena cuenta de la próspera vida comercial que tenía la localidad. Un período del que se hará el trazado urbanístico similar al de otras villas marineras gallegas como Bayona o Noya, con unas murallas en forma de triángulo, con un lado hacia el mar y en el vértice contrario la iglesia. A finales de la Edad Media la iglesia parroquial se amplía para adaptarse al crecimiento de la población.

 

La cuestión demográfica será determinante en el siglo XVI con la irrupción de varias pandemias que causarán una pérdida en la población. Con licencia de Felipe II, los Sotomayor promueven un convento de comunidad de religiosas benedictinas independientes de la casa madre de San Paio de Antealtatres de Compostela.

 

El siglo XVII será crucial para la historia de La Guardia debido a las presiones beligerantes derivadas de la Guerra de los Treinta Años. Se construye el Castillo de Santa Cruz, una plaza militar conquistada por los portugueses en 1665. Con esta victoria La Guardia perteneció al Reino de Portugal durante tres años. De aquel tiempo también es una pequeña fortaleza ubicada en un pequeño islote en la boca del puerto, una construcción que recibía el nombre de Atalaya, elemento protagonista del escudo de la villa.

 

Desembocadura del río Miño (frontera entre España y Portugal), en Camposancos, La Guardia
En el marco de las Guerras Napoleónicas y en concreto la Guerra de la Independencia, en 1809 una vez entrado Soult en Galicia y tras su fracaso en el intento de invadir Portugal por Valença do Minho cambia de estraegia e intenta cruzar el río por A Guarda, llegando el día 5 de febrero una vanguardia ocupando el castillo de Sta. Cruz que había sido abandonado debido a la esterilidad de una defensa contra fuerzas tan bien preparadas, el grueso del ejército dirigido por Soult llegó el día 12, haciendo promesa de respetar vidas y propiedades haciendo montar guardia tanto en el convento de las monjas como en la casa parroquial. La población se «echó al monte» se dejó a mujeres e hijas en los altos de Burgueira y de la Groba , incluidas las monjas. Solo quedaron los varones que casi inmediatamente comenzaron a organizarse en milicias. La guarnición del castillo se dirigió hacia Caminha donde comenzó a planear una reconquista contando con el apoyo de las fuerzas portuguesas mientras que en A Guarda se llevaban a cabo operaciones de sabotaje y escaramuzas a modo de emboscadas en colaboración con vecinos de otros pueblos mientras que Soult esperaba la mejor ocasión para cruzar el río e invadir Portugal, cosa que no pudo por una crecida. Soult comenzó a inquietarse pues no llegaba el momento oportuno para la invasión a Portugal y por que las acciones de las «alarmas» (milicias) de la zona provocaba la pérdida de soldados, que fueron enterrados en el patio del colegio jesuíta ubicado en O Pasaxe, el mariscal tomó la decisión de irse el día 17 dejando una guarnición en el castillo; conocido esto las autoridades exiliadas en Caminha comienzan a organizar a los vecinos y planificar un asalto a la fortaleza. El día 10 de marzo cruzan el río 600 soldados portugueses al mando del coronel Serpa mientras que las «alarmas» guardesas se ponen bajo las órdenes del capitán Juan de Almeida e Sousa que venía con otros 50 soldados; al llegar al castillo y tras parlamentar el coronel Serpa con el oficial francés éste decide arriar la bandera francesa y entregar la posición volviendo a ser izada la bandera española y restituida a Fernando VII .Las autoridades y personas distinguidas se reunieron y formaron una Junta de Defensa para reclutar hombres y organizar la lucha para la expulsión francesa de Galicia. Así pues A Guarda se covierte en la primera localidad en la que se arría por primera vez una bandera de Francia en el período napoleónico.

 

Lo más importante ocurrido en los siglos posteriores fue el descenso del nivel de vida, un hecho determinante que llevará a mucha población a emigrar a América durante el siglo XIX, sobre todo a Las Antillas y Puerto Rico. En 1845 se escinde el que hoy es el ayuntamiento de O Rosal, quedando La Guardia conformada en tres parroquias (Santa María de La Guardia, San Lorenzo de Salcidos y La Visitación de Camposancos). En la segunda mitad de este siglo se instalan en el lugar de A Pasaxe un importante colegio jesuita.

 

El siglo XX estuvo vertebrado por la fractura social que supuso la Guerra Civil Española. La Guardia se sumó rápidamente al alzamiento nacional pero el conflicto se notó sobre todo en la represión de retaguardia, paseados, fusilamientos, campos de concentración, palizas, extorsiones, exilios.

 

En la actualidad, superado el umbral del siglo XXI, La Guardia es una villa que sufre una reconversión encubierta en la que, tras época de esplendor en el sector de la pesca, intenta transformarse, debido a su falta de tejido industrial, en un ayuntamiento dedicado a los servicios, sobre todo al turismo. Pero este giro económico ha supuesto que se volviera a producir una nueva oleada de emigración, esta vez a las islas Canarias. Esta problemática hace que sea un ayuntamiento con un censo sin apenas variaciones en muchos años.

 

Arte
Arte arqueológico
Entre los abundantes restos arqueológicos destaca el castro de Santa Trega. Un poblado amurallado con puertas al norte y al sur. En él aún son visibles restos del trazado vial, de viviendas, canales y aljibes de agua, hornos…

 

Este yacimiento posee un museo arqueológico donde se exponen distintas culturas antiguas que se asentaron en La Guardia. En sus vitrinas se puede observar piezas del Paleolítico (cuchillos bifaces, picos…), del Neolítico (cuchillos pulidos, cerámica…), de la Edad de Bronce (hoces, puñales…), de la Cultura castreña (piedras labradas, cerámica y orfebrería de bronce y oro) y de la época romana (terra sigilatta, tejas, ánforas, monedas…).

 

Arte religioso
viacrucis del Monte Santa Tecla, cruces que tiene medallones del escultor Julio Mengual realizados a partir del año 1922.

 

Arte civil
Destaca la Torre del Reloj, antiguo homenaje medieval, que fue parcialmente destruida y vuelta a erigir en el siglo XVI. También destaca el Centro Cultural, edificio de estilo regionalista construido por el arquitecto Tomás Bilbao Sertucha, a finales de la década de los años 20 del siglo XX.

 

Dentro de los monumentos de reciente construcción cabe destacar el que se le dedicó a los marineros en las proximidades

 

En esta localidad se celebran varias fiestas a lo largo del año. Se organizan importantes fiestas gastronómicas, como son «La Fiesta de la Langosta»,4 el «Certamen gastronómico del Pez Espada» y «La Fiesta de la Rosca de Yema». En la segunda semana del mes de agosto se celebra la Festa do Monte, en el monte de Santa Tegra. Durante la semana de duración se llevan a cabo numerosos eventos deportivos y culturales. Este festejo fue declarado en 2009 Fiesta de Interés Turístico de Galicia por la Junta.

 

Controversia
Actual proyecto de Autovía
La zona del Bajo Miño está a día de hoy comunicada solamente por carreteras nacionales. Para disminuir el tiempo de los desplazamientos a los municipios contiguos y poner fin a este problema se ha comenzado a construir una autovía hasta Goián, y de ahí en adelante una vía de alta capacidad (Vía rápida o Corredor) hasta La Guardia.

 

Ciudades hermandadas
Bandera de la República Dominicana Santo Domingo, República Dominicana (2005)

 

Historia de La Guardia en República Dominicana

La guardia de MonLos integrantes de ése primer ejército provenían de las unidades haitianas conocidas como los Regimientos 31, 32 y 33, que funcionaban en Santo Domingo, los dos primeros, y en Santiago, el tercero y que estaban compuestos en su gran mayoría por dominicanos, así como de las diferentes dotaciones de la Guardia Cívica, que funcionaban en las provincias, en cuyo cuerpo ingresó e hizo carrera el patricio Juan Pablo Duarte y Diez.

 

Esta fue creada mediante el Decreto No. 61 de fecha 15 de julio de 1845, se establece una especie de primera Ley Orgánica, que contaba de 43 artículos y derogaba el Decreto No. 23. En el mismo se establecía la composición, el uso de uniformes, banderas y estandartes; disposición sobre el empleo y manejo de los armamentos (instrucción del cañón para los artilleros, fusil y sable para la infantería y lanza para la caballería), tanto del Ejército Permanente como de la Guardia Cívica Nacional.

 

El 15 de mayo de 1876 durante el gobierno de Francisco Ulises Espaillat se promulga la ley 523 sobre organización y servicio de la Guardia Cívica Nacional, una fuerza de milicianos y voluntarios levantada en caso de estado de guerra, todos los hombres entre las edades de 18 y 50 años debían prestar servicio en la Guardia cívica, a excepción de los altos funcionarios del gobierno, jueces, sacerdotes e inválidos.

 

Una Guardia Rural fue creada en 1905 Por Carlos Morales Languasco. Este Cuerpo estaba organizado militarmente, pero su funcionamiento era esencialmente civil, teniendo por objeto principal la conservación del orden público; proteger la propiedad y las personas y auxiliar las autoridades del orden judicial cuando sea requerido para la represión de crímenes y delitos. La Guardia Rural estaba formada por un regimiento compuesto de 4 escuadrones de Caballería y 4 Compañías de Infantería. Tendrá además una Plana Mayor, formando el total unos 940 efectivos.

 

El 10 de julio de 1907, Ramón Cáceres la reorganiza cambiándole el nombre por el de Guardia Repúblicana.

 

Ramón Cáceres, utilizó la Guardia Repúblicana para acabar los caudillos rebeldes del Cibao, por su lealtad al presidente esta fue apodada popularmente como “Guardia de Mon”, durante este periodo se caracterizó por su eficacia en las encerronas y por su lealtad al gobierno central. Vestían de amarillo kaki, con polainas de cuero, sombrero de fieltro, portando sables largos y carabinas.

 

Con la toma de las aduanas por funcionarios americanos con el modus vivendi, se organiza una guardia de fronteras para evitar el comercio ilegal de la frontera, esta guardia estuvo formada por 5 oficiales americanos y 125 hombres.

 

Para el 1909 la dotación del Ejercito Nacional se había reducido al Batallón Ozama, renombrado Regimiento Ozama en 1913 y a una Batería de Artillería de Montaña, además en 1914 la Guardia Republicana que hasta ese entonces funcionaba como dependiente del Departamento de Interior y Policía, pasa bajo el control del Ministerio de Guerra y Marina, con el nombre de Cuerpo Auxiliar de Guardia Republicana.

 

Recopilado por Carlos Coste

Fuente: Wikipedia

Fuente: www.biography.com