Archivo de la etiqueta: Creencias

Mitos de la Epoca Navideña

 

Las tradiciones navideñas están llenas de mitos sobre sus orígenes. Aquí las más interesantes.

 

El árbol del milagro

Muchos arman el arbolito sin saber por qué lo hacen, ni qué significa. Sus orígenes se remontan al siglo VIII, según relata la leyenda más conocida, cuando San Bonifacio fue a Germania para convertir paganos al cristianismo.

 

En una noche de Navidad, los germanos intentaron sacrificar un niño debajo de un árbol y San Bonifacio, furioso, arrancó el tronco de raíz y emergió de ellas un pino.

 

Con su acción, no solo salvo la vida del niño, también logró que la mayoría de los presentes se convirtieran al cristianismo, ya que lo consideraron un acto milagroso.

 

Pero fue recién en el siglo XVI  que se empezaron a colocar los árboles de Navidad dentro de los hogares. La tradición pasó a Gran Bretaña, de allí a Estados Unidos y de ahí llegó a América Latina.

 

Los magos no eran reyes
El evangelio de San Mateo es el único que menciona la figura de los magos, pero no da sus nombres y tampoco cuantos eran.

 

Fue en el siglo III, cuando Quinto Tertuliano se refiere por primera vez a los magos como reyes, o de estirpe real. Posteriormente, durante el siglo IV, se estableció que sean tres, en representación al oro, incienso y mirra, y se conocieron sus nombres.

 

La figura del rey negro Baltasar nació en el siglo XVI, se cree que por razones ecuménicas, e incluso en ocasiones se lo representó como Jefe Indio. Según diferentes historiadores, con la imagen de los tres Reyes Magos se pretendió otorgar universalidad a la llegada Jesús.

 
Papa Noel es turco
La historia de Papa Noel, también llamado San Nicolás, Santa Claus o Padre de Hielo, está íntimamente relacionada con el Santo Nicolás de Bari, quien nació en Turquía en el siglo IV en el seno de una familia adinerada.

 

Luego del fallecimiento de sus padres, a los 19 años decidió donar su fortuna y dedicar su vida al sacerdocio. San Nicolás falleció el 6 de diciembre del año 345 y la razón que se lo represente con una bolsa, repartiendo regalos, se originó cuando supo que la hija de un vecino iba a casarse y como su padre no tenía dinero para la fiesta, decidió entregarle una bolsa de monedas de oro.

 

 
¿Nació Jesús un 25 de diciembre?

Existen varias teorías que sostienen, incluso de autores cristianos, que el nacimiento de Jesús no fue el 25 de diciembre, como cree la mayoría, y se cree que se eligió esa fecha para festejar la llegada de Cristo porque coincidía con la fiesta pagana que se realizaba, previo a su llegada, por el nacimiento del sol. 

 
Era el día en que los romanos celebraban la festividad del “nacimiento del sol invicto”, Mitra (Mithras), el alargamiento del día frente a la noche invernal, la victoria de la luz sobre las tinieblas.

 

Algunos estudiosos del tema sostienen que bajo el reinado del emperador de Occidente Honorio, entre los años 395 y 423, fue cuando el 25 de diciembre se convirtió en fiesta religiosa, puesta en pie de igualdad con la Pascua y la llegada de los reyes magos.

 

 
El pesebre es napolitano

San Francisco de Asís es el gran artífice del origen de la actual tradición del armado de los pesebres o nacimientos.

 

En 1223 obtuvo un permiso papal para celebrar la misa de Nochebuena de una manera original. En el bosque de Greccio, cerca de Roma, dispuso un altar junto a una cueva, en la que había algunos animales domésticos y un pesebre con heno, para el reposo del Niño Jesús.

 

Ante el éxito que consiguió la celebración, los franciscanos la adoptaron para la celebración de la Navidad. Sin embargo, la contrarreforma protestante frenó esta manifestación religiosa, que solo los jesuitas mantuvieron viva en el reino de Nápoles.

 

Carlos III, rey de España, adoptó la tradición y la llevó a España, y de ahí a América.

 

Fuente: www.metrord.do

Según las creencias ¿Martes 13, día de la mala suerte? Mitos y Verdades

Hoy es martes y 13. Eso significa, si sufres de trezidavomartiofobia, que hoy no querrás ni salir de casa por miedo a que suceda algo terrible. Y es que la fobia a la fecha de martes y 13 es una realidad. Otra cosa bien distinta es si tiene sentido: no, no existe ningún fundamento científico (ni religioso) que avale que un martes 13 es un día maldito. Sin embargo, la creencia de que este día trae mala suerte existe desde la Antigüedad.

 

Desentrañar su secreto puede ser complicado, pero hoy nos atrevemos a contar cuánto tiene de mito y cuánto de verdad la creencia popular de que el martes 13 es un día de mala suerte.

 

El origen: la suma de las partes
Únicamente en España, Grecia y en algunos países de América Latina el martes 13 es una fecha señalada. En el mundo anglosajón, por ejemplo, el día más temido por los supersticiosos es el viernes 13. El día de la semana varía, pero el número se mantiene: el 13.

 

El año tiene 12 meses; el día, 12 horas; las casas astrológicas también son 12; los Apóstoles del Cristianismo eran 12; a Hércules le encargaron 12 trabajos… el 12 es, desde que el hombre tiene memoria, un número redondo, completo, el que cierra el círculo. Quizá por eso, el 13, el que viene justo después para romper el equilibrio, es un número considerado maldito. Así, en el Tarot la carta 13 es la Muerte; la Cábala  judía habla de 13 espíritus del mal; la Biblia menciona la llegada del Anticristo en el capítulo 13 del Apocalipsis; el dios nórdico Loki era el invitado número 13 de una cena que desembocaría, por su culpa, en la llegada de la oscuridad a la Tierra…  y así podemos seguir líneas y más líneas.

 

Por otra parte, el martes es el día de la semana dedicado al dios Marte, la deidad de la guerra, esto es, de la sangre, la violencia y la destrucción. De ahí el dicho “en martes, ni te cases ni te embarques”.

 

Unidos ambos, martes y 13, la imaginación vuela alto. Por ejemplo, cuenta la leyenda que la confusión de lenguas en la Torre de Babel (que dio origen a los diferentes idiomas según la Biblia) se produjo un martes 13.

 

Y dice la Historia que la caída de Constantinopla durante la Cuarta Cruzada sucedió un martes 13, el 13 de abril de 1204; o que la población de Játiva, en Valencia, fue abatida por los musulmanes el martes 13 de junio de 1276.

 

Los efectos: del 12 pasamos al 14
Hasta aquí, el martes 13 es sólo una superstición, pero, eso sí, una superstición con siglos de historia. Que ciertos acontecimientos negativos sucedan un martes 13 no es más que fruto de la casualidad.

 

Sin embargo, la superstición ha calado tan hondo en la cultura popular, sobre todo la fobia al número 13, que la mayoría de los hoteles no tienen habitación ni piso número 13, los aviones tampoco cuentan con una fila 13, y por Madrid no circula una línea 13 de autobús urbano. Al fin y al cabo, el ser humano siempre ha sido susceptible al miedo.

 

En el mundo anglosajón, la fobia al viernes 13 va más allá y sus efectos se notan incluso en la economía, ya que quienes temen ese día evitan hacer compras o realizar viajes por miedo a que suceda algún desastre.

 

Pero, como en todo, hay quien le da la vuelta al asunto y elige el martes 13 como una fecha de buena suerte (por algo es la terminación que más pronto se agota de la Lotería de Navidad).

 

Y tú, ¿tienes alguna superstición sobre este martes y 13?

 

Creencias para recibir el Año Nuevo