Archivo de la etiqueta: Historia Dominicana

Elías Piña: Su Historia Resalta Valentía y Coraje

Es poco lo que se conoce de este héroe nacional, quien al igual que sus hermanos era hombre de armas a tomar y no dudo en sumarse a las guerras independentistas bajo el mando de el militar Antonio Duverge.

 

Nació en La Margarita una antigua común a las Matas de Farfan.

 

Elías no fue un hombre de educación, tampoco de la elite, era un campesino residente de la zona noroeste de la república, esta es una de las razones por las cuales se valora mas su participación en las luchas independentistas, las cuales estaban lideradas y mayormente conformadas por hombres educados y de cierto nivel socioeconómico.

 

La historia resalta la valentía y el coraje de este hombre que no titubeaba para salir a batallar. Elías estuvo al frente del regimiento de Las Matas, fue vencedor en Cachiman.

 

Estuvo al mando de una legión de macheteros, en los enfrentamientos que se llevaran a cabo luego de ser proclamada la independencia nacional.

 

En plena batalla murió este guerrero, un día de agosto del año 1845, al igual que su hermano Francisco, quien compartía su actitud, así como su valentía.

 

En su honor se han nombrado calles, instituciones y una de las 31 provincias de la República Dominicana.

 

 

Fuente: Conectate

 

Bartolomé Colón: El Fundador de Santo Domingo

Bartolomé Colón (1460-1514) fue un explorador y cartógrafo italiano, y el hermano menor de Cristóbal Colón.

 

Nació en 1460 en la República de Génova, y para la década de 1470 laboraba como cartógrafo en Lisboa, Portugal.

 

Colaboró con su hermano Cristóbal para persuadir a los monarcas de Inglaterra y Francia para financiar la expedición de su hermano para llegar al Oriente por una ruta occidental.

 

Cuando la noticia llegó en 1493 que su hermano tuvo éxito en su expedición, Bartolomé viajó a España para acompañar a Cristóbal en su segundo viaje al Nuevo Mundo, pero fracasó en llegar a tiempo para su salida.

 

En 1494, Bartolomé Colón viajó a la Española para encontrarse con su hermano, y lo acompañó en sus campañas para someter a la población indígena.

 

Permaneció en la isla por más de seis años ocupando el titulo de Adelantado y asumió las responsabilidades de gobernador general de la isla durante la ausencia de su hermano.

 

El 5 de agosto de 1496 fundó la ciudad de Nueva Isabela en la orilla del río Ozama, que luego fue bautizada como Santo Domingo de Guzman en 1502.

 

En 1497, Bartolomé Colón enfrentó una rebelión liderada por Francisco Roldán. Tras su llegada en 1498, su hermano Cristóbal negoció un acuerdo con los rebeldes mediante el otorgamiento de ciertas concesiones incluyendo el uso de los nativos como mano de obra.

 

Tras los sucesos de la rebelión, fue encarcelado junto con Cristóbal por el nuevo gobernador Francisco de Bobadilla y regresaron a España en diciembre del 1500.

 

Después del perdón real, Bartolomé acompaño a su hermano en su último viaje al Nuevo Mundo.

 

Tras la muerte de Cristóbal Colón en 1506, Bartolomé y su sobrino Diego volvieron a las Antillas, pero pronto regresó a España donde el rey Fernando II de Aragón le otorgó la posesión de la Isla de Mona, una pequeña isla cerca de Puerto Rico.

 

Bartolomé Colón falleció en agosto de 1514 en la Española. Fue enterrado en el Convento de San Francisco de Santo Domingo.

 

Monumento a Bartolomé Colón

 

Frente al Cabildo de la Ciudad, en la peatonal Calle El Conde, se erige un monumento dedicado a Bartolomé Colón, hermano del almirante Cristóbal Colón, fundador de la primera ciudad de Santo Domingo (bautizada como Nueva Isabela) en la margen oriental del río Ozama en 1.498, sirviendo como base estratégica para las expediciones de colonización de América. En 1.502 fue arrasada por un huracán, y el gobernador Nicolás Ovando la reedificó al otro lado del río (su actual asentamiento), y la rebautizó como Santo Domingo de Guzmán.

 

El monumento consta de un pedestal de piedra de base cuadrada

 
Con inscripción explicativa, sobre la que se erige el busto de Bartolomé Colón, realizado en bronce.

 

Hoy se conmemoran 59 años de la expedición del 14 de junio 1959

Hoy 14 de Junio se conmemora el aniversario de la expedición militar que se llevó a cabo en esta fecha del 1959, durante la cual un grupo de patriotas dominicanos tomaron acciones contra la sangrienta dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina.

 

Después de un período de tiempo organizando fondos, equipos y personas y entrenados en la guerra de guerrillas con el apoyo de Fidel Castro, decenas de expedicionarios liderados por el comandante Enrique Jimenez Moya y el cubano Delio Gómez Ochoa, aterrizaron el 14 de junio de 1959 en el aeropuerto militar de Constanza, La Vega en una aeronave C-46 Curtiss.

 

Originalmente, el aterrizaje debió realizarse en San Juan de la Maguana, pero las condiciones atmosféricas en ese momento obligaron a los expedicionarios a dirigirse hacia Constanza.

 

Al pisar tierra dominicana, intercambiaron disparos con militares quienes se acercaron para inspeccionar la aeronave e indagar sobre el aterrizaje. Luego se internaron en las montañas.

 

Días después, un grupo de más de 150 guerrilleros llegaron por agua y desembarcaron en Maimón y Estero Hondo. Sin embargo, uno de los expedicionarios detenidos Rafael Tomás Perelló había revelado detalles de los desembarcos.

 

Los guerrilleros fueron capturados y eliminados por las tropas de Trujillo, mientras la mayoría de los capturados fueron torturados en las cárceles del gobierno.

 

Este esfuerzo para derrocar la tiranía de Trujillo fue un fracaso desde un punto de vista militar, pero fue un éxito moral ya que logró plantar la semilla de la rebelión entre la población dominicana.

 

Según el historiador Roberto Cassá, “Si no se da esa expedición Trujillo pudo haber durado unos cuantos años más porque no se hubiera desatado un proceso de oposición generalizada. La expedición galvanizó todos los planeamientos opositores ante Trujillo, hubo una unidad general de los antitrujillistas, en torno a la  urgencia ya de acabar con este monstruo”.

 

Fuente: Conectate

 

Un día como hoy: Fallece el comandante Juan Sánchez Ramírez

Destacada Figura de la Guerra de la Reconquista

 

Juan Sánchez Ramírez (1762-1811) es un personaje destacado en la historia dominicana debido al rol protagónico que tuvo en la Guerra de la Reconquista.

 

Nacido en el año 1762 en Villa Cotuí, eligió la carrera de militar, al igual que su padre. Con cierta posición económica, Sánchez Ramírez disponía de tierras y algunas facilidades. Esto motivo a muchos a atribuir sus acciones a la defensa de sus intereses personales, teoría que tras su muerte fue descartada, debido a las condiciones precarias en la que se quedaron viviendo su mujer e hijos.

 

Sánchez Ramírez conspiro contra la ocupación francesa de la isla, reconociendo que la influencia española en los años de la colonización le dieron una identidad cultural, idiomática y social muy diferente a la que tenia la parte oeste de la isla, que desde sus inicios fue ocupada por los franceses.

 

En la batalla de Palo Hincado Sánchez Ramírez triunfó y consiguió nuevamente que la parte este de la isla volviera a ser dominio español.

 

Este hecho lo convirtió en gobernador de la isla hasta su muerte en el año 1811. Algunas de las medidas que tomo como tal fue el restablecimiento de la esclavitud. En aquel periodo la pobreza se hizo imperante en la media isla y estas condiciones motivaron algunos atentados en su contra que no dieron fruto alguno.

 

Sánchez Ramírez murió el 12 de febrero de 1811 a los cincuenta años y su familia quedó sumida en la miseria.

 

En honor a este militar se han nombrado calles, monumentos, escuelas y una de las provincias de la República Dominicana.

Un día como hoy: Fallece Sir Francis Drake

La Catedral Primada de América de Santo Domingo

Historia Dominicana: Evangelina Rodríguez «Una Mujer que rompió los esquemas»

Los esquemas de la época que le toco vivir, decía que las mujeres no se convertían en médicos, en el mejor de los casos llegaban a ser enfermeras; Solo algunos hombres tenían el privilegio de convertirse en profesionales y el deber de las féminas era ser hacendosas amas de casa, madres y esposas.

 

Pero esta mujer no dejó que la detuvieran estos obstáculos e hizo lo necesario para llevar a cabo su sueño: convertirse en doctora.

 

Andrea Evangelina Rodríguez era su nombre completo, sus orígenes son bastantes humildes, nacida en la ciudad de Salvaleón de Higüey el 10 de noviembre de 1879, aunque su niñez se desarrolló en San Pedro de Macorís.

 

Cuando finaliza sus estudios secundarios esta mujer tiene la osadía de hacer algo que ninguna dominicana antes se había atrevido a hacer: ingresó a la escuela de Medicina del Instituto Profesional en Santo Domingo y en 1911 para ocho años más tarde recibir el anhelado título.

 

Es en París donde se especializa en Ginecología, Pediatría, Obstetricia y Otorrinolaringología, áreas en las que se impartiría clases años más tarde.

 

Sin embargo, esta emprendedora dominicana no solo tenía inquietudes en la ciencia, pues la sociedad y las letras también formaban parte de su vida, siendo estas aptitudes las que le provocaron problemas con la férrea dictadura de Rafael Leonidas Trujillo.

 

Por sus públicas criticas a las injusticias de esta era fue acosada, perseguida, golpeada y encarcelada.

 

Este solo fue el principio de su fin, pues la marginación que vivió no solo provocó la perdida de sus pacientes sino que causó una una grave enfermedad mental que la llevó a deambular por las calles del Este vociferando consignas contra el terror.

 

Su iniciativa social no solo se concentró en las injusticias sociales también en temas relacionados con el rol de la mujer en la sociedad y la discriminación de la que esta era víctima por ser de raza negra.

 

A su iniciativa se debe las clases de orientación sexual a estudiantes del octavo grado, abogó por la creación del Día del Niño, el desayuno escolar, zapato escolar, de la gota de leche y la fundación de  varias instituciones entre las que se destaca el Centro de protección a la infancia y a la maternidad.

 

Su vida y legado le abrieron el camino a muchas dominicanas que hoy pueden presumir de ser profesionales no solo en la medicina, también en diferentes áreas laborales.

 

Sin duda alguna, Evangelina Rodríguez fue una de las más grandes mujeres dominicanas.

 

Evangelina Rodríguez falleció el 11 de enero de 1947 en su país natal, luego de varios días, en la que destacaron algunos episodios esquizofrénicos.

 

Fuente: Conectate

Historia Dominicana: Emiliano Tejera; Valentía e Ideales Patrióticos

Emiliano Tejera sobresale en la historia dominicana por su valentía e ideales patrióticos, los cuales le movieron durante toda su vida.

 

Nació el 21 de septiembre de 1841 y su nombre completo es Juan Nepomuceno Publio Escipión Emiliano Tejera Pensón. Siendo muy joven se convirtió en profesor de letras en las aulas del Seminario Conciliar.

 

Fue para 1863 cuando su lado más patriótico salió a relucir, pues al darse la Restauración, este fue de los primeros en declararse en contra de esta decisión.

 

Uso precisamente la literatura para dar a conocer sus ideales y explicar las razones por las cuales aquel plan de anexión era un absurdo antipatriota. Esos escritos fueron difundidos y muy comentados en España. A pesar de que este los firmaba con el pseudónimo de Eduardo Montemar, de igual forma tuvo que irse del país debido al revuelo que causaron estos escritos.

 

Tras la Restauración, pudo regresar al país y fue elegido diputado y de esta manera inicio una trayectoria política que le permitió un rol importante en acontecimientos nacionales.

 

Fue miembro de la Comisión de Hacienda y Ministro de Relaciones Exteriores.

 

Además este escribió importantes documentos sobre los restos de Cristóbal Colón.

 

Tejera falleció en Santo Domingo un 9 de enero de 1923.

 

Fuente: Conectate

Francisco Gregorio Billini: El 23º Presidente de la República Dominicana

Francisco Gregorio Billini Aristi (1844-1898) fue un novelista, periodista y educador dominicano quien gracias al apoyo del ex presidente Ulises Heureaux sirvió como el 23ro presidente de la República Dominicana (1884-1885).

 

Nació el 25 de mayo de 1844 en la ciudad de Santo Domingo. Motivado por su patriotismo y encendido descontento contra la anexión a España (1961) que lo llevó en dos ocasiones a la cárcel por orden de la nueva administración española, se unió al ejército restaurador bajo las órdenes del general José María Cabral y Luna.

 

Billini fue capturado por las tropas españolas en las orillas del río Nizao, y fue canjeado en Puerto Plata al finalizar la Guerra de la Restauración en 1865.

 

Después de la Guerra de la Restauración, Billini era conocido como uno de los principales opositores del gobierno de Buenaventura Báez. Su gran descontento con las intenciones anexionistas de Baez resultó en su arresto y exilio en 1868.

 

A su regreso al país, se desempeñó como diputado de Azua (1874), Ministro de Guerra y Marina (1880) y Presidente del Senado y Congreso (1882).

 

Billini sirvió como vicepresidente bajo tres presidentes, antes de anunciar sus intenciones de convertirse en Presidente de la República Dominicana. Asumió el cargo el 1 de septiembre de 1884, pero renunció el 16 de mayo de 1885 por las presiones del general Ulises Heureaux.

 

En su breve mandato, Billini promovió la instrucción pública con el impulso de los maestros ambulantes para las zonas rurales.

 

A partir de 1890, dirigió el colegio San Luis Gonzaga tras la muerte de su fundador Francisco Xavier Billini, conocido en la República Dominicana como “Padre Billini”.

 

Murió en Santo Domingo el 28 de noviembre de 1898.

 

En 1998, sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional en Santo Domingo por orden del presidente Leonel Fernández.

 

Actualmente, una de las estaciones del Metro de Santo Domingo lleva su nombre.

 

Una de las contribuciones más importantes de Billini fue a la literatura dominicana, cuya novela Baní o Engracia y Antoñita (1892) criticaba el comportamiento político-social y las costumbres de los habitantes de Baní o banilejos durante el siglo XIX.

 

Fuente: Conectate

Una de las Grandes Obras de Arquitectura Dominicana: El Palacio Nacional

El Palacio Nacional es un edificio de 18,000 metros cuadrados de construcción sobre un solar de 25,000 metros cuadrados, de uniformidad estética y perfecta geometría de volúmenes predominantemente ortogonales.

 

Fue construido en 1939 el arquitecto italiano Guido D’ Alessandro inició, a solicitud del dictador Rafael L. Trujillo Molina, la elaboración de los planos del Palacio Nacional, labor que le tomó poco menos de tres años debido a lo elaborado de cada salón.

 

La construcción de la obra se inició el 27 de febrero de 1944, en ocasión de celebrarse el primer centenario de la República, y fue inaugurado el 16 de agosto de 1947. El costo de la estructura ascendió a unos cinco millones de pesos, sin incluir el mobiliario ni el terreno en que está ubicado.

 

Descripción interior y exterior

El Palacio Nacional es un edificio de 18,000 metros cuadrados de construcción sobre un solar de 25,000 metros cuadrados, de uniformidad estética y perfecta geometría de volúmenes predominantemente ortogonales.

 

En el aspecto físico, es un intento bien logrado de equilibrios formales y representaciones historicistas, de aproximadas perfecciones simétricas. De carácter ecléctico y subliminalmente multi-estilístico, el edificio que sirve de sede al Gobierno de la República Dominicana es una obra que conceptualmente se inserta en medio del Caribe cultural, multi-racial, étnico y lingüístico, reflejando con su presencia toda la poderosa carga de influencias e historias políticas heredadas de Europa.

 

El Palacio de la Presidencia sostiene un coronamiento en cúpula sobre un tambor cuadrangular y todas las fachadas aparecen perforadas rítmicamente por una profusión de ventanales y puertas estilizadas que aligeran la ortogonal masividad de su formalismo neoclasicista. La majestuosa entrada principal está enfatizada por un vestíbulo exterior que avanza hacia el sur, dejando un frontispicio engalanado por altos relieves y sostenido por columnatas de doble altura.

 

Los interiores del Palacio Nacional se caracterizan por la influencia de un estilo clásico, así como por la utilización de una diversidad de materiales tanto nacionales como extranjeros dentro de los que se encuentran el mármol y la caoba centenaria. En la decoración y ornamentación de los diferentes salones se utilizaron materiales como bronce, hierro, yeso y acero, los cuales fueron trabajados con maestría, proporcionando a cada salón un ambiente distinto de gran hermosura y armonía.

 

La edificación consta de 3 niveles. En el primero se alojan las instalaciones de servicios generales, en el segundo nivel se encuentran la entrada y el vestíbulo principal, así como el Salón del Consejo de Gobierno y los despachos del Presidente, Vicepresidente y otros funcionarios. El tercer nivel alberga los grandes salones de recepciones: Salón de Embajadores, Salón las Cariátides, Salón Verde, Salón Bar, Comedor Principal y las áreas privadas del Presidente.

 

La entrada principal, orientada hacia el sur, posee una doble escalinata de mármol, flanqueada por dos imponentes leones esculpidos en bronce, que conduce al vestíbulo principal trabajado en doble altura, el cual continúa hacia arriba, a un tercer nivel, formando una mezzanine que culmina en una cúpula. Al fondo del vestíbulo, hay un mural realizado por el pintor catalán Aurelio Oller Croisiet en 1957 que representa la llegada de Cristóbal Colón a la isla en su tercer viaje. Al centro del vestíbulo está la cúpula de 18 metros de diámetro y 34 metros de altura.

 

Personalidades en el Palacio

El Palacio Nacional ha albergado importantes personalidades, entre las que se destacan el Papa Juan Pablo II en 1992; el General Anastasio Somoza, presidente de Nicaragua en ocasión de la toma de posesión de Héctor B. Trujillo Molina en 1952; Richard Nixon, vicepresidente de los Estados Unidos en 1955; y Juscelino Kubistchek, presidente de Brasil, para la inauguración de la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre en 1955. Otras personalidades destacadas que han sido recibidas en el Palacio Nacional son Juan Carlos I y Sofía, reyes de España; Carlos Andrés Pérez, ex presidente de Venezuela; Jimmy Carter, ex presidente de los Estados Unidos y el príncipe Felipe de Borbón.

 

Fotos tomadas de: Skyscrapercity

 

no images were found