Archivo de la etiqueta: Internet

Hoy se cumplen 30 años de la World Wide Web ¿Qué significado tuvo para el mundo estas siglas?

30 años de la World Wide Web: cuál es la diferencia entre internet y la web (y por qué muchos las confunden)

 

Tal vez hayas leído o escuchado que este martes 12 de marzo es el 30 aniversario de internet. Pues bien, no lo es. Es el cumpleaños de la web. Y no son la misma cosa.

 

Mucha gente confunde la web con internet. Pero internet ya existía antes que la web. Normalmente, cuando visitas una página web, la dirección comienza con tres letras: WWW. Son las siglas de World Wide Web (o web).

 

Existe desde 1989, cuando un físico del CERN (Centro Europeo de Física Nuclear) llamado Sir Tim Berners-Lee presentó su primera propuesta para la web, un invento que cambiaría el mundo por completo.

 

En septiembre de 1990 llegaron las computadoras, y en la Navidad de ese año la World Wide Web ya estaba completamente viva y activa.

 

Eso fue posible gracias a un invento anterior: internet.

 

Tim Berners-Lee inventó la primera página web y tenía uso científico.

Internet existía antes que la web

Internet es una inmensa red de computadoras alrededor de todo el mundo conectadas entre sí. En cambio, la web (la World Wide Web) es una enorme colección de páginas que se asienta sobre esa red de computadoras.

 

Así que cuando navegas a través de tu celular o computadora usas internet para acceder a la web. Sin embargo, aunque internet ya existía antes nadie antes había desarrollado una forma conectar la internet con todos los documentos y datos que ahora hay en ella. Berners-Lee encontró un sistema eficiente de usar esas conexiones creando páginas web para compartir información.

 

Sin embargo, aunque internet ya existía antes nadie antes había desarrollado una forma conectar la internet con todos los documentos y datos que ahora hay en ella. Berners-Lee encontró un sistema eficiente de usar esas conexiones creando páginas web para compartir información.

 

¿Cómo y cuándo nació internet?

Los orígenes de internet se remontan a la Guerra Fría. Fue parte de un proyecto de investigación dentro de un ámbito militar.

 

En la década de 1960, el científico estadounidense Licklider Joseph escribió una serie de memorandos para desarrollar la tecnología que permitiría establecer la primera conexión a distancia entre computadoras.

 

Licklider Joseph llamó a este concepto «Red galáctica», un conjunto de computadoras globalmente interconectadas para acceder rápidamente a programas y datos.

 

Él dirigía el programa de investigación informática de DARPA (la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de EE.UU.), que comenzó su actividad en octubre de 1962.

 

En 1966 se creó ARPANET, que más tarde evolucionaría hasta convertirse en la actual internet.

 

La web necesita internet para funcionar

En cierto modo internet equivaldría a la infraestructura —las carreteras de países de todo el mundo— mientras que el contenido de las páginas web es los que viajan sobre esa infraestructura —los autos, camiones, autobuses— que transportan información.

 

Las tiendas, las empresas, los cafés… que se asientan sobre esas vías para que los ciudadanos (los internautas) puedan entrar en las páginas web serían los servidores que las alojan.

 

Si no existiera internet, nadie podría comunicarse a través de la World Wide Web porque no habría manera de enviar esos datos. Y sin la World Wide Web, la mayoría de nosotros encontraríamos extremadamente difícil (y mucho más costoso) acceder a toda la información que tenemos disponible hoy día.

 

Fuente: BBC MUNDO

Google cumple 20 años | Su nombre y la evolución del gigante de Internet

La empresa fue fundada en setiembre de 1998 como un proyecto de investigación de dos estudiantes de doctorado de la Universidad de Stanford

 

Google cumple 20 años, dos décadas en las que ha pasado de ser una pequeña startup en un garaje californiano a un negocio global con infinidad de servicios distintos y que prácticamente monopoliza las búsquedas en Internet.

 

Se calcula que el buscador online, la pieza clave y original del imperio Google, recibe el 63 % de las consultas que se realizan en todo el mundo, una cifra que se dispara hasta más del 90 % si se incluyen otros portales de la compañía como Google Imágenes, Google Maps y YouTube.

 

 

Para conocer los inicios de Google hay que remontarse hasta 1995. Ese año, Larry Page y Sergey Brin trabajaban en un motor de búsqueda como parte un proyecto universitario, cuando cursaban estudios en la universidad de Stanford (EE.UU.). Desde entonces la ambiciosa misión de la compañía fue “organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”.

 

Tan solo un año más tarde, los dos jóvenes ya habían creado el buscador, pero en aquel momento no llevaba el nombre con el que todos lo conocemos hoy: se llamaba BackRub, en referencia a una de las principales señales que tomaba para estimar la importancia de los resultados.

 

Poco después, los creadores cambiaron de idea y decidieron usar el nombre Googol (gúgol). Este es el término con el que se representa al número 10 elevado a la 100 (o 1 seguido de cien ceros), y con el que querían representar la ingente cantidad de información que se puede encontrar en la World Wide Web. 

 

El término Googol fue acuñado en 1920 por el matemático Edward Kasner y los fundadores de Google encontraron en ese juego de palabras una forma de reflejar la escala del desafío al que se estaban enfrentando.

 

Finalmente, en septiembre de 1997 registraron el dominio y meses más tarde, ya en 1998, registraron la compañía que en la actualidad conocemos como Google.

 

La empresa fundada en setiembre de 1998 como un proyecto de investigación de dos estudiantes de doctorado de la Universidad de Stanford (EE. UU.). «Se impusieron porque tenían el mejor producto, sin lugar a duda. No fueron los primeros (en inventar un buscador), pero la calidad de sus resultados no tenía parangón en ese momento», explicó Mark Graham, uno de los pioneros de la red y director de la máquina Wayback en el Archivo de Internet de San Francisco.

 

En pocos años, Google se abriría hueco en el mercado superando a sus entonces competidores AltaVista, Yahoo!, Hotbot y Excite.com, entre otros, y se consolidaría de forma definitiva al sobrevivir al estallido de la burbuja de las puntocoms en 2000.

 

Desde entonces, el imperio con sede en Mountain View (California, EE. UU.) ha crecido exponencialmente hasta convertirse en un negocio que el año pasado ingresó más de 100.000 millones de dólares.

 

«Si Google no se hubiese creado o no hubiese logrado el éxito que ha logrado, otra compañía probablemente lo habría hecho en su lugar», apuntó Graham, quien aseguró que en Internet «quien logra el número 1, se queda con casi la totalidad del mercado».

 

— Emergencia de monopolios naturales —

Para el experto, «ya sea por cuestiones legales o económicas», hay un claro patrón en la red que apunta a la emergencia de monopolios naturales, como también demuestran los casos de Amazon, eBay, Netflix o Facebook.

 

Page y Brin empezaron en el garaje de su amiga Susan Wojcicki en Menlo Park, y esta ha seguido vinculada a la empresa desde entonces hasta convertirse en la actualidad en consejera delegada de YouTube.

 

Para Graham, el principal problema de la inmensa cuota de mercado acumulada por parte de Google es que se ha convertido en una «fuente de verdad».

 

«Cuando uno realiza una búsqueda en Google, los primeros tres resultados que aparecen son asimilados en muchas ocasiones a la verdad y a lo importante», explicó.

 

«Sin embargo, hay casos en los que esas entradas no se corresponden con lo más importante o incluso con la verdad. El ejemplo más clásico es que durante muchos años si buscabas ’11 de septiembre de 2001′, los primeros resultados eran teorías conspiratorias», apuntó el experto de Internet.

 

Para Graham, muy involucrado junto a otros ingenieros y matemáticos idealistas en los inicios de la red y los servicios online, el actual dominio casi absoluto de Google es, en parte, decepcionante.

 

«La idea (con Internet) era dejar que mil flores floreciesen, es decir, que el poder dejase de ser vertical, que las habilidades se distribuyesen, que el conocimiento y la capacidad creativa se democratizasen. Pero las cosas no han evolucionado así», reconoció.

 

Además de las búsquedas, Google también tiene un monopolio casi absoluto de los ingresos por publicidad en Internet, aunque en este caso compartido con Facebook.

 

La publicidad online genera solo en EE. UU. más de 70.000 millones de dólares anuales -una cantidad superior a la generada por los anuncios en televisión- y se calcula que más del 90 % del crecimiento anual recae en Google y Facebook.

 

Pese a este dominio abismal, Graham cree que es «razonable» pensar en un escenario en el cual en los próximos diez años Google haya perdido cuota de mercado.

 

«En mis experiencias pasadas he visto en muchas ocasiones a una marca dominante en un mercado a la que todo el mundo creía insuperable perder esa posición. Aol o Yahoo! son buenos ejemplos. Hoy en día casi nadie les recuerda», remarcó el experto.

 

(Fuente: EFE / Google)

 

Google cumple 19 años y lo celebra con nuevo doodle de «Ruleta de la fortuna»

La historia del buscador más famosos que, con motivo de su aniversario, ofrece a sus usuarios un divertido juego

 

Google cumple 19 años y lo celebra con un Doodle especial en su aniversario. El buscador más famoso del mundo publicó un juego que repasa sus creaciones a lo largo de los años. Sólo basta con hacer click sobre la colorida rueda de la fortuna y un dato te sorprenderá.

 

El gigante de la información y el buscador de webs más utilizado en el globo alcanzó la mayoría de edad el año pasado y hoy se supera a sí mismo con otra sorpresa en forma de doodle: el juego de la ruleta de la fortuna que incluye 19 juegos, a su vez, convertidos en doodles propios y que hacen también un repaso a la evolución de la multinacional.

 

Dicen que la vida está llena de sorpresas, y la historia de Google no es la excepción. En 1997, uno de los cofundadores de Google, Larry Page, acababa de llegar a la Universidad de Stanford para cursar su doctorado en Ciencias de la Computación. De todos los estudiantes en el campus, el otro cofundador de Google, Sergey Brin, fue asignado al azar para mostrar la página alrededor. Este encuentro casual fue la feliz sorpresa que lo inició todo.

 

A partir de ahí, los dos se unieron con un objetivo común en mente: organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil un mantra que pasaría a convertirse en la declaración de la misión de Google. Los dos se acurrucaron en un garaje – la primera oficina de Google – y se pusieron a trabajar.

 

Miles de millones de búsquedas más tarde, quizás la casualidad más feliz ha sido cómo Google ha crecido a lo largo de los últimos 19 años. Nombrado para el número «googol» (un 1 seguido de cien ceros), Google pulgadas más cerca de su homónimo cada año, en la actualidad sirviendo a más de 4,5 millones de usuarios en 160 países que hablan 123 idiomas en todo el mundo.

 

Al hacer clic en Doodle de hoy, Google nos invita a explorar 19 sorpresas que lanzaron en los últimos 19 años, incluyendo nuestra la búsqueda de huevo de Pascua: Snake Game! ¡Dale un giro a la ruleta y a celebrar!

Dejar el Internet es tan difícil como dejar las drogas

Hay momentos en los que me pregunto por qué elegí esta vida de estar en línea todo el tiempo. Como cuando las fotos que suben durante el día son particularmente malas, hay una escasez de animales lindos en Facebook y la gente ha estado hablando de Trump por más de 12 horas.

 

Aunque es horrible, simplemente no puedo parar. Cuando salgo luego de un día largo y cansada por el trabajo, me voy a mi casa y disfruto de una tarde agradable de estar metida en Internet y enojarme por pura diversión. Ciertamente es cero saludable. A veces pienso en tomarme un descanso de todas las redes sociales y desconectarme del mundo aunque sea por un mes.

 

Pero un nuevo estudio sugiere que no sería tan fácil estar lejos de Twitter. El estudio, publicado en la revista Plos One, encontró que las personas con problemas de uso de Internet (PIU, por sus siglas en inglés) mostraron síntomas de abstinencia física parecidos a los de la abstinencia por cannabis, alcohol y opiáceos cuando estaban desconectadas.

 

Los investigadores reclutaron a 144 participantes y los encuestaron acerca de su uso de Internet. Su número promedio de horas en línea por día fue de cinco. Casi 38% de los participantes dijo que pasaba menos de tres horas al día en línea; 38.9% informó haber pasado de tres a seis horas al día; 9% reportó pasar de seis a nueve horas al día en Internet; y 13.9% informó pasar más de nueve horas al día viendo la pantalla de su computador.

 

Esas horas se las dedicaron principalmente a las redes sociales y a las compras en línea, más de 90% de los participantes informó que visitó ese tipo de páginas web. El 84% dijo que pasó ese tiempo haciendo investigación en línea. (Los participantes eran estudiantes universitarios).

 

Después, sometieron a los participantes a un período de dos horas sin Internet, seguido de un período de 15 minutos en los que podían navegar en sus teléfonos. A los dos minutos de concluir la sesión, se midió la frecuencia cardíaca y la presión arterial de los participantes.

 

Cuando analizaron los datos, los investigadores encontraron que los participantes con un PIU alto mostraron un “aumento mayor en la presión arterial sistólica y en la frecuencia cardíaca después de cerrar su sesión en Internet” en comparación con los participantes con un PIU bajo.

 

“Estos efectos que se dieron en los que tuvieron un PIU mayor son parecidos a los que se observan después de dejar las sustancias depresivas, como el alcohol, el cannabis y los fármacos a base de opiáceos”, escriben los autores del estudio. “Por lo tanto, el patrón de los resultados del estudio actual, sugiere que aquellos con un PIU más alto pueden experimentar efectos similares a los que se observan con las sustancias “sedantes”.

 

El estudio también analizó el estado psicológico de los participantes antes y después del período de uso de Internet y encontró que “quitarles la conexión a los que sacaron mayor puntuación de PIU, aumentó su estado de ansiedad y estado de ánimo negativo”. Al igual que con las drogas, los investigadores tienen la teoría de que algunas personas utilizan el Internet para “aliviar o evitar el estrés y/o reducir la ansiedad, ya sea producido por interrumpir su conexión a Internet o por factores preexistentes en la vida del individuo”.

 

Los investigadores señalan que estos hallazgos generan preocupación por la salud a largo plazo de las personas que pasan mucho tiempo en Internet. “La constante desconexión y re-conexión y el estrés psicológico que esto puede impartir, pueden afectar una gama de sistemas fisiológicos, aumentando los riesgos de enfermedades físicas, así como la angustia psicológica”, escriben los investigadores. “Los resultados actuales, especialmente los relacionados con la presión arterial sistólica y la frecuencia cardíaca, indican que dejar el Internet para los que tienen un PIU más alto es algo muy estresante”.

 

El autor principal del estudio, Phil Reed, profesor de la Universidad de Swansea, le dijo al Daily Mail que podría ser necesario tratar las redes sociales como un problema de salud pública para mitigar los efectos de la adicción a Internet. “El aumento de los medios de comunicación digital está alimentando el incremento de su uso, especialmente en las mujeres. Hoy en día hay una gran cantidad de pruebas que documentan los efectos negativos del uso excesivo en la psicología de la gente”, dijo Reed. “Teniendo en cuenta esto, hay que tener una actitud más responsable sobre la comercialización de estos productos por las empresas, como ya lo hemos visto con el alcohol y el juego”.

 

Publicado originalmente en VICE.com

 

Video: Revisa y controla lo que tus hijos ven en Internet

Santo Domingo.- A propósito de la serie de televisión 13 reasons why y el fenómeno de la ballena azul, muchos padres están preocupados por el contenido que sus hijos menores de edad están viendo en los dispositivos electrónicos, es por ello que hoy vamos a recomendar aplicaciones efectivas para aplicar control parental.

 

Iniciamos por la aplicación para ver películas y series de televisión de Netflix, esta permite crear perfiles que clasifican el contenido dependiendo la edad de la persona. Para ello desde el navegador de nuestra computadora o celular nos vamos a dirigir hasta Netflix.com/ManageProfiles, una vez creado el perfil de su hijo o hija, lo va a posicionar la categoría de su edad y después va a colocar un PIN o contraseña( Netflix.com/pin) de cuatro dígitos en la dirección que aparece en pantalla, con esto su hijo no podrá ver contenido creado para los adultos sin su consentimiento.

 

 

Otra opción para monitorear y controlar lo que sus hijos ven en los celulares vamos es la aplicación Karpesky Safe Kids, es totalmente gratuita, la pueden descargar en Android y también en el sistema operativo de Apple.

 

Instalando esta APP en el dispositivo de su hijo y en el celular del padre o tutor se puede controlar el tiempo de uso y saber en todo momento donde se encuentran, además de saber sobre el contenido y lo que hacen en las distintas redes sociales, lo mejor de todo es que sus hijos no pueden borrarla ni evadir los controles de seguridad.

 

En el caso de las computadoras de escritorio que utilizan Windows, lo recomendable es crear una cuenta para que los menores la puedan usar.

 

Hacerlo es simple desde el panel de control nos vamos a la opción agregar un nuevo usuario, indicamos que se trata de un menor, bloqueando la navegación en Internet por sitios inapropiados, e incluso se puede impedir el acceso a páginas específicas. Lo importante a tomar en cuenta es que los padres pueden tener el control de lo que ven o hacen sus hijos en Internet.

 

Amigos esto fue todo por hoy, no olviden seguirme en Facebook, Instagram y Twitter como José Peguero.

 

FUENTE: CONECTATE

El mundo se pararía, si el internet dejará de funcionar por un día?

Al profesor Jeff Hancock, de la Universidad de Stanford, le gusta dejar como tarea ejercicios que les permitan a sus estudiantes poner en práctica la teoría que ven en clases.

Antes del 2008, desafiaba a sus alumnos a permanecer 48 horas alejados de la red, para luego discutir en el aula cuáles habían sido los efectos observados.

En el 2009, Hancock regresó luego de un año sabático e intentó realizar los mismos ejercicios.

«Cuando traté de proponer este reto, hubo una revuelta en la clase. Enfáticamente dijeron que esa tarea era imposible e injusta», cuenta.

Los estudiantes argumentaron que, al estar fuera de internet durante un fin de semana, no podrían culminar las tareas correspondientes a otras materias.

Adicionalmente, esa «ausencia» del mundo digital arruinaría sus vidas sociales y generaría preocupación entre sus familiares y amigos, quienes se angustiarían ante el temor de que algo terrible les hubiese ocurrido.

Hancock comprendió los argumentos y canceló la tarea.

Todos conectados

En 1995, menos de 1% de la población estaba conectada a internet. Para ese entonces la red era una curiosidad, usada más que nada en Occidente.

Al día de hoy, más de 3.500 millones de personas, casi la mitad de la humanidad, se conecta a la red y el número sigue creciendo a una velocidad de 10 nuevos usuarios por segundo.

De acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew, una quinta parte de la población estadounidense utiliza internet «casi continuamente» y 73% dice que se conecta al menos una vez al día.

Para muchos, es virtualmente imposible imaginar la vida sin internet.

«Uno de nuestros mayores problemas con la red en estos días es que las personas la dan como un hecho automático. No entienden el grado de penetración que le hemos dado en casi todos los aspectos de nuestras vidas», comenta William Dutton, de la Universidad del Estado de Michigan.

«Ni siquiera piensan en la posibilidad de no tener acceso».

Qué puede fallar

Internet no es inviolable. En teoría, pudiera desaparecer nacional o globalmente por cierto tiempo.

Por ejemplo, pudiera ocurrir un ciberataque. Si unos hackers insertan en la red un software maligno que afecte los routers, el tráfico en la red quedaría bloqueado.

Alguien pudiera cortar los cables que permiten el tráfico de datos entre continentes.

Quizás no sean un blanco fácil para los hackers, por encontrarse a gran profundidad en el mar, pero es factible una avería accidental, como ocurrió en el 2008, cuando personas en India, Medio Oriente y el sureste de Asia quedaron desconectadas.

¿Pueden los submarinos rusos dejar al mundo sin internet?

Por otra parte, algunos gobiernos tienen los llamados «interruptores» para «apagar» internet en sus países, aunque no sencillo de lograr. Mientras más grande y desarrollado es el país, este escenario es más difícil, debido al elevado número de conexiones dentro y fuera de sus fronteras.

El golpe más severo que se pudiera llevar internet vendría del espacio. Una enorme tormenta solar destruiría satélites, celdas de poder y sistemas de computación.

«Lo que las bombas y el terrorismo no pueden lograr podría ocurrir en instantes con una tormenta solar», dice David Eagleman, un neurocientífico de la Universidad de Stanford.

«Tormentas geomagnéticas gigantes eventualmente llegarán a nosotros», asegura.

 

Internet se caerá durante 24 horas este 2017, pero nadie sabe cuándo

El Internet se caerá durante 24 horas este 2017. Una predicción que asusta y que no está hecha por cualquier gurú informático, sino por James Carder, vicepresidente de LogRhythm, empresa especializada en seguridad informática que colabora estrechamente con el Gobierno de Estados Unidos, tal y como publica Business Insider.

Esta caída se producirá a nivel planetario y será consecuencia del mayor ataque a la red en la historia. Lo malo es que no se puede predecir y que, por lo tanto, no se puede saber cuándo y cómo tendrá lugar este ataque.

LogRhythm recuerda que este 2016 han tenido lugar ataques DDoS (de denegación de servicio) masivos a Twitter, PayPal The New York Times y Spotify. “Estos ataques tan solo han sido misiles de prueba que han ido a parar en medio del océano”, ha declarado Carder.

Estos ataques de 2016 eran pruebas para ejecutar algo mayor, capaz de paralizar por completo internet durante un día entero, explican desde LogRhythm, que dan por hecho que el gran ataque llegará este 2017.

“Será algo más que un DDoS, si puedes demostrar que tienes la capacidad de tirar abajo este tipo de páginas durante unas horas, hacer lo mismo durante 24 horas es algo fácil de realizar”.

Via Noticias Sin

CTC capacita en tecnologías a personas con discapacidad

Villa Altagracia. Los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC) capacitaron 22 personas de este municipio como parte del proyectoT-Incluye, que busca la inclusión digital y aportar soluciones prácticas mediante las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a situaciones que enfrentan las personas que tienen alguna discapacidad física, visual, auditiva, así como los adultos mayores.

En el entrenamiento, que se extendió 21 horas, los participantes desarrollaron destrezas en el manejo de Windows, Office y redes sociales. Impartió el curso el experto en tecnologías aplicadas Alexis Martínez, quien es no vidente.

Con este tipo de capacitaciones la vicepresidenta de la República y coordinadora del Gabinete de Políticas Sociales, doctora Margarita Cedeño, aporta a la reducción de la brecha digital de cara a la estrategia gubernamental República Dominicana Digital.

El proyecto T-Incluye comprende además la sensibilización en lenguaje y trato inclusivo al personal docente y administrativo de los CTC, la concienciación de la población acerca de la discapacidad, así como la reestructuración de sus instalaciones físicas para hacer de los 99 Centros Tecnológicos Comunitarios espacios inclusivos.

Estas y otras acciones persiguen desarrollar capacidades y promover inclusión tanto en el mundo digital, social, laboral y económico del país.

En los próximos tres años el proyecto T-Incluye estará enfocado en sensibilizar, alfabetizar y especializar digitalmente tanto a personas con discapacidad como a adultos mayores.

Fuente: EnSegundos