Archivo de la etiqueta: Matías Ramón Mella

Hoy conmemoramos el 205 aniversario del natalicio de Matías Ramón Mella

Fue militar, político y uno de los padres de la Patria de República Dominicana junto a Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez

 

Informa el Diario Libre. Este jueves se conmemora el 205 aniversario del natalicio Matías Ramón Mella Castillo, quien nació el 25 de febrero de 1816 en Santiago de los Caballeros. Fue hijo de Francisca Castillo y Antonio Mella Álvarez.

 

Militar, político dominicano y uno de los padres de la Patria de República Dominicana junto a Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez.

 

Como miembro del movimiento independentista, Mella encarnó la expresión militante y decidida, siendo conocido por haber disparado su trabuco la noche del 27 de febrero de 1844 en la Puerta de la Misericordia, que dio comienzo de esta forma a la revuelta por la Independencia.

 
De los fundadores de la República, Mella fue el más apto para las actividades militares. Su habilidad como estratega contribuyó significativamente a lograr la independencia dominicana, hecho que puso fin a la ocupación haitiana.

 

Más tarde, se incorporó al movimiento restaurador contra la anexión a España, realizada por el terrateniente Pedro Santana en 1861.

 

En 1835, en plena dominación haitiana, fue nombrado Preposé (persona asignada a una tarea particular) o encargado de la comunidad de San Cristóbal. Allí se dedicó al negocio del corte de madera, actividad de la que también se ocupaba Antonio Duvergé, lo que hace suponer que ambos líderes se conocieron entonces. Mella era hábil con el sable y la espada.

 

Hacia 1836, contando con veinte años de edad, Mella contrajo matrimonio con Josefa Brea, quien pertenecía a una familia importante del país y con quien procreó cuatro hijos: Matías Ramón, Dominga América María, Antonio Nicanor, e Ildefonso. Según un testamento del 5 de mayo de 1859, ninguno de los dos aportó grandes bienes al matrimonio. Al parecer, Mella adquirió sus bienes y propiedades estando casado, parte de ellos por vía hereditaria tras el fallecimiento de su padre en febrero de 1864.

 

Vida Política y Militar

El 1 de marzo de 1844 se integró como miembro de la recién creada Junta Gubernativa Provisional durante la Primera República y pocos días después partió para el Cibao, donde asumió el cargo de gobernador de Santiago y delegado de la Junta Central Gubernativa, convirtiéndose en el jefe político y militar de la región más importante del país.

 

Ostentó el rango de general del Ejército Dominicano e hizo venir a José María Imbert desde Moca, quien lo auxilió como «mano derecha» en el mando militar. Al dar comienzo la batalla de Santiago, Mella, que no se encontraba en la zona en ese momento, impartió las primeras instrucciones y escogió a Imbert como lugarteniente.

 

Cuando Faustin Soulouque invadió el país, Mella se incorporó al Ejército, destacándose en la batalla de Las Carreras, y pasó a ser secretario de Pedro Santana. Luego de la renuncia del presidente Manuel Jiménez y la elección de Buenaventura Báez como presidente, en septiembre de 1849, Mella fue nombrado secretario de Estado de Hacienda y Comercio.

 

Al surgir la enemistad entre Santana y Báez, Mella decidió seguir al lado del primero. Sin embargo, la obstinación de Santana por querer anexar el país a España los enemistó para siempre. Entre 1849 y 1861, Mella rechazó a Santana y su proyecto de anexión.

 

Mella desempeñó los cargos de comandante de Armas, ministro de la Guerra, gobernador de Santiago, ministro Plenipotenciario y enviado extraordinario en misión especial frente al Gobierno español. En julio de 1856 se le encomendó preparar un proyecto de ley para organizar el ejército.

 

Miembro de la Trinitaria

Aunque no se sabe cuándo conoció a Duarte, una vez fundada La Trinitaria, se adhirió a ella en calidad de miembro mediante un comunicado, junto a Sánchez y Félix María del Monte. Duarte vio en Mella un discípulo de condiciones excepcionales y lo designó como sustituto de Juan Nepomuceno Ravelo cuando este fracasó en las gestiones de llegar a un acuerdo con los dirigentes haitianos con la finalidad de organizar el movimiento de «La Reforma».

 

Guerra de independencia

En enero de 1843 fue comisionado por Duarte para trasladarse a la villa haitiana de Los Cayos de San Luis, al sur de la isla, para tomar contacto con los revolucionarios reformistas adversos al presidente Jean Pierre Boyer.

 

Guerra por la Restauración

Una vez declarada la independencia, Mella proclamó a Duarte presidente de la Junta Central Gubernativa con la finalidad de evitar que algún partidario del colonialismo ocupara el poder. Esta actitud provocó que Pedro Santana lo expulsara del país.

 

Mella regresó al país en 1848 amparado en la amnistía del presidente Manuel Jiménez y se unió a los conservadores liderados por Pedro Santana, hasta que en 1861, ya ante la eminente anexión a España, se adhirió a los restauradores.

 

Muerte

Mella murió el 4 de junio de 1864, en extrema pobreza, en una pequeña casa cercana a la Fortaleza San Luis, en Santiago, siendo enterrado cubierto por la bandera dominicana como fuera su deseo.

 

Sus restos se encuentran, junto a los de Duarte y Sánchez, en el Altar de la Patria.

 

 

Un día como hoy: Fallece Matías Ramón Mella Padre de la Patria

Hoy se conmemora el 156 aniversario de su deceso.

 

Un día como hoy 4 de junio del año 1864 murió Matías Ramón Mella, patriota dominicano, uno de los tres Padres de la Patria. 

 

Ramón Matías o Matías Ramón Mella; Santo Domingo, (1816 – 1864) Líder de la independencia dominicana. En 1838, dieciséis años después de que toda la isla de La Española fuera unificada bajo el dominio de Haití, Mella participó junto con otros patriotas dominicanos (entre los que cabe destacar a Juan Pablo Duarte y a Francisco del Rosario Sánchez) en la fundación de La Trinitaria, sociedad secreta de ideario liberal y separatista cuyo objetivo era la independencia de la mitad oriental de la isla (la actual República Dominicana).

 

Junto con Francisco del Rosario Sánchez, Mella lideró en 1844 la proclamación de la independencia y formó parte del gobierno provisional, pero, tras la victoria en Azua, el conservador Pedro Santana se hizo con la presidencia y decretó el exilio de los trinitarios. Con la amnistía de 1848 regresó al país y desempeñó importantes cargos militares y civiles en la nueva República. Totalmente contrario a la anexión a España, consumada en 1861 por iniciativa del presidente Santana, llegó a participar en la Guerra de Restauración (1863-1865), pero falleció antes de ver restaurada la República.

 

Aquella noche del 27 de febrero de 1844, cuando se encontraba reunido con otros conjurados en la puerta de La Misericordia, Matías Ramón Mella atinó a disparar un trabucazo ante la vacilación que amenazaba dar al traste con los propósitos independentistas. «No hay tiempo de retroceder -parece ser que dijo-. Habremos de ser libres o morir, es la consigna. ¡Viva la República Dominicana!» Y enseguida disparó su trabuco. Posteriormente, los patriotas marcharon hacia el baluarte de San Genaro (hoy puerta del Conde), en donde otro patricio, Francisco del Rosario Sánchez, proclamó el nacimiento de la República Dominicana.

 

El 16 de agosto de 1863. Al producirse el Grito de Capotillo, acción que dio inicio a la guerra, Matías Ramón Mella se incorporó de inmediato y se ocupó de nuevo de la organización de los efectivos militares y ocupó la vicepresidencia de la República en el gobierno de la Restauración. Ya muy enfermo, se mantuvo en este cargo hasta su deceso en 1864, sin llegar a ver la definitiva restauración de la República.

 

 

Buscan rescatar casa donde vivió y murió Mella

Santiago. El proceso de intervención para identificar como espacio cultural e histórico el lugar donde vivió sus últimos días el prócer Matías Ramón Mella comienza a ser asumido por la alcaldía de Santiago.

 

La vivienda, que fue modificada y que ahora funciona como puesto de arreglo de lavadoras, al menos será identificada con un mural con pasajes de la historia dominicana. El mural será denominado “La Quisqueya vencedora”, y tendrá las imágenes de los héroes de la independencia nacional y el rostro de Mella, según informó Yanilsa Cruz, gestora cultura de la alcaldía.

 

El local es propiedad de la familia Yunén y desde hace algún tiempo historiadores habían solicitado que se adquiriera y rescatara. Sin embargo, al no ser la casa original, esto conllevaría levantar una similar a la de donde murió Mella, nacido en Santo Domingo de Guzmán y fallecido en Santiago.

 

Hoy celebramos 173 aniversario de la Independencia Dominicana

A los 173 años de la gesta de independencia y creación del emblema patrio “Dios, Patria y Libertad, República Dominicana”, un 27 de febrero de 1844 dejó una huella profunda en la identidad de los dominicanos. Esos hombres y mujeres que dieron sus vidas nos dejaron un legado más allá de lo que podemos entender. Murieron porque sus conciencias les obligaron a actuar con valores incólumes para crear una nación soberana e independiente de cualquier intervención extranjera. Una nación que construyó los cimientos de una sociedad derramando su sangre para alcanzar esos nobles ideales.

Esta fue una gesta conocida y recordada, pero es ahora donde nosotros somos llamados a ser los nuevos defensores de la patria y de nuestra identidad como país del mundo. Somos cada uno de nosotros los nuevos Duarte, Sánchez y Mella.

Pero, ¿somos héroes realmente como aquellos que dieron sus vidas a cambio de la más digna gratitud del ser humano: la independencia y preservación de valores patrios?. No necesitamos mascaras o antifaz para ser héroes, sino ideal y disposición para ejecutar las acciones propias y correctas!

¿A la República Dominicana le sobra las buenas obras legadas por nuestros ancestros y podemos sonreír tranquilos ante las situaciones que hoy vivimos?

¡Nuestro país tiene cada día nuevos invasores! Estamos siendo lesionados no solo por las ocupaciones pacíficas de migraciones ilegales que transforman nuestro hogar en una cosmopolita diversa a la sonada por nuestros antepasados, sino invadidos por las informaciones malsanas que vemos a diario en los medios de comunicación. Mostramos cómo se preparan los delincuentes, se alimentan las prisiones y cómo se hace la marihuana o cocaína a través de noticieros nacionales e internacionales. Mostramos cómo se desarrolla el crimen organizado y la importancia de poder involucrarse a él, ya que de aquí nacen los nuevos héroes de la pantalla que nuestros jóvenes desean imitar. En síntesis, el mal uso de la tecnología involucra a miles de niños y jóvenes que al alcance de ella hacen lo que les guste, motivados indirectamente por el mal cuidado de sus padres, esos que viven inmersos en el agobio diario y en la justa por ganar la batalla del dinero a través de los medios cómodos.

Se muestran ideas xenofóbicas y rellenas de asqueante pornografía que denota un “alto grado” de masculinidad o femineidad dependiendo del caso.

La información recibida por nuestros adolescentes es negativa, llena de basura, crímenes y corrupción por parte del Estado, especialmente cuando sus gobernantes hacen promesas que se precipitan al vacío y dejan un hueco en el ideal de confianza de la nación.

Vivimos un mundo cruel y ávido de caer en manos de drogas, apatía por los seres humanos especialmente niños y ancianos y el desmedido goce por acumular riquezas. Y pregunto: ¿Cómo defendemos la nación, qué hacemos por ella, y cómo hacemos para construir la base de nuestra sociedad como pilar sólido y reluciente de nuestro futuro: La Familia?

Debemos construir una nación sin esperar que el gobierno lo haga porque somos responsables de nuestro destino y solo nosotros lo haremos bien para preservar los símbolos que han sido el legado de nuestros patricios.

¡Basta de esperar! No necesitamos héroes escondidos porque en el corazón de cada uno de nosotros habita ese héroe que ha de renacer y triunfar por nuestro país. Si estás dispuesto y tu corazón late con la inquietud de redimir y producir cambios favorables que ayuden a resolver los inminentes problemas que nos agobian, es hora entonces de que te vistas de héroe y aportes un granito de arena que sirva de base para el futuro de nuestra República Dominicana y en consecuencia, “el futuro de nuestros hijos”.

¡Hazlo ya! Tu familia, tu pueblo y tu nación lo necesita! La República Dominicana merece un mundo mejor! ¡Tú puedes hacerlo!

25 de Febrero: Día del Natalicio de Matías Ramón Mella

Hoy se cumplen 201 años donde la República Dominicana vio nacer al prócer que representó la firmeza, el honor y la valentía por la libertad de su pueblo.

 

Santo Domingo.- Hoy Quisqueya se viste de orgullo y esplendor al conmemorar el 201 aniversario del nacimiento de Matías Ramón Mella, quien es considerado uno de los Padres de la Patria tras desempeñar un papel preponderante en la gesta de independencia junto a Juan Pablo Duarte y a Francisco del Rosario Sánchez.

Mella poseía una habilidad como militar, político y activista que le permitió ser el más apto para las actividades de lucha por la independencia en las que participó junto a sus compañeros y de esta forma poner fin a la ocupación haitiana.

El historiador dominicano José Antinoe Fiallo Billini, explica que “Mella acumuló una gran experiencia de lucha política clandestina y pudo ante la ausencia de Juan Pablo Duarte cumplir un papel significativo ya que aglutinó una serie de sectores y provocó el estallido del 27 de febrero de 1844”.

Fiallo Billini considera que Mella pasa desapercibido dentro de la sociedad, debido a que “Mella elaboró el manual de la guerra de guerrillas como una manera de hacer la guerra política y militar, por esa razón no quieren que circule toda esa elaboración política, ya que ese manual manda mensajes en relación de cómo puede organizarse una  rebeldía adecuada y eficaz para obtener su objetivo”.

Rumbo a la Soberanía nacional

El 16 de julio de 1838 Juan Pablo Duarte decidió formar junto con otros liberales dominicanos la sociedad secreta La Trinitaria, a la cual más tarde se unieron Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella.

En esta sociedad secreta se reclutaban más hombres, pero fue descubierta por lo que permaneció en la clandestinidad con el nombre “La Filantrópica”.

Sin embargo, continuaron conspirando contra los haitianos y en 1843 la revolución tuvo un gran progreso: los trinitarios se unieron al Partido Liberal Haitiano que derrocó al entonces presidente Jean Pierre Boyer.

El sucesor de Boyer, Charles Riviere-Hérard, encarceló algunos trinitarios y obligó a Duarte a abandonar la isla buscando apoyo en Colombia y Venezuela aunque no tuvo éxito y en diciembre de 1843 los rebeldes le pidieron que regresara, pero estaba aquejado de salud y no pudo regresar.

La noche del 27 de febrero de 1844, Mella con valentía disparó un trabucazo en la Puerta de la Misericordia, partiendo hacia la Puerta del Conde donde es proclamada la República e izada la Bandera Dominicana.

Al ser libres e independientes

Una vez declarada la independencia nacional, Mella proclamó a Duarte como presidente de la Junta Central Gubernativa con la finalidad de evitar que algún partidario del colonialismo ocupara el poder. Esta actitud provocó que Pedro Santana lo expulsara del país.

Mella regresó al país en 1848 amparado en la amnistía del presidente Manuel Jimenes y se unió a los conservadores liderados por Pedro Santana, hasta que en 1861, ya ante la eminente anexión a España, se adhirió a los restauradores.

En agosto de 1863 viajó al sur, atravesando la Cordillera Central por Constanza, con el encargo de organizar las tropas restauradoras dirigidas por Pedro Florentino.

Durante la restauración fue designado Ministro de la Guerra y elaboró un manual de guerra de guerrillas en enero de 1864.

Mella se desempeñaba como vicepresidente de la República Dominicana cuando enfermó de disentería y poco antes de morir pidió que sus restos fueran envueltos en la Bandera Nacional y pronunció estas palabras: “Aún hay patria, viva la República Dominicana”.

El 4 de junio de 1864, el prócer murió en extrema pobreza en una pequeña casa cercana a la Fortaleza San Luis, en Santiago.

Sus restos descansan en el Altar de la Patria ubicado en Santo Domingo junto a los de Duarte y Sánchez.

Himno a Matías Ramón Mella

No fue nunca la divisa del instinto de matar, ni fue el rígido instrumento de la fuerza militar provocando las groseras ambiciones del poder: Fue tu espada la divisa del honor y del deber.

Fiel discípulo de Duarte, comprendiste el ideal, y sirviendo los destinos de la causa nacional, disparaste tu trabuco , que rugió como León, despertando Las conciencias y clamando redención.

La Bandera fue tu culto, la Bandera fue tu altar, y dijiste: Cuando vaya para siempre a descansar, que ella envuelva mi cadáver y moriste con honor, en los brazos siempre abiertos de la enseña tricolor.

Y después cuando quisieron, de la fosa recoger, tus cenizas venerandas, un milagro pudo ser: encontraron la bandera, la Bandera tricolor, reviviendo en sus matices la grandeza de tu amor.

Autor: Ramón Emilio Jiménez, Música: Julio Alberto Hernández