Archivo de la etiqueta: Michael Jordan

Lo que ganó Michael Jordan con el documental «The last dance»?

La leyenda del básquet ascendió en el ranking de Forbes de millonarios gracias a la serie. Sus ingresos son mayores como retirado que como jugador.

 

Michael Jordan, mítica figura de la NBA, ascendió al puesto 1.001 de las personas más ricas del mundo gracias a los ingresos por «The last dance», el documental que recorre su exitosa carrera con Chicago Bulls y que se encuentra disponible en Netflix.

 

El ranking confeccionado por Forbes asegura que Jordan ostenta una fortuna de 2.100 millones de dólares tras haber ingresado 300 millones sólo el año pasado.

 

Tras su retiro como basquetbolista, Jordan compró el 70% del paquete accionario de los Charlotte Hornets, lo cual le ayudó a aumentar su fortuna basada en las ganancias registradas por su acuerdo con Nike (145 millones el último año).

 

La prensa estadounidense destacó que, llamativamente, Jordan «apenas» ganó 94 millones de dólares durante sus 15 temporadas como jugador de Chicago Bulls y Washington Wizards.

 

Su primer contrato con los «Bulls» le representó un sueldo de 2,8 millones de dólares, mientras que debió esperar doce años para ser el basquetbolista mejor pagado del mundo, superó la barrera de los 30 millones en 1996.

 

Forbes, cuyo ranking sigue liderado por Jeff Bezos (Amazon), Bill Gates y el magnate de los bienes de lujo Bernard Arnault, recordó que la fortuna de Jordan tiene su fundamento en sus acuerdos con Nike, Coca-Cola, McDonalds, Chevrolet, Gatorade, Hanes y Upper Deck.

 

La publicación estimó que desde el inicio del acuerdo comercial con la empresa de indumentaria deportiva, en 1984 y a cambio de 500 mil dólares anuales, Jordan ganó 1.700 millones de la moneda estadounidense.

 

El éxito le permitió al ex basquetbolista tener su propia marca en la empresa («Jordan Brand»), la cual registró ingresos por 3.100 millones de dólares sólo en 2019.

 

La última inversión de Jordan, ahora con 57 años, fue comprar el equipo béisbol Miami Marlins junto a Derek Jeter, su amigo y leyenda de los Yankees de Nueva York.

 

Asimismo, es dueño de cinco restaurantes, una concesionaria de autos de lujo y con otros propietarios de equipos de la NBA creó la marca de tequila «Cincoro», cuya botella más costosa tiene un costo de 1.600 dólares.

 

 

Fuente: www.ambito.com

El éxito de ‘El Último Baile’ dispara el valor de los objetos de Jordan

Con audiencias de récord, el documental ‘The Last Dance’ (El Último Baile) ha reavivado la admiración global por el ícono de la NBA Michael Jordan y multiplicado el valor de sus objetos de coleccionista, algunos de los cuales alcanzan los cientos de miles de dólares.

 
“El momento justo lo es todo”, dice Jordan Geller, un coleccionista que el domingo será al menos 240.000 dólares más rico gracias a la venta en Sotheby’s de un par de zapatillas Air Jordan 1, el primer modelo creado especialmente por Nike para Michael Jordan, quien debutó en la NBA en 1984.

 

Este par, usado en la pista por la leyenda de los Chicago Bulls, podría establecer un récord de subasta de zapatillas establecido el año pasado por Nike’s Moon Shoe, que se vendió por 437.500 dólares.

 

Los modelos de Air Jordan han sido populares entre los coleccionistas durante 30 años, junto con las camisetas y los cromos de Jordan, quien ganó seis campeonatos con los Bulls y es considerado el mejor jugador de la historia de este deporte.

 

Muchos especialistas consideran que Jordan es una figura clave en la creación del mercado de zapatillas coleccionables, con solo personalidades no deportivas como Kanye West o Travis Scott que pueden competir con él hoy.

 

Pero el documental de 10 partes de ESPN “The Last Dance”, que teje detalles de toda la carrera de Jordan a través de la narrativa de la búsqueda de los Bulls de un sexto título de la NBA, ha aumentado el interés en todas las cosas de Jordan.

 
“Creo que esto cambia las reglas del juego”, dijo Chris Ivy, director de coleccionables deportivos de Heritage Auctions, sobre la serie documental que Netflix realizó en todo el mundo.

 

Ivy predijo que el interés impulsado por “The Last Dance” continuará.

 

– ‘Nunca había visto algo así’ –

 

En la plataforma de reventa de zapatos StockX, el modelo Air Jordan 1 Chicago ahora se vende por hasta 1.500 dólares, en comparación con 900 que costaba en marzo.

 

El primer episodio de “The Last Dance” se emitió el 19 de abril.

 

“Eso podría atribuirse en gran medida al documental porque es una zapatilla que ha estado en el mercado durante años”, dice el economista de StockX Jesse Einhorn.

 

Del mismo modo, una tarjeta de colección Fleer de 1986 se vendió por 96.000 dólares a principios de mayo en Heritage, un artículo que valía entre 20.000 y 30.000 dólares a principios de año.

 

“Mucha gente que tenía una colección de tarjetas deportivas cuando era niño ha estado yendo frenéticamente por sus áticos para encontrar esas cajas y esas carpetas”, se ríe Geoff Wilson, fundador de la plataforma Sports Card Investor.

 

“No he visto nada como esto, y más desde que terminó su carrera”, dijo Ivy, señalando que Jordan se retiró en 2003.

 

La emoción se extiende más allá del propio Jordan. Las ventas de artículos de la marca Bulls aumentaron un 400% en mayo (en comparación con el año pasado) en el sitio de artículos deportivos Fanatics.

 

“Para muchas personas de mi edad entre 40 y 50 años, Michael Jordan fue el Babe Ruth de nuestra generación (leyenda del béisbol de Grandes Ligas)”, dijo Ivy.

 

“Las personas en ese rango de edad están comenzando a llegar a un punto en sus vidas en el que comienzan a reunirse nuevamente”.

 

Incluso los fanáticos más jóvenes, destetados por las hazañas del difunto Kobe Bryant y el actualmente activo LeBron James, sienten el encanto de Jordan.

 

“La mayoría de nuestros clientes son millennials y la Generación Z, muchos de los cuales no estaban necesariamente vivos cuando Jordan jugó”, dijo Einhorn. “Es un testimonio del poder de permanencia de Jordan como una figura cultural icónica, casi como mítica”.

 

Y el mercado de zapatillas de baloncesto está madurando, respaldado por una nueva generación de entusiastas, como lo demuestra la aparición de plataformas comerciales y los precios obtenidos en las subastas en los últimos tres años.

 

“La recolección y la reventa de zapatillas solían ser actividades subterráneas que disfrutaban algunas pocas zapatillas deportivas”, dijo Geller. “Ahora es mucho más convencional”.

 

El cambio no ha escapado a la atención de los fabricantes, que han adaptado sus estrategias de marketing y promoción en consecuencia.

 

“Las marcas de zapatillas están atendiendo a los coleccionistas de zapatillas al lanzar más y más zapatillas de edición limitada, por lo que con cantidades más pequeñas, la demanda se dispara”.

 

Pero en la opinión de Geller, nada puede compararse con los Air Jordans originales, especialmente aquellos que pueden vincularse con el gran hombre mismo.

 

“Creo que las Air Jordan 1 de Game Worn son las zapatillas más icónicas de todos los tiempos”, dijo Geller. “El hecho de que estos zapatos fueran usados por Michael Jordan los llevó a un nivel completamente diferente”.

 

¿Alguna vez romperemos la marca de un millón?

“Creo que sí”, dijo Ivy. “Estoy trabajando para un envío en el futuro que creo que tiene el potencial de llegar a un millón de dólares”.

 

 

Fuente: Ensegundos

La NBA vibra con ‘El Último Baile’ de los Bulls

Tras un mes privados de basquetbol por la pandemia de COVID-19, jugadores y aficionados de la NBA vivieron con intensidad los primeros episodios de “The Last Dance”, la esperada serie documental que ofrece una mirada inédita a los Chicago Bulls de Michael Jordan.

 

Los dos primeros capítulos atrajeron a 6,1 millones de espectadores la noche del domingo en Estados Unidos, una cifra récord para un documental de ESPN, reportó este lunes la propia cadena.

 

El estreno dominó también las conversaciones en las redes sociales, con numerosos comentarios de jugadores emocionados por rememorar a sus ídolos de infancia.

 

“Las mejores dos horas de la cuarentena”, resumió en Twitter el ala-pívot de los Philadelphia 76ers Tobias Harris.

 

“Podría haber visto los 10 capítulos ahora mismo”, coincidió Zach Lavine, la actual figura de los Bulls.

 

“The Last Dance” (El Último Baile) contiene material que no había visto la luz en más de 20 años. Los Bulls permitieron que un equipo de rodaje les acompañara durante la convulsa temporada 1997-1998, la última de la dinastía que logró seis campeonatos en ocho años.

 

Con entrevistas a sus principales protagonistas, incluidos Jordan y personalidades como Barack Obama, el documental relata el esfuerzo, la gloria y la autodestrucción de uno de los mejores equipos de la historia del deporte.

 
También es una ventana para que las nuevas generaciones se asomen a la figura legendaria y ultra competitiva de Jordan, incluidos jugadores que lucen su icono en ropa y zapatillas pero que no alcanzaron a verle en directo dominar la NBA y convertirla en un fenómeno global.

 

“Siento que este documental me hará poner a Michael Jordan en el primer lugar” de los mejores jugadores de la historia, dijo el base All-Star Trae Young (nacido en 1998), quien tenía por delante en su lista personal a su contemporáneo LeBron James.

 

Con este documental “los jóvenes aficionados que nunca vieron jugar a Michael, ahora entienden por qué es el mejor jugador de basquetbol de todos los tiempos”, recalcó el mítico base de Los Angeles Lakers Earvin ‘Magic’ Johnson.

 

 

– Éxito, ambición y conflictos –

Desde su arranque, “The Last Dance” transmite la tensión que existía dentro de la franquicia de Chicago en el otoño boreal de 1997, cuando el entrenador Phil Jackson dijo a sus jugadores que la temporada que comenzaba sería “el último baile”.

 

Según Jackson, el mánager general, Jerry Krause, le había advertido que iba a ser su última campaña al mando de los Bulls a pesar de que Jordan, que buscaba su sexto anillo con 34 años, se negaba a jugar para otro entrenador.

 

Algunas de las escenas más crudas de los primeros capítulos son las burlas que le hacía Jordan directamente a Krause por su físico.

 

En su recuerdo de los primeros meses en la NBA, Jordan revela un episodio en el hotel de concentración de la pretemporada de los Bulls, cuando descubrió que sus compañeros habían montado una fiesta con drogas en una habitación.

 

“Prácticamente todo el equipo estaba allí. Y había cosas que no había visto en mi vida. Habían rayas (de cocaína) por un lado, fumadores de marihuana por otro, mujeres”, explica. “Lo primero que dije fue: ‘Me voy’. Todo lo que podía pensar era que si hacían una redada, yo era tan culpable como todos los demás. Desde ese momento más o menos estuve por mi cuenta”.

 

Al año siguiente, cuando Jordan ya era una sensación en la NBA, mantuvo discrepancias con la dirección a causa de la grave lesión que sufrió en un pie. Antes de acabar la recuperación, Jordan quería volver a las pistas a pesar de que los médicos le calculaban un 10% de posibilidades de recaer de forma tan grave que podría acabar con su carrera.

 

“Le dije a Michael, no estás entendiendo la relación riesgo-beneficio. Si tuvieras un dolor de cabeza terrible y te diera 10 pastillas, de las que nueve te curarían y una te mataría, ¿te tomarías una?”, recuerda que le preguntó el presidente de los Bulls, Jerry Reinsdorf.

 

“Depende de lo fuerte que sea el dolor de cabeza”, le respondió Jordan.

 

El arranque del documental también exhibe los problemas que tuvo Scottie Pippen, el escudero de Jordan, con el ya fallecido Krause, a quien reprochaba su bajo contrato y sus intentos de traspasarle.

 

El documental dirigido por Jason Hehir, que consta de 10 episodios que se irán transmitiendo semanalmente, iba a ser lanzado coincidiendo con el inicio de las finales de la NBA en junio, pero se adelantó para que los aficionados pudieran disfrutarlo durante este periodo de ausencia de deportes.

 

Fuente: AFP

Su majestad Michael Jordan cumple 55 años

Un hombre que basó su éxito en esfuerzo y trabajo y que lo convirtió en el mejor basquetbolista de todos los tiempos
 

El ex jugador de baloncesto, Michael Jordan, festejará 55 años de vida este sábado 17 de febrero, fecha que coincide con la realización del Concurso de Clavadas 2018 de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, por sus siglas en inglés), espectáculo que ha estelarizado el neoyorkino.

 

Jordan verá el día de su cumpleaños a Victor Oladipo (Pacers), Donovan Mitchell (Jazz), Larry Nance Jr. (Cavaliers) y Dennis Smith Jr. (Mavericks) intentar emular aquella hazaña de 1988, cuando la leyenda de Toros de Chicago dejó una imagen que quedará marcada para siempre en la historia del baloncesto y el deporte mundial.

 

Cuando 1988 corría, un confiado Jordan tomó el balón en la duela del Estadio de Chicago ante su público y lo llevó con fiereza de un lado al otro para realizar una de las jugadas más recordadas en la historia de los concursos de clavadas de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, por sus siglas en inglés).

 

Jordan, de 25 años en aquel entonces, perdía en la final ante el legendario Dominique Wilkins, quien consiguió una calificación casi perfecta de los jueces en su último intento y obligaba al jugador de los Toros de Chicago a hacer algo que parecía imposible.

 

El nacido en Nueva York en 1963, saltó desde la línea de tiros libres, se suspendió en el aire por más de cinco metros, empotró el balón en el aro ante la mirada atónita de los presentes y celebró la proeza, consciente de que acababa de hacer historia.

 

Ese fue el segundo y último título del Concurso de Clavadas de la NBA para “Su Majestad”, quien terminó oficialmente su carrera profesional en 2003 con seis campeonatos en el circuito, además de ser reconocido en cinco ocasiones como el jugador más valioso de la temporada y 14 veces considerado para el Juego de Estrellas.

 

Este fin de semana, estará protagonizado por las estrellas de la NBA, quienes serán los encargados de demostrar su calidad y capacidad de juego en las diferentes dinámicas que permite el baloncesto profesional.

 

Quizá la más llamativa de todas es aquella donde los mejores “voladores” de la NBA deslumbran a la afición con espectaculares e innovadoras formas de anotar dos puntos, con saltos y contorsiones que desafían la física.

 

Una gran historia

«He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganaba el partido y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y es por eso que tengo éxito”, es la frase que identifica a la perfección aMichael Jordan, una verdadera leyenda viviente.

 

Y es que la la vida de Jordan ha estado llena de trabajo y esfuerzo, dos cosas que lo han llevado hasta lo más alto del básquetbol. Ganador de seis anillos con los Chicago Bulls, 10 veces nombrado como el mejor quinteto de la NBA y cuatro oros en los Juegos Olímpicos son algunos de sus triunfos.

 

Pero la carrera de Michael no arrancó como él quiso. Su primera decepción la sufrió cuando fue rechazado en un colegio por ser bajito. Sin embargo no se dio por vencido y con ese coraje se planteó llegar a la NBA y ser uno de los mejores jugadores de la historia. Lo logró.

 

Su punto máximo lo alcanzó con los Bulls, equipo que lo convirtió en su estrella, su referente y su máxima estrella. Con un elenco rodeado de grandes estrellas como Scottie Pippen, Denis Rodman y liderados por su padre deportivo, Phil Jackson, pusieron en lo más alto al equipo. Una estatua suya figura fuera del estadio de los Bulls: «Jordan se convirtió en sinónimo de Chicago y entregó a la comunidad una fuente de orgullo internacional que rara vez experimentaba. Chicago a menudo se asociaba con Al Capone, un gángster, y al mal. Por Jordan, Chicago se asoció a la excelencia», contó Samuel Smith,periodista de Chicago, quien también escribió su libro.

 

«Su Majestad» confiaba tanto en su calidad y talento que se dio el lujo de probar en otros deportes: el béisbol y el golf. El 4 de marzo de 1994, durante su retiro parcial del baloncesto, Michael Jordan apareció en el diamante en un partido no oficial con los White Sox, donde causó gran sensación. Jordan probó en esta disciplina por una promesa que le hizo a su padre, antes de que este muriera. A pesar de que no llegó a jugar en grandes ligas, el propietario del equipo y también dueño de los Bulls lo usó en partidos de exhibición.

 

15 Feb 1993: MICHAEL JORDAN LOOSENS UP DURING HIS FIRST DAY OF SPRING TRAINING WITH THE CHICAGO WHITE SOX.

 

Otro deporte en el que probó fue en el golf, donde lo hace más por diversión, pero no por eso le gusta perder, es competitivo en cualquier instancia: «Tiene una competitividad maníaca. Una vez estábamos jugando al golf y el juega bien pero no es grandioso. Y venía mal en ese partido. Y esperó que la gente lo reconociera y se llegara al último hoyo. Ante toda la gente ahí viéndolo, hizo la gran jugada con un putt de 30 pies. Ese es Jordan, quería ganar hasta en las conferencias de prensa con los periodistas», reveló Smith.

 

Guard Michael Jordan of the Chicago Bulls at a golfing event.

 

Sin embargo, el norteamericano también tuvo momentos difíciles en su vida. Uno de ellos y el más sonado fue su divorcio con Juanita Vanoy, considerado uno de los más costosos de la historia, pues tuvo que pagarle el equivalente a 200 millones de dólares. También en 1985 los tenis que Jordan usaba, de color negro con rojo, fueron censurados por la NBA, pues según ellos violaban los códigos de la liga. Lejos de perjudicar al jugador y a la marca deportiva, fue benéfico pues se vendieron como pan caliente.

 

Antes de su retiro oficial, se dio el lujo de jugar en los Washington Wizards, donde en un juego llegó a alcanzar los 58 puntos a sus 38 años. Hoy, Michael Jordan vive pegado al equipo del que es propietario, los Charlotte Hornets, del que no se despega ni un momento; sigue jugando al golf y hace cosas como un hombre común y corriente: «Se qué cambia muchos pañales con sus hijas más pequeñas, ja», comparte Sam.

 

Ni la gripe, fiebre y un supuesto veneno que le pusieron a su comida en el quinto juego de la serie ante el Utah Jazz de la temporada 1996-97 frenaron a Michael. Él era casi un dios en la duela, un hombre que gracias a su fortaleza mental y tenacidad se convirtió en la leyenda que es. Incluso hasta se dio el lujo de compartir pantalla con Bugs Bunny, el conejo de la suerte, solo que no se sabe quién le pasó la suerte a quien.

 

Nombre: Michael Jeffrey Jordan

Apodo: “Su Majestad”, “Air Jordan”

Fecha de nacimiento: 17 de febrero de 1963

Lugar de nacimiento: Brooklyn, Nueva York

Estatura: 1.98 metros

Deporte: Baloncesto

Posición: Escolta

Universidad de procedencia: Universidad de Carolina del Norte

Equipos: Toros de Chicago (1984-1993, 1995-1998), Magos de Washington (2001-2003)

Distinciones:

6 veces campeón de la NBA — 1991, 1992, 1993, 1996, 1997, 1998

6 veces MVP de las finales — 1991, 1992, 1993, 1996, 1997, 1998

14 veces All-Star

5 veces MVP de la Temporada — 1988, 1991, 1992, 1996, 1998

2 medallas de oro olímpicas — Los Ángeles 1984, Barcelona 1992

Mejor Defensor del Año — 1988

Novato del año — 1985

2 concursos de clavadas (1987, 1988)

Salón de la Fama del Baloncesto desde el 11 de septiembre de 2009

Michael Jordan dice que “las 73 victorias no significan nada”

Michael Jordan felicitó personalmente a los Golden State Warriors tras superar la pasada temporada el famoso registro de 72-10. Sin embargo, el propietario Joe Lacob ha contado de primera mano una anécdota muy curiosa que protagonizó el ex-jugador y mandamás de los Charlotte Hornets.

“Estábamos reunidos para la negociación colectiva. Yo estaba en el comité y tuvimos varias cenas en Nueva York donde estaban Jordan y otros propietarios”, dijo Lacob a los micrófonos de CBS. “Éramos seis. Uno de ellos era Dan Gilbert (Cleveland). Estábamos bebiendo y pasando un buen rato, pero hubo un momento que Jordan dijo: ‘Las 73 victorias significan una mierda’. Lo hizo. Michael Jordan lo hizo. Y lo miré y decidí no hacerle mucho caso. Pero me dije a mí mismo: ‘Tiene razón. No ganamos, así que tenemos mucho que mejorar’”, explicó.

Jordan y sus compañeros, en la temporada 1995-96, dieron a Chicago Bulls su cuarto anillo de campeón . Los integrantes de aquella plantilla lucieron unas camisetas donde se podía leer: “El 72-10 no significa nada sin el anillo”, tras la derrota de los Warriors en la final de la NBA, ante los Cavaliers.