Archivo de la etiqueta: Miedo

Consejos para afrontar el miedo al Coronavirus ¿y cómo hacerlo?

Las recomendaciones psicológicas que se están difundiendo en los medios para afrontar la crisis por el coronavirus son sólo paliativos. Estos consejos serán útiles cuando el miedo se reduce a una preocupación por los acontecimientos, pero no si se tiene miedo.

 

Los consejos psicológicos que se están difundiendo para afrontar psicológicamente el temor al coronavirus desde los organismos oficiales son lógicos pero insuficientes. Veamos cuáles son y en qué fallan:

 

«No hacer caso de rumores y noticias falsas, no sobreexponerse a la información, no hablar constantemente de ello, buscar pruebas de realidad y datos fiables de medios oficiales científicos veraces». Esto es útil cuando lo que «asusta» es falso. Pero cuando lo que «asusta» es la información veraz, es inútil. Por otro lado, una persona que tiene miedo, puede tratar de evitar el tema, pero lo que hará es pensar sobre ello.

 

«Hacer vida normal, no magnificar la situación o mantenerse distraído». Hacer vida normal y no magnificar la situación puede ayudar un poco a no empeorar las cosas, pero no resolverá el miedo. Por otro lado, las distracciones sólo aplazarán momentáneamente el problema.

 

«Abogar por la tranquilidad». Es algo obvio que no se puede lograr simplemente por querer estar tranquilo. Uno no elige voluntariamente tener miedo, luego no puede elegir no tenerlo.

 

«Identifique los pensamientos que puedan generarle malestar». Esto sólo es útil si no se limita a luchar por evitar dichos pensamientos.

 

«Reconozca sus emociones y acéptelas». Reconocer las emociones, como en el caso anterior, es útil, pero aceptarlas no es la solución, en realidad no es posible. Tratar de «aceptar» una emoción es un proceso cognitivo que lo único que puede lograr, y no siempre, es reprimir esa emoción temporalmente. 

 

Resolver el miedo es un proceso de aprendizaje
Igual que aprender a nadar, aprender a resolver el miedo es un proceso. No se hace con unos consejos bienintencionados. La situación actual provocada por la expansión del nuevo coronavirus ha despertado miedos habitualmente adormecidos que tienen la mayoría de las personas: miedo a enfermar y miedo a la muerte, propia o de un ser querido.

 

 

 

En esta situación de emergencia cada cual hace lo que puede para lidiar con estos miedos. Lo habitual es distraerse, quitarle importancia, alarmarse y pensar constantemente, obsesionarse con las medidas de precaución, saltárselas para demostrarse que no se tiene miedo… Sin embargo, por ser urgente, es una situación muy propicia para aprender a resolver los miedos, el miedo.

 

Es bueno para todos
Es muy habitual que en situaciones de emergencia los seres humanos reaccionen solidariamente, se recupera el sentimiento de comunidad y se reacciona con generosidad. Un ejemplo es la respuesta masiva que ha habido de donantes de sangre, provocando que las autoridades sanitarias retiren el llamamiento inicial.

 

Seguir Leyendo…

8 consejos para superar el miedo a volar

El Servicio Nacional de Salud de Inglaterra (NHS) clasifica a una fobia como el miedo abrumador y debilitante a un objeto, lugar, situación o animal. Estos temores, que se presentan en forma de ansiedad, generalmente aparecen en la niñez y continúan presentes durante la etapa adulta. Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué una persona desarrolla algún tipo de temor específico, se cree que puede llegar a ser hereditario.

 

¿Cuándo se enfrenta el miedo a volar?

Si una fobia se vuelve muy severa, una persona puede organizar su vida de tal manera que puede tratar de evitar los objetos, lugares o situaciones que le causan ansiedad. Pero, ¿qué pasa si una persona no tiene otra opción más que enfrentar su mayor temor? Es decir, ¿qué pasa si tiene que subir a un avión a pesar de sufrir del miedo a volar?

 

Aerofobia ¿qué es?

La aerofobia es el miedo persistente, inusual e injustificado a despegar del suelo, según el sitio web Fobia.org. Generalmente, se manifiesta al subir a un avión o durante el vuelo, cuando éste experimenta algo de turbulencia, y se estima que uno de cada cuatro pasajeros llegan a sufrir los efectos de la fobia. Si tu eres uno de ellos, puede que necesites implementar alguno de estos 8 consejos para superar el miedo a volar…

 

1. Conoce los factores que lo provocan

Identifica las situaciones que provocan tu ansiedad en el vuelo, por ejemplo, los síntomas de algunas personas comienzan al oír las turbinas del avión, o al mirar al avión descender a través de la ventana. “Aprender a reconocer los factores que te alteran es lo que te ayudará a calmarte”, informa la Asociación Americana de Ansiedad y Depresión (ADAA).

 

2. Sube al avión con conocimientos

Los aviones son el medio de transporte más seguro para viajar, pero cuando una persona sufre de aerofobia no piensa en esto, al contrario, el miedo a volar se caracteriza por imaginar escenarios catastróficos. Es por eso que es importante saber las cifras y los datos que te pueden ayudar a controlar tu ansiedad durante estos momentos críticos. “La ansiedad se alimenta de la ignorancia”, explica la ADAA.

 

3. Anticipar la ansiedad

“Ansiedad anticipatoria” se refiere a la predicción de ataques de ansiedad antes de que estos sucedan. ¿Cómo es que esto te puede ayudar? Si ya has volado anteriormente y conoces los factores que activan tu problema de ansiedad, puedes idear un plan o estrategia de ataque que pueda ayudarte a controlarla. Por ejemplo, algunas personas sienten una sensación de relajación al apretar fuertemente la mano de otro pasajero.

 

4. Separar el peligro del temor

Según la ADAA, es difícil separar la ansiedad del peligro, ya que ambos pueden sentirse del mismo modo. Asegúrate de categorizar tu ansiedad como temor y no como peligro, porque ésta hace que tus pensamientos se sientan cada vez más catastróficos, y no debes confundirlos con la realidad. Recuérdate a ti mismo que sentirse ansioso no es lo mismo que estar en peligro: tú estás a salvo, incluso si tu cuerpo te está diciendo lo contrario.

 

5. Sé más inteligente que la ansiedad

La ansiedad juega contigo: te hace creer que estás en peligro cuando no lo estas; y si haces caso a esta sensación constantemente, estás agrandando tu miedo a volar. Pero no tiene que suceder de esta manera, la ansiedad puede ser burlada. Cuando sientas que la ansiedad ataca, “haz lo opuesto a lo que tus sentimientos de ansiedad te dicen que hagas”, sugiere ADAA. Solo así podrás burlar a la ansiedad y conquistar tu fobia durante el vuelo.

 

6. En caso de turbulencia

Probablemente, la mayoría de casos de aerofobia se incrementan cuando un avión pasa por una turbulencia. Es algo casi imposible de evitar o predecir y hace creer a los pasajeros que algo malo está a punto de ocurrir. Sin embargo, los expertos sugieren implementar los consejos ya mencionados y recordarte a ti mismo que estás seguro y que nada malo te sucederá.

 

7. Informa a otros pasajeros

No siempre es posible viajar junto a un familiar o amigo que te pueda ayudar a controlar la ansiedad durante un vuelo, pero esto no significa que otros no te puedan brindar su ayuda. Si es necesario, informa a otros pasajeros sobre tu condición y explica los factores y situaciones que te hacen reaccionar. También, el personal del vuelo está entrenado para ayudar a pasajeros a con este tipo de problemas, informales sobre tu condición.

 

8. Aprecia cada vuelo

“La exposición es el ingrediente activo para vencer toda fobia”, explica la ADAA, que en otras palabras significa que cada vuelo te brinda la oportunidad de tomar el siguiente paso para vencer tu miedo. Tu objetivo es entrenar a tu cerebro para que se vuelva menos sensible a los factores desencadenantes que te provocan la ansiedad y enfrentarlos poco a poco, es una manera de superar tus miedos.

 

Fuente Holadoctor.com

 
 
 

Nuestra Familia: El miedo en los niños

Todos en algún momento hemos sentido miedo; es una emoción natural que puede aparecer en cualquier momento y no tiene nada de malo sentirla. Sin embargo, no es lo mismo reaccionar con miedo a algo desconocido, repentino o diferente que provocar un miedo que no existe.

Algunas familias suelen recurrir a inculcar miedo en los niños, en busca de que este sea obediente o realice alguna actividad, sin saber que puede estar provocando inseguridades de por vida, que luego pueden ser difíciles de superar.

Es común ver casos en los que hermanos asustan a sus hermanitos con el cuco, los monstruos y muchas cosas más y los padres no tienen conocimiento de lo perjudicial que puede llegar a ser esto para un pequeño. Lo peor es que muchas veces son los mismos padres los que infunden miedo a sus hijos, cosa que deja al niño desprotegido.

En mi caso particular no lo viví y tampoco lo aplico con mi hijo, cosa que me ha funcionado muy bien, pues son pocas cosas a las que teme; sin embargo, es un niño y es normal que en ocasiones reaccione con miedo a situaciones desconocidas. En estos casos, lo que hago es hablar con él sobre su emoción.

Le explico bien de qué se trata lo que en su momento pueda causarle miedo, si se puede tocar lo toco, si se puede montar me monto, siempre respetando su decisión y sin imponer  que haga algo si le causa miedo.

Hay miedos muy comunes en la niñez que conversando con nuestros hijos podemos ir superando. El miedo a algunos animales, a la oscuridad, a personajes disfrazados, a fenómenos naturales, entre otros.

Me he dado cuenta de que los miedos van cambiando según la edad del niño, y es nuestra responsabilidad acompañarlos y entenderlos cuando ocurra, con amor y paciencia, sin juzgarlos ni humillarlos; de lo contrario estaremos alimentando inseguridades y fobias sin necesidad.

Bríndale el apoyo oportuno a tu pequeño, que sepa que estas ahí para él y que juntos van a afrontar el miedo, que no es más que una emoción y como tal, debe ser vivida. NF