Archivo de la etiqueta: OMS

El Coronavirus podría «no irse nunca»: la advertencia de la OMS sobre la posibilidad de que el SARS-CoV-2 se vuelva endémico

La OMS dice lo que la humanidad no quería escuchar

 

El nuevo coronavirus Sars-CoV-2, el causante de la enfermedad covid-19, tiene el potencial de convertirse en un virus endémico y “no irse nunca”.

 
Así lo indicó el director de Emergencias Sanitaras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, al evaluar la posibilidad de que el patógeno siga el curso de otros virus que siguen activos en el mundo.

 

“Es importante poner este asunto encima de la mesa: el virus podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus pueden no irse nunca», dijo Ryan este miércoles.

 

Por ello advirtió que no es prudente generar expectativas sobre una posible fecha futura que marque el fin de los contagios de covid-19, detectada por primera vez a fines de 2019 en China.

 
«Creo que es importante que seamos realistas y no me parece que nadie pueda predecir cuándo desaparecerá la enfermedad», aseveró.

 

«Creo que no hay promesas para esto y no hay fechas».

 

Hasta este miércoles, la OMS registraba 4,1 millones de casos confirmados de covid-19 a nivel mundial, así como 287.000 muertes. América superó en las últimas horas a Europa como la región más afectada.

 
Ryan dijo que es muy difícil proyectar cuánto tiempo circulará el virus de la forma en que lo hace ahora, pues los estudios que se están haciendo en varios países muestran que solo un porcentaje relativamente bajo de la población se ha infectado.

 

Ese porcentaje incluye a personas asintomáticas -que no supieron que estaban infectadas porque no presentaron síntomas o fueron muy leves- pero que han producido anticuerpos porque tuvieron covid-19.

 

El jefe de Emergencias Sanitaras también apuntó que si se consigue una vacuna, para que sea efectiva debe ser altamente eficaz, con disponibilidad para todo el mundo y aplicada de forma masiva.

 

¿Qué es un virus endémico?
El sarampión, ejemplificó Ryan, es un virus endémico que se ha mantenido en el mundo durante varias décadas y para el cual hay vacunas, sin embargo no ha podido ser erradicado.

 

Pero hay muchos otros ejemplos de enfermedades que se volvieron endémicas en el pasado, como la malaria, el dengue hemorrágico, la enfermedad de Chagas, la tos ferina, la fiebre amarilla, el sarampión y el VIH.

 

Rosalind Eggo, académica especialista en enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, le explicó a la BBC que una enfermedad se denomina endémica cuando «está presente en una zona de manera permanente, en todo momento durante años y años».

 

Sin embargo, el que un virus sea endémico no significa que no pueda ser sofocado.

 

Al hablar sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), Mike Ryan señaló: «El VIH no ha desaparecido, pero hemos llegado a adaptarnos a él».

 

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, enfatizó que aún es posible controlar el Sars-CoV-2, pero advirtió que requiere un esfuerzo coordinado.

 

«La trayectoria está en nuestras manos, y es asunto de todos, y todos deberíamos contribuir a detener esta pandemia», señaló.

 

 

 

RD tercer país de Latinoamérica con menor esperanza de vida, según la OMS

Los seres humanos viven como media 5,5 años más ahora que a principios de este siglo, ya que la esperanza de vida global ha pasado de 66,5 a 72 años, pero éste y otros avances podrían reducirse con la pandemia del  COVID-19, advierte hoy un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 
En Latinoamérica, encabeza las estadísticas Costa Rica (79,6 años), seguida de Cuba (79) y Panamá (78), mientras que los países con menor esperanza de vida en la región son Bolivia (71,5 años), Guatemala (73,2) y República Dominicana (73,5), según la OMS.

 

Las Estadísticas de Salud Mundial que anualmente publica la organización, que aún no incluyen datos sobre 2020 y por tanto no muestran el impacto del coronavirus, indican avances que sin embargo se ven amenazados por la pandemia, subrayó la OMS al presentar los nuevos datos.

 

“La gente tiene vidas más largas y saludables, lo malo es que el progreso es demasiado lento para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que se retrocederá con la COVID-19”, señaló en un comunicado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

 
Por otro lado, aunque la mejora en la esperanza de vida es patente, la OMS subraya que sigue habiendo una enorme brecha entre los países desarrollados, donde el indicador alcanza los 80,8 años, mientras que en las naciones en desarrollo es de 62,7 años (cifras de 2016).

 

España figura en el tercer lugar mundial, con una esperanza de vida de 83 años (80,3 para los hombres y 85,7 para las mujeres) sólo por detrás de los 84,2 años de Japón y los 83,3 de Suiza.

 

La esperanza de vida de Argentina en 2016 era de 76,9 años, 75,1 en Brasil y Colombia, 76,4 en Chile, 76,6 en México, 75,9 en Perú y 74,1 en Venezuela, de acuerdo con el informe.

 
Pese a la gran brecha entre países ricos y pobres, ésta se ha reducido a lo largo del siglo, ya que mientras la esperanza de vida media en los países en desarrollo aumentó 11 años entre 2000 y 2016, sólo lo hizo en tres años en las naciones más desarrolladas.

 

Las estadísticas también muestran mejoras en el acceso de atención médica para la prevención de enfermedades como el sida, la malaria o la tuberculosis, así como en los servicios de maternidad, que redujeron a la mitad la mortalidad infantil entre 2000 y 2018, subraya el informe.

 

En otros indicadores la OMS advierte sobre una paralización de los progresos, por ejemplo en el área de inmunización, o en la atención de enfermedades no infecciosas, que en 2016 causaron un 70 % de las muertes globales (la mayoría de ellas, un 85, en países en desarrollo).

 

En este sentido, la OMS subraya que en más del 40 % de los países del planeta hay menos de 10 médicos por cada 10.000 personas, y que en un mundo donde la cobertura gratuita universal es aún una utopía unos 1.000 millones de personas gastan al año al menos un 10 % de sus ingresos en cuidados médicos.

 

“La pandemia ha recordado la necesidad urgente de que todos los países inviertan en sistemas sanitarios fuertes, como la mejor defensa ante brotes como el de la COVID-19 y otras amenazas que el mundo enfrenta cada día”, concluyó Tedros.

 

 

Fuente: EFE

 

¿Con qué frecuencia se deben desinfectar las superficies de nuestros hogares?

Se sabe que la contaminación de superficies y objetos es una de las vías más frecuentes de transmisión de las infecciones. Y el coronavirus no es la excepción. De allí la importancia de limpiar y desinfectar todo lo que pueda estar en contacto con las manos, ya que es a través de éstas que los virus y bacterias llegan a la boca, nariz y ojos e infectan el organismo.

 
Diversos estudios científicos realizados demuestran que los objetos de uso corriente (como juguetes, mochilas infantiles, interruptores de luz y picaportes) son fuentes permanentes de contagio que habitualmente no se limpian ni desinfectan adecuadamente. Por lo tanto, es muy importante limpiar esas superficies de alto contacto, donde muchas manos podrían depositar y recoger virus u otros gérmenes.

 

“Depende del tipo de superficie, de la concentración del virus, la temperatura y la humedad lo que se sabe es que el coronavirus puede sobrevivir desde algunas horas hasta tres días”, aseguró a Infobae el ingeniero Martín Piña, director de la carrera de Ingeniería en Alimentos de Fundación UADE.

 

La frecuencia con la que debe desinfectar depende de cuántas y qué personas vivan en el hogar, y con qué frecuencia compartan elementos y superficies comunes. Aunque no existe una regla estricta, Piña advirtió que aunque depende de varios factores, la respuesta en estos días sería “con la mayor frecuencia posible”.

 

El especialista sostiene que hay una diferencia entre limpiar y desinfectar. Las personas debería realizar una rutina de limpieza regular, que incluye eliminar la suciedad y el polvo, y los productos de limpieza domésticos normales sirven para esto. Sin embargo, cuando se busca desinfectar, es decir matar gérmenes, se debe usar lavandina o un limpiador con un 70% de alcohol. “Cuando se limpia se pasa un trapo, paño, se barre, o pasa la aspiradora para eliminar la suciedad visible. No se desinfecta ni se matan los virus o las bacterias”, explicó.

 

 

Probablemente no haga falta desinfectar toda la casa de arriba a abajo todos los días, sino centrarse en las “superficies de alto contacto”, es decir, todas aquellas que tocan nuestras manos o sobre las cuales podemos llegar a hablar, estornudar o toser, desde picaportes, interruptores de luz y controles remotos hasta mesas, inodoros y armarios.

 

Si alguien en el hogar está experimentando síntomas de COVID-19, se deberán desinfectar las superficies tan a menudo como aquellos que no están enfermos o asintomáticos puedan entrar en contacto con ellas. Si es posible, usar guantes para protegerse de los productos químicos agresivos y minimizar el riesgo de infección.

 
Cómo se debe limpiar la casa y cuáles son los productos efectivos contra el coronavirus.

 

Se sabe es que el coronavirus puede sobrevivir desde algunas horas hasta tres días en las superficies
Un estudio reciente publicado en la revista médica The New England Journal of Medicine de científicos de un laboratorio federal informó que el SARS-CoV-2, el virus que causa la actual pandemia de coronavirus, puede vivir en superficies de plástico y acero inoxidable por hasta 72 horas, en cartón por hasta 24 horas y en cobre por 4 horas.

 

Otro estudio de 2020 publicado en el Journal of Hospital Infection analizó 22 estudios sobre oros coronavirus SARS y MERS. Los investigadores encontraron que, en promedio, los virus persistieron en las superficies de metal, plástico y vidrio a temperatura ambiente durante cuatro o cinco días, y podrían persistir hasta nueve días, dependiendo de la temperatura y la humedad. Por lo tanto, cuánto tiempo viven los gérmenes dañinos en diferentes superficies es muy específico para el patógeno, los factores ambientales como la humedad y también en qué superficie está.

 

Para ayudar a reducir el riesgo de contagio del COVID-19, tanto la OMS como el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades? (CDC) y también la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos, sugieren el uso de productos desinfectantes domésticos como la lavandina o las toallitas desinfectantes. En este sentido, la lavandina y las toallitas desinfectantes son productos que, usados de acuerdo a las instrucciones de uso de sus etiquetas, eliminan el 99,9% de virus y bacterias y sirven para aplicarse en múltiples superficies.

 

Cuánto tiempo viven los gérmenes dañinos en diferentes superficies es muy específico para el patógeno, los factores ambientales como la humedad y también en qué superficie está.

En un nuevo comunicado, la Sociedad Argentina de Infectología explicó como se desactiva el virus mediante la limpieza domiciliaria y enumeró una lista de productos activos contra el patógeno.

 

“El coronavirus SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad COVID-19, tiene membranas proteicas y grasas (lípidos), que son sus armas para infectar células. Pero el palmitato de sodio, un elemento básico en cualquier detergente y jabón, vuelve al virus inactivo. Por eso, es recomendable limpiar las superficies altamente tocadas (como botones, perillas, picaportes, manijas, etc) para evitar que el virus permanezca varias horas allí”, destacaron.

 

También indicaron que al comprar un producto de limpieza es clave chequear su fecha de vencimiento, usarlo acorde a las instrucciones del fabricante, no diluirlo a menos que lo indique y no mezclar productos entre sí, ya que pueden inactivarse o generar vapores tóxicos.

 

Teniendo en cuenta que el 80% de los gérmenes se esparcen a través de lo que se toca, una superficie aparentemente limpia puede estar contaminada con este nuevo virus que no se ve a simple vista. Por lo tanto, para asegurar una limpieza total debe utilizarse un producto que no sólo sea efectivo contra la suciedad sino que también contenga un activo que asegure su eliminación.

 

Para realizar una correcta limpieza hay que:

– Usar guantes

– Lavarse las manos luego de terminar la limpieza

– Evitar salpicaduras en el rostro

– Se sugiere evitar el uso de las formulaciones en spray debido a que al aplicar en forma directa sobre una superficie, puede no tener acceso a las zonas más contaminadas.

– En caso de usar spray, hay que aplicar el producto sobre un papel descartable, realizar limpieza y arrastre y luego tirar el papel

 

Respecto a la lavandina, que es hipoclorito de sodio, su uso requiere de 3 tiempos.

1. Lavado y fregado con agua jabonosa y/o detergente (la lavandina no penetra ni actúa sobre restos de suciedad visible)

2. Enjuagado y secado

3. Desinfección con lavandina diluido al 0,1%

 

Recomendaciones para su preparado:

Hay que diluir 10ml (2 cucharadas grandes) en 1 litro de agua. Y esa dilución no debe guardarse más de 1 hora, ya que pasado ese tiempo se descompone.

 

 

Fuente: Infobae

OMS advierte impacto psicológico de la cuarentena por el COVID-19 se suma a la pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) subrayó hoy que la amenaza del COVID-19 y las necesarias medidas de confinamiento contra la pandemia están causando un fuerte impacto psicológico en las sociedades que no debe ser olvidado en la actual crisis y ha de ser atendido con medidas “imaginativas».

 

“El aislamiento, el distanciamiento físico, el cierre de escuelas y lugares de trabajo, son desafíos que nos afectan, y es natural sentir estrés, ansiedad, miedo y soledad en estos momentos”, subrayó al respecto en una rueda de prensa el jefe de la OMS para Europa, Hans Kluge.

 

Uno de los colectivos más afectados son los trabajadores sanitarios, que son también uno de los grupos de mayor riesgo ante la actual pandemia (uno de cada 10 infectados en Europa pertenece a ese sector), por lo que la OMS aconsejó medidas para apoyarles psicológicamente en este momento de dificultad.

 

Entre ellas, cambiar turnos en las posiciones de mayor estrés, incrementar la comunicación entre los equipos de trabajo, contar con personal de equipo psicosocial en los hospitales y asegurarse de que los trabajadores en primera línea tienen amplia experiencia, subrayó la experta en salud mental de la OMS Aiysha Malik.

 

Otros colectivos a tener en cuenta en cuanto a impacto psicológico son las embarazadas, los mayores o los niños, añadió Malik, señalando que los más pequeños “pueden experimentar ansiedad al ver que un familiar fallece o debe recibir tratamiento”, por lo que quienes les rodean deben prestarles especial atención y “ser honestos con ellos».

 

La experta también advirtió que el mayor tiempo en casa de algunos niños en hogares en los que existen problemas de convivencia familiar los hace aún más vulnerables.

 

Malik subrayó el riesgo de recaída que estos momentos de aislamiento y estrés producen en personas con adicciones, por lo que transmitió el mensaje de que acudir al alcohol, las drogas o el juego para afrontar estas dificultades “sólo puede empeorar las cosas».

 

Los expertos de la OMS enfatizaron que en general la respuesta a estos desafíos es mostrar afecto y cuidado hacia los demás tomando en cuenta las recomendaciones de distanciamiento social, y proyectando cercanía a través de una llamada telefónica, una postal o una videoconferencia.

 

“Es esencial que afrontemos los retos mentales que esta crisis produce en Europa y el resto del mundo, también diseminando información puntual, comprensible y veraz a todos, incluidos los más jóvenes y los mayores”, concluyó el doctor Kluge.