Archivo de la etiqueta: Radio Televisión Dominicana

Uno de los atractivos de Villa Consuelo: El Museo de Radio y TV «Lulio Mocoso Espinosa»

Algo que no podemos detener es el tiempo, por eso me gusta visitar lugares como museo de radio y televisión «Lulio Mocoso Espinosa» donde puedes revivir esos momentos y dar un viaje al pasado desde el presente.

 

Villa Consuelo, D.N.- En el momento que abrió sus puertas fue un “boom” de asistencia, creatividad y nostalgia de los años mozos. Hoy día, el Museo «Lulio Mocoso Espinosa«, aguarda pacientemente la llegada de visitantes y aparatos que desplacen los equipos audiovisuales que usamos ahora. Cuando el canal estatal La Voz Dominicana iniciaba sus transmisiones en el año 1951, transmitiendo a las doce del mediodía el primer programa de televisión llamado “Romance campesino”, nunca imaginó que en sus estancias albergaría el único museo, del país y uno de los pocos a nivel mundial, que plasmaría las arrugas tecnológicas de la televisión y la radio.

 

Todo se inició cuando el primer operador de transmisores de televisión, Lulio Moscoso, guardaba todos los aparatos que eran remplazados en las instalaciones de lo que actualmente es CER-TV, en vez de desecharlos. Es así que el director para ese entonces, George Rodríguez Dabas, le sugiere al viejo empleado de la televisora, crear el museo con todas las piezas recolectadas. Los cambios tecnológicos se producían a gran velocidad y la dinastía Trujillo, dueña de todo, buscaba siempre estar a la par con estos avances, tanto así, que fuimos el tercer país en Latinoamérica en gozar de radio y televisión.

 

Ubicado en el que fuera el anfiteatro de Radio Televisión Dominicana (RTVD), el museo no recibe ya tantas personas como antes, donde el gran salón permanecía repleto tanto por estudiantes como turistas. “Tenemos temporadas altas y bajas, claro, que no como cuando iniciamos”, expresó Darío Rojo, encargado del museo. “La verdad es que si no fuera porque empleados del canal, que vienen de vez en cuando a compartir un momentito con nosotros, nos aburriríamos más”, señaló Rojo, refiriéndose a él y su asistente.

 

Escolares y estudiantes universitarios, son los que visitan dichas instalaciones, en ocasiones para hacer trabajos dictados por sus maestros y otras por curiosidad. Entendiendo que ese lugar es de gran importancia y que por desconocimiento de su existencia gran parte de la población no asistía, empezaron a transmitir promociones del mismo, a través de las distintas entidades gubernamentales.

 

DENTRO
En el instante que atraviese las puertas, chocará la mirada con la colección de pintorescos trajes, usados en intensos minutos de fama de algunas estrellas criollas. Fotos de los presentadores del momento, comediantes, técnicos y artistas extranjeros, viven diseminados por todo el lugar.

 

Dividido en dos salas: una de radio y otra de televisión, guarda en su interior las memorias más apreciadas de la historia, permitiendo a cada espectador, viajar a través del tiempo y conocer lo que no pudieron vivir.

 

Expuestos en el área de la radio están los discos de pasta, un fonógrafo, controles de grabación, los micrófonos usados en las cabinas comerciales y de grabación y un cuadro de la primera emisora en Bonao “La Voz del Yuna”.

 

Se conservan intactas y en pleno funcionamiento, una vitrola del año 1906 de cuerda y manigueta, la primera que vino al país y un reloj pendular de encajonado europeo. Permanecen como nuevos el escritorio de caoba, las sillas de cuero y un teléfono de disco, pertenecientes a José Arismendy Trujillo, Petán, (propietario de La Voz Dominicana). Lámparas de pared con todos sus bombillos usada en el night club del canal, el Escudo Nacional bordado a mano que cuelga en la puerta de la oficina y un busto de Guillermo Marconi, se observan en la zona. Descansa también la primera cámara de televisión a blanco y negro que se introdujo a la isla, una RCA con lente y sobre un trípode, con su monitor en estado de funcionamiento, como también la primera grabadora de video ZWORKIN-TV.

 

Casandra Damirón, Eduardo Brito, María Montez y Darío Pichardo, son algunos de los personajes que desde la pared invitan a acercarse y disfrutar los momentos de gloria que disfrutaron y fueron inmortalizados por el primer canal de televisión del país. Cabinas de radio de la década de los 40, grabadores, consolas, discos de larga duración, Long-play o LP, un “real to real”, el primer transmisor de Frecuencia Modulada del año 1952 y varios radios de diferentes marcas y años, compiten sobre un pequeño escritorio.

 

Instrumentos de la Orquesta San José, órganos eléctricos, celesta y parte de lo que constituyó una batería de cuatro o cinco décadas, posan como si estuvieran esperando otra fiesta. Televisores blanco y negro, camaritas y una central telefónica, aportan la ambientación del tiempo.

 

“El propósito de haberse fundado este museo, ha sido el de transmitir conocimientos culturales, a los estudiantes y personas deseosas de conocer los orígenes y evolución de la televisión y la radio en República Dominicana”, dijo Rojo.

 

Otros efectos como fotografías, cuadros, diplomas, cables, trofeos y medallas, están diseminados sobre un estante color marrón y que Doña Casandra mira de lado, desde el póster del cual se extrajo la silueta de la estatuilla que hoy lleva su nombre. Libros sobre el desarrollo de la música y la comunicación dominicana, también permanecen en el anaquel, convertido en mini biblioteca.

 

Todo esto cuidado con suma cautela y recibiendo el mantenimiento necesario, para que pueda ser apreciado por las futuras generaciones.

 

HISTORIA
Esta galería se fundó el primero de agosto de 1996, en la gestión del director general George Rodríguez Dabas y desde la fecha funciona como fuente de ilustración a quienes la visitan.

 

Moscoso nunca tuvo la intención de que los aparatos que guardaba y en algunas ocasiones decoraban su oficina, formaran parte de una exhibición permanente. Tampoco pensó que dicho museo llevaría su nombre, por lo que para él fue una agradable sorpresa.

 

Don Lulio se dedicó a las telecomunicaciones toda su vida, siendo su principal preocupación, desde que se inauguró el centro, que los jóvenes conocieran el origen y la evolución de los medios electrónicos.

 

Además de los equipos recopilados por Moscoso, muchas personas contribuyeron en la formación de la muestra, con ejemplares representativos de diferentes años.

 

El señor Lulio Moscoso falleció en el 2002, quedándose con la satisfacción de haber aportado conocimiento y cultura.

 

La entrada al museo es totalmente gratis y está abierto para todo tipo de público, de lunes a viernes, en horario corrido, de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde, número de teléfono: (809) 689-2121 ext. 302

 

 

FUENTE

 

Conoce quién fue: Lulio Moscoso Espinosa nombre de museo en Villa Consuelo

Un aporte significativo de Don Lulio Moscoso fue la fundación de la Escuela de Electrónica y Televisión en los años 70, desde donde quiso llevar sus conocimientos a las nuevas generaciones. Por disposición contenida en el decreto 351 del 14 de agosto del 1997, el Museo de Radio Televisión Dominicana lleva su nombre y, como  homenaje póstumo, en el 2002 la Unión de Técnicos de Televisión instituyó el premio “Lulio Moscoso Espinosa” al trabajo de los técnicos de radio y televisión. 

 

 Hijo de Don Manuel Moscoso Carreño y de Doña Encarnación Espinosa, nació el 14 de julio de 1921 en la entonces sección, hoy municipio, Fundación y siendo niño la familia completa se trasladó a esta ciudad de Barahona. Fue padre de dos hijos procreados con Doña Mercedes Flores, su hoy viuda. El 11 de febrero del 2001 falleció de forma repentina en la ciudad de Santo Domingo, aquejado de Insuficiencia Cardíaca e Hipertensión Arterial que padecía desde muchos años antes.

 

Cuenta la biografía de Don Lulio existente en los archivos de Radio Televisión Dominicana, hoy CERTV Canal 4, que el mismo, a la edad de 13 años padeció el Tétano. Viéndolo su madre completamente rígido y no habiendo aquí el medicamento para combatir la enfermedad, no perdió la fe y ofreció a la Virgen “…llegar a Higüey a pie desde Barahona”, si le devolvía a su hijo la salud. El milagro solicitado pronto se vio materializado cuando una campesina que llegó al ventorrillo que poseía Doña Encarnación y solicitó un vaso de agua escuchó sobre el quebranto del niño y de inmediato recomendó un remedio el cual, a la cuarta aplicación, surtió el efecto deseado. Un año después de la curación fue cumplida la promesa.

 

Con un curso de Técnico de Radio y Televisión realizado con la Henphil School por toda formación académica, el 1ero. de mayo del 1947 ingresó como Operador de Planta de Radio a La Voz del Yuna y promovido al cargo de Ayudante del Departamento Técnico de Radio en 1948.

 

Cuando comenzaron a instalarse los equipos de televisión en 1952, fue trasladado al Departamento Técnico  de Televisión como Ayudante, convirtiéndose así en el primer dominicano en operar un transmisor de Televisión. En 1964 fue promovido al cargo de Encargado del Departamento Técnico de Televisión, a finales del 1965 encargado interino del Departamento Técnico de Radio y Televisión, en 1973 al cargo de Subdirector Técnico de Televisión, 1991 Director Técnico de Radio y Televisión y en 1992 Subdirector General de Radio Televisión Dominicana.

 

Acontecimientos dentro y fuera del país fueron transmitidos bajo su dirección: la llegada por primera vez del hombre a La Luna el 20 de julio del 1969, inauguración de la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey el 21 de enero del 1971 y de la Presa de Tavera el 27 de febrero del 1973, así como la visita los días 11, 12 y 13 de enero del 1984 de una comisión dominicana encabezada por el entonces Presidente de la república a Quito, Ecuador, a la Primera Conferencia Económica Latinoamericana y del Caribe, primera vez en transmitirse por televisión la llegada de un presidente dominicano a otro país y todas las actividades allí desarrolladas.

 

Numerosas instituciones otorgaron en vida reconocimiento a Don Lulio: Junta Central Electoral, programa de televisión El Gordo de la Semana, Premios  Casandra, Instituto contra la Lepra, programa Caribe Show, Revista Escala, Guachupita de Oro,  Medalla al Servidor Público en dos ocasiones, Decano de las técnicas de Televisión Latinoamericanas durante el Primer Seminario Mesoamericano sobre Intercambio Informático en Guatemala en 1988. En esta ciudad de Barahona,  Hijo Distinguido por el Ayuntamiento Municipal y premio de la Fundación Enriquillo de Oro.

 

POR ÁGUEDA RAMÍREZ DE RODRÍGUEZ,
 para Ecos del Sur.

FUENTE

Biografía de Paco Escribano 
»El más grande humorista dominicano de los años 40-50″

En Villa Consuelo había un teatro con el nombre artístico de «Paco Escribano», situado al frente de Radio Televisión Dominicana Canal 4, donde fungía un cine al aire libre y donde por un tiempo se presento Dominicana de Espectáculos con su show de «La Lucha Libre». Presentaciones artísticas de toda índole eran presentadas en este conocido teatro. No sabemos el porque fue demolido.

 

Esta estructura desapareció para luego hacer del espacio un Parqueo, un Anfiteatro y desde el 1° agosto 1996, el Museo de Radio y Televisión “Lulio Moscoso” (Estatal), cuyo reconocimiento oficial fue obtenido mediante el decreto No. 352-97, y se encuentra en la C/ Dr. Tejada Florentino, No. 8, de Villa Consuelo.

 

Foto: Historias Dominicanas en Gráficas

 

Rafael Tavárez Labrador (Paco Escribano) realizó el más escuchado programa radial de su época, a través del cual llevó alegría a quienes lo escuchaban diariamente. También desafió con sus críticas a personeros de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina.

 

La madre del dictador, doña Julia Molina, sintonizaba su espacio diariamente y si no escuchaba al comediante indagaba las razones de suausencia.Tavárez Labrador se destacó logrando desarrollar un trabajo potable que concitó el interés del público que disfrutó sus chistes y el mensaje de sus repentismos.

 

En 1929, con apenas 12 años de edad, dio sus pinitos en la radio integrándose a H.I.1.A., estación propiedad de don Rafael Western, enSantiago.El fenecido folklorista montecristeño Papito Rivera fue quien lo presentó.

 

Se radicó en la capital en 1930, debutando en el Teatro Independencia con la compañía argentina Ceruse. Posteriormente laboró en diferentes establecimientos de diversión con las empresas de variedades del dominicano Vitelio Morillo y Ana Pieter.

 

El artista centró su atención en la radio, actuando en las emisoras H.I.C.Y. , H.I.G. y H.I.Z., propiedad de Alfonso Cuervo, Pupo Cordero y Frank Hatton, respectivamente. Es en H.I.Z., que estaba ubicada en la avenida Capotillo (actual Mella), donde logra sus más resonantes éxitos en sus roles de humorista y comediante, siendo bautizado como “El rey del disparate” y “El archipampano de la carcajada”.

 

También se le escuchaba por H.I.8.K., emisora propiedad de don Julio García Alardo.Paco Escribano escribió y escenificó distintas piezas satirizando episodios, hechos o situaciones relacionados con el diario vivir de la época. Sus sainetes y comedias más populares fueron “Pin-pan, fuego”, “Una viuda sin sostén”, “El mechón de Tongolele”, “Yo soy Filomeno”, “Para darle gusto al pico” y “Aquí está Migdalia”. La última obra que llevó a escena fue “El bandido de la luz roja”.Don Paco utilizó la composición “La Chismosa” para su labor diaria. También “Mamita, llegó el obispo”. La primera es parte de una zarzuela cubana popularizada por Rita Montaner y la última una plena puertorriqueña.Asimismo, laboró en La Voz Dominicana y Rahintel.

 

Obtuvo licencia para operar una estación, H.I.2.H., que bautizó como “Radio Escribano, La Voz de la Alegría” en los 1498 kilohertz, y la cual instaló en Villa Duarte.En sus inicios el comediante se identificó como “Paquita Escribano”. Otra de sus caracterizaciones más populares fue “La bola de cristal”, que llevó a los cines, salas de espectáculos, radio y televisión.El popular comediante fue en una que otra ocasión repudiado por opositores al gobierno de Trujillo. Así aconteció cuando satirizó la expedición de los héroes de junio de 1959 con un montaje teatral titulado “Cero Invasión”.A Paco Escribano le tocó vivir en un ambiente hostil para el mundo humorístico, por lo que su caso es calificado como excepcional, logrando ser figura señera, principalísima, con su trabajo fundamentado en el repen tismo. Recorrió el país llevando su humor a los cines de diferentes localidades, ya que para entonces los espectáculos se presentaban en esos establecimientos.

 

Tavárez Labrador nació el 18 de julio de 1917 y falleció en Puerto Rico el 18 de julio de 1960, de nefritis aguda y trombosis coronaria. En la oportunidad se dijo que esas dolencias le sobrevinieron luego de una golpiza que le propinaron allegados al régimen antes de que saliera del país. El cortejo fúnebre recorrió el trayecto del aeropuerto al puente Radhamés (actual Duarte).

 

Una multitud le rindió tributo a quien transmitió alegría por años, calificado como genio del repentismo y creador de la ironía y el chiste sorpresivo. Su sepelio fue uno de los más concurridos.Paco Escribano está presente en sus grabaciones con su “Baldomero tuerce botas”, “Bola de cristal” y el “Carnet social”.

 

Desde Paco Escribano a Freddy Beras

Se llamaba Rafael Tavárez Labrador y había nacido en Santiago. La sociedad dominicana le conoció como Paquita Escribano, personaje del canto femenino al que comenzó imitando en los escenarios nacionales, hasta que la radio le convirtió en una especie de líder de la comedia, el chiste amargo, el chisme nacional y el humor de todo tipo. Entonces los años lo convirtieron, en un extraño cambio de sexo gramatical en Paco Escribano.

 

Don Paco le llamó Valentín González a partir de los años cuarenta, y en los barrios, ocultamente, los muchachos seguimos llamándole “paquita”. Con frecuencia le vimos en las calles de Villa Francisca, barrio que don Paco amó, y en el que vivió muchas veces. Su amiga Isabel Rollins solía recibirlo en la calle Jacinto de la Concha, al borde de la antigua escuela Haití, luego Comando B-3 y más tarde Villa Cucaracha, y sacarle su mecedora grande en la que Paco se “estribaba” y recibía a algunos amigos. Uno de ellos era el sin par Miguel Sampol, un cocinero de dotes tales que era invitado entonces por las grandes familias para los “buffets” en las casas del poder, siendo además experto en repostería de importancia en toda la capital. Miguel era amigo de doña Isabel, y en esa casa de madera de tres puertas, con patio alto hacia la calle Tomás de la Concha, podía verse el trío conversar. Para esos años finales de los cuarenta Paco era famoso. En la cuesta o bajada de la calle, entre Félix María Ruiz y Ravelo, jugábamos al béisbol. Paco, a diferencia de su sentido humorístico radial, no tenía muy buen humor para con los muchachos que usábamos la calle como campo deportivo. De modo que cuando la mecedora de Paco estaba en la acera alta teníamos que ser cautelosos, porque en ocasiones alguien llamaba a la Policía y se armaba el corredero.

 

Vivir en Villa Francisca
En la Villa Francisca de entonces, Paco vivió durante algún tiempo en casa de la familia Rivera, donde “las Rivera”, hermanas de Felo Rivera, cátcher de los equipos del barrio. De esa época era el famoso guacamayo de Paquita. El primer engendro de cotorra grande que vi en la vida. El animal, ubicado en el balcón, gritaba en las madrugadas y mi padre decía: “oye la bocina de Paquita”. Era un animal colorido que se le posaba en el hombro y que creo le trajeron de Perú o de no sé dónde. Los adolescentes pasábamos por la puerta de “las Rivera” para ver de cerca el guacamayo de Paco. En verdad un animal bello. La casa, ubicada en la calle Enriquillo casi esquina Ravelo, era igualmente de madera, de acera alta en una calle sin asfalto como las de entonces, ubicada frente al colmado de Trompoloco, donde bebíamos con frecuencia leche batida y cierto mabí de buen sabor.

 

Entre Villa Francisca y Villa Duarte
La otra residencia de Paco Escribano, creo que simultánea con la creación de Radio Escribano en Villa Duarte, fue en la calle Catelar, un callejón hoy arropado por túneles aéreos que atraviesan la calle, en el laberinto comercial que representa la Villa Francisca actual, destruida y arrabalizada por un comercialismo sin controles, en donde todavía la glorieta tiene la pintura roja que en su cúpula distingue la campaña reformista hecha una vez, desde el Ayuntamiento por los seguidores de Corporán de los Santos.

 

Para nosotros Paco Escribano ha sido el humorista más controversial de la radio dominicana. Inteligente, con grandes ínfulas de intelectual al punto de crear poemas que, como “La vidriera”, declamada en sus programas meridianos, era un enamorado de las canciones y de la vida española. La influencia de la original Paquita Escribano le mantuvo siempre al borde de una hispanidad entre cómica y seria. Hay fotos de Paco aún entrado en años con peineta sevillana, mantón de Manila, cejas pintadas, y mirada andaluza. Nadie olvida aquellos programas en los que interpretaba no sólo plenas como El Obispo de Roma, su tema musical, sino parte de cuplés como La Chica del Diecisiete, o pasodobles como Silverio, de Agustín Lara, o Baldomero Tuercebotas, músicas que referían viejas experiencias escénicas de su etapa andaluza.

 

La radio cambió “lo andaluz”

Pero fueron residuos de un pasado hacia un presente en donde la radio cambiaría lo andaluz por lo popular dominicano. Y ese espacio, el cual viví desde los años cuarenta, se completó con un artista disímil, liberal en muchos casos, indescifrable, que siendo un querendón de la madre de Trujillo y amigo de mucha gente de poder, se atrevió en ocasiones a criticar solapadamente la dictadura, lo que le trajo graves inconvenientes, pero no la muerte, como se ha dicho. Paco Escribano conformaba con Valentín González un dúo inquebrantable. El cantante Frank Cruz fue uno de sus grandes amigos, y el Doctor Chan Aquino el médico que le atendió en sus días finales.

 

Ciprián el que vende “chinas”
La HIZ, estación radial propiedad de Frank Hatton, de largo historial en la radio nacional, dio cabida al programa meridiano de Paco. Al mediodía nadie que tuviera radio se perdía el mismo. La retahila de chistes, las ocurrencias, la amenidad, y el desparpajo del artista iban desde el chiste inteligente hasta el de cierta vulgaridad. El repentismo era su fuerte. Durante aquellos días existía un personaje llamado Ciprián, característicamente homosexual, vendedor de naranjas. Era un hombre alto y de nariz aguileña, blanco si puede llamarse blanco a un tipo también de piel anaranjada. La fama homosexual de Ciprián le inspiró a Paco un cantar que más que cantar era una amenaza: “Ciprián el que vende chinas…te quiere ver, ay te quiere ver….Ciprián el que vende chinas, es un tipo popular, la gente por las esquinas no se cansa de gritar…Ciprián el que vende chinas .. te quiere ver, te quiere ver”.

 

Entre nosotros el cantar de don Paco era usado para la burla de algunos amigos que tenían ciertas tendencias nada varoniles.

 

De chiste en chiste o de chisme en chisme el programa de Paco animaba las contradicciones familiares, denunciaba situaciones urbanas y chismes de barrio y más de un cuerno terminó en tragedia, mientras que criticaba en ocasiones a los del Ayuntamiento, o a personas que tenían cierta prosapia, y el cuento de que dijera que si en La Voz Dominicana caía una bomba saldría el plumerío porque allí volaban desde el más chiquito hasta “el mayor”, fue una realidad que escuchamos y que se expandió por toda la capital, siendo la comidilla de los barrios y de ciertas clases. Se dice que el mayor Petán Trujillo se sintió, naturalmente aludido en su machismo digital, y que doña Julia Molina, la llamada “Excelsa Matrona”, tuvo que intervenir con el Generalísimo para evitar la tragedia. No estaba el programa exento de puyas políticas que generaban situaciones contra los desafectos al régimen.

 

Paco tenía en sus programas radiales un grupo de músicos que generalmente acompañaban a Frank Cruz en las interpretaciones de aquellos temas que no eran los del actor. Recuerdo A Riquín Bustamente, hermano del maestro Bienvenido Bustamente. En 1985, cuando visité Estocolmo, supe por Ramón Bodden que Riquín vivía allí como músico desde hacía largos años. No pude verlo. Paco se refería a El Mulo, uno de sus músicos, y hacía chistes fuertes con sus dotes masculinas.

 

Cero invasión, una caída estrepitosa
Oriundo de las tablas, como dicen los artistas, Paco Escribano nunca abandonó el teatro. Escribía comedias ligeras, muchas de ellas hechas para trabajar en el papel femenino, que era su gozo. El Teatro Julia, de Villa Francisca, fue escenario de algunas de sus obras. A veces no se presentaban obras, sino que la noche era velada de chistes, en verdad chistes verdes a los que Valentín les daba un sabor entre cubano y andaluz.

 

Poco antes de los años finales de la dictadura, justamente a raíz de la invasión del 14 de junio de 1959, Paquita estrenó una obrita titulada “Cero Invasión”, en la que se burlaba de la misma, y presentaba a los campesinos dominicanos exterminando chistosamente a los invasores a cacerolazos limpios. En verdad la decadencia de Paco había comenzado. El país estaba dividido, muchos jóvenes dominicanos apoyaban silenciosamente a los invasores, La Voz Dominicana había radiado aquellos avisos en los que se daba la lista de los muertos con saña. Sobre Paco corrieron rumores que lo vinculaban con hechos relacionados con celestinaje de alto nivel, se llegó a decir que fue golpeado por un alto integrante del poder dominicano de la época mediante esbirros contratados para ello y que murió de esa golpiza. Se dijo que la golpiza fue hecha con pequeños sacos de arena. De modo que la imagen final pudiera haber sido la de un mártir de la tiranía. Yo mismo escribí sobre el rumor en alguna ocasión, pero el Doctor Angel Chan Aquino, quien le acompañó hasta Puerto Rico para tratarle males renales, me corrigió en un artículo de hace años. Paco tenía problemas de ese tipo, y murió precisamente a causa de ellos. No hubo golpiza ni nada parecido.

 

Llegada de Freddy Beras

Paco Escribano dominó una época absurda de la vida dominicana. No había televisión en sus años de mayores éxitos, nunca incursionó realmente en ella cuando apareció la misma en los años cincuenta. Fiel a la radio y a la escena, murió en la pre-modernidad.

 

Si se quiere comparar su actividad con la de Freddy Beras Goico, creo que los parámetros son diferentes. Recientemente se ha hablado de comparaciones en algunos trabajos en la prensa nacional. Freddy me parece el humorista local más completo que ha tenido el país. Freddy es el humor moderno dominicano, con una fuerza histriónica superior a la de Paco, quien era monótono como actor y como imitador, quien nunca rasgó una guitarra, quien jamás se diversificó en personajes como los de Freddy, y quien intelectualmente no alcanzaba las zonas que alcanza Freddy. Freddy, en lo político, es parte de una familia golpeada por la dictadura en el preciso momento psicológico en el que Paco había estrenado Cero Invasión, y es el exiliado anti-trujillista, y el combatiente de abril. No hay paralelismos, pese a que la impronta de Escribano está en muchas de sus concepciones, pero es la mejor impronta. A Freddy lo conozco desde que era un niño y recuerdo aquel día en que tomándonos un mondongo donde Malkún junto, Maximito Beras, su hermano y amigo desaparecido, al ver mi sorpresa porque repetía la dosis, me dijo, como excusándose:

 

“Marcio, quiero que sepas que soy una de las grandes cucharas de la patria.” En aquel momento Freddy tenía sólo 14 años. Fue la primera vez que Freddy Beras Goico me hizo reír, y no he podido parar de hacerlo, ni he dejado de admirar su inteligencia.