Nuestra Familia: El miedo en los niños

Todos en algún momento hemos sentido miedo; es una emoción natural que puede aparecer en cualquier momento y no tiene nada de malo sentirla. Sin embargo, no es lo mismo reaccionar con miedo a algo desconocido, repentino o diferente que provocar un miedo que no existe.

Algunas familias suelen recurrir a inculcar miedo en los niños, en busca de que este sea obediente o realice alguna actividad, sin saber que puede estar provocando inseguridades de por vida, que luego pueden ser difíciles de superar.

Es común ver casos en los que hermanos asustan a sus hermanitos con el cuco, los monstruos y muchas cosas más y los padres no tienen conocimiento de lo perjudicial que puede llegar a ser esto para un pequeño. Lo peor es que muchas veces son los mismos padres los que infunden miedo a sus hijos, cosa que deja al niño desprotegido.

En mi caso particular no lo viví y tampoco lo aplico con mi hijo, cosa que me ha funcionado muy bien, pues son pocas cosas a las que teme; sin embargo, es un niño y es normal que en ocasiones reaccione con miedo a situaciones desconocidas. En estos casos, lo que hago es hablar con él sobre su emoción.

Le explico bien de qué se trata lo que en su momento pueda causarle miedo, si se puede tocar lo toco, si se puede montar me monto, siempre respetando su decisión y sin imponer  que haga algo si le causa miedo.

Hay miedos muy comunes en la niñez que conversando con nuestros hijos podemos ir superando. El miedo a algunos animales, a la oscuridad, a personajes disfrazados, a fenómenos naturales, entre otros.

Me he dado cuenta de que los miedos van cambiando según la edad del niño, y es nuestra responsabilidad acompañarlos y entenderlos cuando ocurra, con amor y paciencia, sin juzgarlos ni humillarlos; de lo contrario estaremos alimentando inseguridades y fobias sin necesidad.

Bríndale el apoyo oportuno a tu pequeño, que sepa que estas ahí para él y que juntos van a afrontar el miedo, que no es más que una emoción y como tal, debe ser vivida. NF

 

Shares