La Palabra de Dios: ¿Cómo nacemos de nuevo?

Ayer aprendimos lo que significa “nacer de nuevo”, pero ¿sabemos cómo se produce? ¿Es algo que nosotros decidimos, o algo que Dios nos hace? ¿Y son las palabras del Señor Jesús en Juan 3.7: “Os es necesario nacer de nuevo”, una orden o una declaración objetiva?

 

En realidad, el nuevo nacimiento necesita tanto la obra de Dios como la respuesta del hombre. El Padre celestial es quien tomó la iniciativa al enviar a su Hijo para soportar el castigo por nuestros pecados. De esa manera, Dios podía perdonarnos sin dejar de ser justo. Entonces, su Espíritu abre nuestro corazón para que comprendamos que el perfecto Hijo de Dios murió en nuestro lugar para que no pereciéramos y tuviéramos vida eterna.

 

Nuestro papel en esta relación es responder con fe, creyendo en quién es el Señor Jesús y en lo que Él hizo por nosotros. No se trata solo de un reconocimiento intelectual, sino de una completa entrega de nuestra vida a Él. Vemos nuestro pecado como una gran ofensa contra Dios, reconocemos que el Señor Jesús es nuestra única esperanza, y confiamos plenamente en Él para nuestro perdón y salvación. Él es ahora nuestro Amo y Señor, y nuestro deseo es no vivir más para nosotros, sino solo para Cristo.

 

Fuente: Encontacto.org

Shares