La Palabra de Dios: La motivación para seguir adelante

Todos coincidimos en que la vida puede ser difícil. Las presiones de la vida cotidiana pueden parecer abrumadoras, las relaciones pueden decepcionarnos, y nuestras expectativas dejar de cumplirse. Por eso es bueno recordar que esta vida no es todo lo que hay; lo mejor está aún por venir.

 

Tener la promesa de la resurrección nos da la motivación que necesitamos para “[estar] firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre” (1 Co 15.58). Sabemos que nuestros esfuerzos nunca son en vano, y que nuestro Padre celestial nos ha proporcionado todo lo que necesitamos para lograr el éxito:

 

LA PALABRA DE DIOS revela el propósito del Señor para todos los creyentes y transforma nuestro carácter, nuestros pensamientos y nuestras actitudes para que se alineen con sus deseos.

 

EL ESPÍRITU SANTO nos guía providencialmente hacia la voluntad de Dios, y nos da la capacidad para obedecerlo.

 

LOS DONES ESPIRITUALES son dados por el Espíritu Santo, y nos permiten servir al Señor de la manera que ha dispuesto.

 

LA ORACIÓN nos permite comunicarnos con Dios en cualquier momento para recibir la guía y la gracia que nos ayudan en cada necesidad.

 

Estas admirables provisiones divinas, junto con la promesa de la resurrección y las glorias del cielo, nos dan una buena razón para perseverar y nunca desanimarnos.

 

Fuente: Encontacto.org

Shares