La palabra de Hoy: El valor de nuestras adversidades

¿Está usted desaprovechando sus problemas? Cada vez que Dios permite que haya pruebas en su vida, tiene un propósito para ellas. A menudo no conocemos su objetivo específico en ese momento; sin embargo, debemos exprimir hasta la última gota de crecimiento espiritual, en lugar de caer en la desesperación y el desánimo. Con un cambio de perspectiva, la prueba que parece que podría destruirle, puede convertirse en un instrumento de bendición.

 

La respuesta más natural a la adversidad es suplicar al Señor que la quite. Si eso no funciona, podemos estar tentados a buscar nuestra propia salida o a culpar a quien haya causado el problema. Pero no importa cuál sea el origen de la aflicción, en el momento en que ella llega a usted, ya ha sido moldeada de acuerdo con los buenos propósitos del Padre celestial. La pregunta es: ¿Cooperará usted con Él o se resistirá? Cuando deja que la adversidad haga su trabajo en usted, ella se convierte en una oportunidad para el crecimiento.

 

Aunque no somos capaces de ver todos los detalles del plan de Dios, sabemos que su objetivo es utilizar nuestras dificultades para bien. Por lo tanto, es sabio dejar que ellas nos hagan madurar durante ese tiempo. Aunque la experiencia sea dolorosa, descanse en los reconfortantes brazos del Padre celestial, y confíe en que todo tiene un propósito más grande.

 

Fuente: Encontacto.org

Shares