Archivo de la etiqueta: Atentados

Hoy se conmemoran 19º aniversario «Atentados del 11 de septiembre»

Criminalidad en alza, apartamentos y tiendas vacías, personas sin hogar omnipresentes en las calles: Nueva York llega al 19º aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 este viernes sumida en una profunda crisis, escenario de una batalla política al aproximarse la elección presidencial en Estados Unidos.

 

A pesar de la pandemia, la mayor metrópolis estadounidense ha mantenido su homenaje anual a los cerca de 3.000 muertos en los atentados más sangrientos de la historia, con varios minutos de silencio a la hora en que los aviones secuestrados por yihadistas se estrellaron contra las Torres Gemelas y las derribaron.

 

Esta vez los familiares de las víctimas grabaron sus declaraciones, en vez de pronunciarlas en vivo, aunque podrán encontrarse -con máscaras y respetando el distanciamiento social- en el memorial de “Ground Zero”, el sitio donde antes se erigían las Torres, y cuyo museo abrirá el viernes por primera vez desde marzo.

 

Diecinueve años después, el 11 de septiembre sigue siendo sinónimo del heroísmo de los neoyorquinos frente a la adversidad. Las autoridades aseguran que fue debido a esta resiliencia que la ciudad logró hace más de un mes controlar el coronavirus que mató en ella a 23.000 personas y reducir la tasa de infección a menos de 1%.

 
Pero todos subrayan -el gobernador Andrew Cuomo incluido- que esta legendaria resiliencia se ve sometida ahora a una prueba de fuego debido a los “efectos secundarios” de la pandemia, económicos y sociales.

 

– Comercios y oficinas vacías –
Gale Brewer, presidenta del distrito de Manhattan, reconoce que la isla que simboliza el atractivo de Nueva York enfrenta ahora una multitud de problemas.

 

Algunos de ellos derivan directamente del coronavirus: la casi totalidad de los bancos, empresas de seguros y otras compañías “de cuello blanco” mantienen aún el teletrabajo para sus empleados, y esto ha vaciando los barrios financieros y comerciales, y llevado al cierre de miles de restaurantes que alimentaban a estas personas al mediodía.

 
“Me gustaría regresar” a trabajar en Nueva York “pero lo seguiré haciendo desde casa (…) Mi empresa ha extendido el teletrabajo hasta julio de 2021”, dijo Boris Tulchinskiy, ingeniero en sistemas de 26 años.

 

Los más de 60 millones de turistas que visitan anualmente Nueva York desaparecieron, pero los neoyorquinos también han huido: al menos 35.000 personas abandonaron Manhattan, en base a los pedidos de votación por correo registrados para las elecciones, señaló Brewer.

 

La cifra de comercios vacíos en Manhattan se ha casi duplicado entre 2017 y 2020 (+78%), indicó.

 

Cada vez hay más personas sin techo en las calles debido al cierre de lugares que antes servían de refugio para evitar los contagios, como las bibliotecas públicas o el metro durante la madrugada. La ciudad ha realojado en hoteles que estaban desiertos a unos 13.000 de ellos, dijo Brewer.

 

El alza de los tiroteos y de los homicidios (de 47% y 166% respectivamente) en agosto en relación al mismo mes de 2019 tras las grandes protestas de mayo y junio contra la brutalidad policial es otra señal de la crisis de Nueva York.

 

Aunque estamos lejos de la criminalidad endémica que la ciudad conoció en los ’70 y ’80, Nueva York, que se jactaba de ser una de las ciudades más seguras del mundo, ha regresado a los niveles de criminalidad de 2012, según The New York Times.

 

– Trump quiere “matar a Nueva York” –
“No puedo decirles cuántas llamadas recibo de los neoyorquinos (…) que están inquietos por la degradación de la ciudad”, dijo el martes Cuomo.

 

No obstante, las autoridades locales dicen estar convencidas de que la ciudad superará este terrible momento, ¿pero en cuánto tiempo?

 

Aunque Nueva York da señales de despegue con la reapertura de los museos este mes y la posibilidad de comer dentro de los restaurantes a partir de fines de septiembre, la recuperación podría llevar tres años, estimó Brewer.

 

La crisis se ha tornado un tema espinoso con el gobierno de Donald Trump.

 

El presidente estadounidense insiste en que el alza de la criminalidad en su ciudad natal se debe a la incompetencia y al laxismo de los demócratas que la gobiernan. El martes, acusó al alcalde y al gobernador de Nueva York de querer “destruir” la ciudad.

 

Las autoridades de la Gran Manzana denuncian por su lado la negativa del exmagnate inmobiliario y de los republicanos en el Congreso de conceder ayudas por miles de millones de dólares a Nueva York (y a otras ciudades demócratas), para que ésta pueda compensar sus enormes pérdidas fiscales.

 

“Trump intenta matar a Nueva York, es personal, es psicológico”, afirmó Cuomo el martes.

 

 

 
 
 

Policía de Nueva York en alerta desde el domingo por posible amenaza terrorista

NUEVA YORK. El Escuadrón Contra Terrorismo de la Policía de Nueva York está en alerta desde el domingo, después de recibir confidencias de que los terroristas, especialmente del Estado Islámico, están listos para usar drones en próximos ataques a la ciudad.

 

«Nuestro trabajo es mirar hacia adelante, en términos de amenazas emergentes que podrían afectar a un área urbana como la ciudad de Nueva York», dijo el comisionado adjunto de Inteligencia y Contraterrorismo, John Miller, a medios locales ayer lunes.

 

Miller recomendó que las subvenciones del Departamento de Seguridad Nacional se usen para ayudar a proteger la ciudad de las amenazas aéreas no tripuladas.

 

Dijo que la policía finalmente evaluaría su capacidad tecnológica para tomar el control de un dron.

 

EE.UU. hoy se cumplen 16 años atentados del 11 de septiembre

16 años después: el miedo de ser “el blanco número uno de atentados”

 

Times Square.- Una multitud de diversas nacionalidades se pasea por esta plaza, una de las más famosas del mundo, rodeada de rascacielos con gigantescos carteles de neón.

 
Cuatro automóviles policiales están estacionados en el medio, y los islotes reservados a los peatones están rodeados de postes para bloquear a cualquier vehículo que quiera estrellarse contra la multitud.

 

“No me gusta venir a este tipo de lugares”, explica Sue García, una fisioterapeuta de Brooklyn. “O a cualquier lugar donde haya habido incidentes repetidos. El miedo reaparece”.

 

El miedo de un atentado. El miedo de un nuevo 11 de septiembre como el del 2001, el más mortífero jamás cometido en Estados Unidos con casi 3.000 personas desaparecidas tras el derribo de las Torres Gemelas.

 

García, hoy de 33 años, estaba en el liceo, en Brooklyn, cuando los aviones se estrellaron contra las torres. Los vio incendiarse y luego colapsar, y al suspenderse todo el transporte en la ciudad, caminó hasta su casa ese día, como cientos de miles de neoyorquinos.

 

“Estaba ahí, ví lo que sucedió y lo reveo una y otra vez”, dice.

No puede dejar de pensar en ello cada vez que escucha una mención al tema en la televisión, “y cada vez que escucho un avión zumbar por encima de mi cabeza”, dice. O esperando a su hermana en Times Square, “el cruce del mundo”, que parece el blanco ideal por encarnar la efervescencia de Nueva York.

 

-Rozando la catástrofe –
En dos oportunidades estos últimos años Times Square se aproximó a la catástrofe.

 

En mayo de 2010, la policía encontró un coche repleto de explosivos colocado allí para provocar una carnicería.

 

El 18 de mayo pasado, un exmilitar estadounidense con problemas mentales atropelló con su coche a 23 peatones y mató a una joven turista estadounidense.

 

Diecieséis años después del 11 de septiembre, las crisis de angustia como la de García ya forman parte de la personalidad de los neoyorquinos.

 

Para quienes perdieron a un familiar o un amigo en la catástrofe, o quienes escaparon de ella por poco, la fecha aniversario puede ser “la más temida” del calendario y el síndrome post-traumático puede persistir por siempre, explica Charles Strozier, psicoanalista y autor de un libro de testimonios sobre el 11 de septiembre de 2001. 

 

Para los otros, dice, tras el “traumatismo colectivo” provocado por este atentado “de dimensión apocalíptica”, permanece ante todo un “sentimiento de vulnerabilidad”.

 
“Decir que los neoyorquinos están todavía traumatizados sería exagerado, pero piensan sobre ello (…). Tienen miedos activos que se sitúan por debajo del umbral de conciencia, como el miedo de una bomba en el metro”, explica este profesor, que observó la caída de las torres desde su consultorio, en un piso alto de una torre de Union Square.

 

Muchos están convencidos de que aunque los atentados más recientes han tenido como blanco a Europa, la densidad poblacional de Nueva York torna a la ciudad en el blanco número uno.

 

– Blanco Nº1 –
“¿Qué mejor blanco que Nueva York?”, se pregunta Tim Lambert, que trabaja, como en 2001, en el extremo sur de Manhattan, cerca del símbolo de la potencia estadounidense que era el World Trade Center.

 

La ciudad es “un imán para personas del mundo entero. Simboliza las libertades que tenemos, el dinero que tenemos”.

 

Para este experto en informática, ese riesgo permanente y el impresionante despliegue policial que lo acompaña son ahora parte integrante del ambiente.

 

“Me hace sentir incómodo pero es la nueva norma. El mundo cambia y la amenaza terrorista forma parte de estos cambios”, dice.

 

Las autoridades de la ciudad de 8,5 millones de habitantes también parecen vivir bajo el temor de un nuevo ataque.

 

“Gracias a Dios no es un acto de terrorismo, sino un incidente aislado”, dijo a fines de junio el alcalde Bill de Blasio, cuando un exempleado de un hospital de Bronx entró al lugar, mató a una persona e hirió a otras seis.

 

– Dar el ejemplo –
Las cámaras de vigilancia están por todos lados. La consigna “si ven algo, digan algo” es recordada en todo momento. Hay policías  uniformados en todos los lugares públicos. Nueva York, con sus 38.000 agentes, invierte en su propia seguridad.

 

La ciudad se dotó desde 2001 de su propia unidad antiterrorista, que hoy cuenta con unos 2.000 integrantes y con emisarios en varias capitales extranjeras, según Robert Strang, presidente del Investigative Management Group, una empresa de seguridad neoyorquina.

 

Y han existido abusos. Por ejemplo, durante un tiempo, la policía vigiló de manera sistemática a todas las personas que frecuentaban las mezquitas de la ciudad.

 

Pero la inteligencia es esencial y de manera general, “el trabajo de la policía es un éxito”, opina Strang.

 

La capital financiera estadounidense también quiere ser un modelo en el homenaje a las víctimas.

 

Tras cada atentado en Europa, las autoridades transmiten condolencias y ofrecen ayuda, mientras el edificio Empire State se enciende en símbolo de duelo.

 

Testigo del impacto de los atentados del 11 de septiembre, difundidos en directo en el mundo entero, el imponente memorial a las víctimas con sus dos enormes fuentes negras construidas donde se alzaban las Torres Gemelas y su museo se han convertido en un centro de congoja internacional.

 

Monique Mol, una turista holandesa de 52 años, vino hasta aquí a reflexionar.

 

“Es un poco un memorial a las víctimas de atentados del mundo entero”, señala. “Como si las víctimas viviesen aquí para siempre, como las momias en las pirámides de Egipto”.

 

Aumentaran seguridad en Nueva York el Dia de acción de Gracias por amenaza de ISIS

La Policía de Nueva York (NYPD) aseguró que incrementará la seguridad prevista para el tradicional desfile de Acción de Gracias de Macy’s después de que se alertara de una supuesta amenaza de ataque por parte del Estado Islámico(ISIS).

En la revista Rumiyah -asociada a ISIS- se decía que cualquiera al volante de un camión puede causar mucho más daño que un oficial militar, y apuntaba a la parada de Thanksgiving como un “objetivo excelente”.

No obstante, John Miller, jefe de la unidad de terrorismo del NYPD, aseguró que el artículo publicado por la revista tenía como objetivo asustar a la gente. Por eso, instó a la ciudadanía a no dejarse llevar por un pánico infundado.

“Animo a todos a ir al desfile de Acción de Gracias, a traer a la familia y pasar un buen rato. Yo siempre voy y siempre traigo a los míos”, declaró Milller, según informó el NY Post.

Desde que se produjera el verano pasado el atentado en Niza, Francia, durante las celebraciones el día de la Bastilla, la Uniformada ha visitado hasta 135 puntos de alquiler de camiones de menos de 26,000 libras, para los que no se requiere una licencia de conducción comercial.

El NYPD también ha instruido a los comercios sobre cómo identificar un comportamiento sospechoso de las personas que alquilan estos vehículos. “Volveremos a realizar estos procedimientos después de la última amenaza”, prometió Miller.

 

Cómo Manhattan se reconstruyó

Resiliencia. Los residentes dicen que la zona se ha vuelto más amigable para las familias y ofrece mayores opciones de venta

 

9-11-memorialLa Dra. Dina Anderson recuerda las calles desiertas y, a veces miedosas, del centro cuando visitaba su lugar favorito de música de la época universitaria, el legendario y ya desaparecido Wetlands Preserve en la calle Hudson.

El centro era atrevido en esa época; ahora es el hogar para Anderson y sus dos hijos, Niko, de 7, y Alia, de 6. De hecho, el centro suena positivamente doméstico mientras la dermatóloga de 47 años describe la rutina del año escolar que está a punto de comenzar.

“Camino con los niños a P. S. 234 en Tribeca y luego hago mis compras en Whole Foods, al lado”.

La familia vive en 8 Spruce Street, la torre de apartamentos con recubrimiento de acero ondulado diseñado por Frank Gehry.

Es uno de los muchos nuevos edificios residenciales que han transformado el centro en los últimos 15 años desde el ataque terrorista del 11 de septiembre en el centro de Manhattan.

A partir de esos restos humeantes ha surgido un nuevo centro. Una vez tan orientado a los negocios que la mayoría de las tiendas cerraban al final de la jornada de trabajo, el centro se está convirtiendo en una comunidad de 24 horas. Más revelador es que más de 60.000 personas que hicieron sus casas al sur de la calle Chambers en comparación con los 27.000 que había en 2001, según Downtown Alliance.

“Nosotros no sólo reconstruimos, reinventamos el centro de Manhattan”, dice Mitchell Moss, profesor de políticas y planificación urbana en la Universidad de Nueva York. Con más gente, viene todo lo que hace posible la vida residencial.

Los mercados de alimentos se han multiplicado en lo que antes era un desierto de comida cercana. En la actualidad hay siete supermercados y grandes tiendas gourmet están llegando.

Eataly abrió una sede el mes pasado en el Westfield World Trade Center y Le District, a veces conocido como el Eataly francés, abrió la primavera de 2015, en Battery Park City. Un Dean & DeLuca está programado para abrir en 40 Wall Street a principios de 2017. ¿Y qué signo más seguro de vida en EEUU que ir de compras? El icono americano de la clase media, Target, está agendado para abrir en 255 Greenwich St. en octubre.

El centro comercial Westfield World Trade Center recientemente inaugurado se encuentra en lo que es quizás el más espectacular entorno minorista del mundo, el Oculus diseñado por Santiago Calatrava, que también alberga los trenes PATH a Nueva Jersey.

Anderson fue una de las primeras en convertirse a la vida del centro, moviéndose a Greenwich Village en 1995 después de completar la escuela de medicina, y luego a Battery Park City en 2006, y a Spruce Street hace dos años.

“Es más vibrante, más emocionante aquí”, dice. Una gran atracción para las nuevas familias que se desplazan al centro son las muchas nuevas escuelas públicas, dice Anderson, añadiendo que han atraído a muchos de sus amigos con familias.

En la actualidad hay 21 escuelas públicas, frente a las siete de 2001. “Las escuelas del centro son buenísimas. En el Uptown muchas personas envían a sus hijos a escuelas privadas”, agrega.

Las familias jóvenes no son las únicas atraídas por el centro.

Una residente de 12 años de Battery Park City, Ruth Harris, 100, recientemente se dirigió a la sucursal de la biblioteca pública de Nueva York en la avenida North End, que se abrió en 2010.

Harris aprecia la creciente vitalidad del centro de la ciudad. Hay más lugares para comer en Battery Park City y, dijo, con el nuevo supermercado Whole Foods ya no es necesario viajar hasta el extremo sur de Battery Park City para ir al supermercado.

Ella vive en el extremo norte. Y Harris  disfruta de la llegada de familias.

“Ver a los niños, levanta el corazón”, dice Harris.