Archivo de la etiqueta: Golden State Warriors

Warriors vencen a Blazers 119-117 en tiempo extra y avanzan a final de la NBA

Los Golden State Warriors vencieron anoche en tiempo extra a los Portland Trail Blazers por 119-117 y se clasificaron para su quinta final consecutiva de la NBA.

 

Los Warriors ganaron tres de las últimas cuatro finales de la NBA, en 2015, 2017 y 2018 y este año barrieron en la final de la Conferencia Oeste a Portland por cuatro victorias a cero.

 

Sin Kevin Durant, DeMarcus Caousins y Andre Iguodala, todos lesionados, los ejes del ataque este lunes en Portland fueron Stephen Curry y Draymond Green, con sendos ‘triple-doble’ cada uno.

 

Curry volvió a lucir con 37 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias, y Green con 18 tantos, 14 capturas y  11 servicios para anotación.

 

Los vigentes monarcas llevan un excelente paso en estos playoffs con balance de 12 y 4, incluida esta barrida, mientras que los Blazers quedaron con récord de 8 y 5.

 

Los Warriors se convirtieron en el primer equipo en llegar a cinco finales consecutivas desde que los Boston Celtics llegaron a 10 en fila entre 1957 y 1966.

 

“Hemos estado aquí antes. Lo hemos visto todo, cada experiencia que puedas imaginar. Así que confiamos en nosotros”, dijo Curry después del partido.

 

Por su parte, Green señaló que “este equipo ha tenido algunos altibajos esta temporada, pero siempre ha hallado soluciones cuando se encontró con problemas. Este partido es la imagen de nuestra temporada, nunca nos rendimos”.

 

– Cerrada disputa desde el principio –
Con una canasta de C.J. McCollum faltando tres minutos del primer cuarto, Portland se fue arriba por primera vez en el comienzo del encuentro, 29-28.

 

Finalmente, tras varios cambios en el liderazgo del marcador en ese tramo, un triple de Curry faltando 46 segundos dejó la cuenta 36-35 a favor de Golden State.

 

Una ofensiva de 14-5 después alejó a los Blazers 64-55 con minuto y medio para el descanso. Pero el medio tiempo terminó finalmente 69-65 a favor de Portland.

 

En la segunda mitad del segundo cuarto el pívot de Portland, Meyers Leonard, encestó tres triples para acumular hasta ese momento 25 puntos.

 

Los Blazers apretaron el acelerador en el tercero y de la mano de McCollum y Damian Lillard se fueron al pequeño descanso con ventaja de 95-87.

 

– Acostumbrado repunte de Golden State –
Una espectacular entrada al aro de Curry a cuatro y medio minutos del final logró empatar el partido a 104, demostrando una vez más el sentido rematador de los Warriors, que en los juegos anteriores siempre vinieron de atrás en el último cuarto.

 

Un disparo a distancia desde la lateral de Green puso adelante a los Wariors 108-106, pero un triple de Lillard le dio la delantera otra vez a Portland 109-108.

 

Entonces una hundida de Leonard con dos minutos para el final aumentó a 111-108 la ventaja de Portland.

 

Empero, con el juego empatado a 111 tras un triple de Klay Thompson, le cantaron un caminar a Curry, quien falló así un disparo lateral de tres puntos y 10 segundos en el reloj, yéndose el partido a tiempo extra.

 

El período adicional fue a sangre y fuego, sobre todo en defensa, ya que lo ganaron los Warriors 8 a 6.

 

Los Warriors fueron superiores a sus rivales debajo de los tableros al superarlos en el apartado de rebotes ampliamente 56-38.

 

Curry encestó siete triples en esta ocasión para 21 de sus 37 tantos en el partido.

 

El ala-pívot Kevon Looney también destacó debajo de las tablas con 12 cartones y 14 balones recuperados en la luchar rebotera saliendo de la banca por los campeones.

 

Por los derrotados los hombres de la puntería fueron Leonard con 30 puntos y 12 rebotes, seguido de Lillard con 28 y 12 asistencias, y McCollum con 26 unidades.

 

Los campeones defensores esperan contar en la final con sus otros tres estelares Durant, Cousins e Iguodala, quienes se están recuperando de sus lesiones.

 

Ahora los Warriors esperan por el ganador de la Conferencia Este entre los Milwaukee Bucks y los Toronto Raptors, que favorece a los primeros 2-1.

 

Este martes se jugará el cuarto partido entre Milwaukee y Toronto en casa del conjunto canadiense.

 

 

Warriors otorgarán a Durant el contrato nuevo que quiere

Los Warriors colocan serie 3-0 y Bartolo Colón hace historia

Stephen Curry con récord y los Warriors ponen 2-0 ante los Cavs

Los Golden State Warriors, con nueve triples de Stephen Curry, derrotaron anoche 122-103 a los Cleveland Cavaliers en el Oracle Arena, en Oakland, y pusieron el 2-0 en la final de la NBA.

 
Curry, con 9 de 17 desde esa distancia, le arrebató a Ray Allen el récord de triples en un solo partido en la historia de las finales y acabó con 33 puntos para neutralizar los 29 tantos, 13 asistencias y 9 rebotes de LeBron James, que coqueteó con el triple-doble luego de sellar 51, ocho y ocho en el primer juego.

 

“Significa mucho, es especial lograr (este récord), sobre todo teniendo en cuenta quién lo tenía antes (…) Fue una noche especial y, con suerte, vendrán más así”, comentó el base tras la contienda.

 

Kevin Durant y Klay Thompson lo acompañaron con 26 y 20 respectivamente.

 
El esfuerzo del ‘Rey’, que sucedió a Michael Jordan en 1993 como los únicos jugadores en los últimos 25 años en superar los 50 tantos en la última instancia de la competición, no sirvió para arañar ninguna victoria del Oracle Arena, que vivió un segundo triunfo consecutivo de los suyos.

 

Cleveland venía de perder 114-124 en la prórroga luego de una última acción que pasó a la historia, cuando J.R. Smith capturó un rebote ofensivo con el marcador igualado en los compases finales y, en vez de lanzar a canasta, retrocedió hasta la mitad de la pista, agotando el tiempo.

 

Tras ese fallo, los Cavs fueron vapuleados en el tiempo extra. Este domingo, las miradas estaban puestas en el comienzo de la contienda, en el estado anímico de los visitantes y del propio Smith.

 

Dos volcadas iniciales del pívot Javale McGee y un arranque de 15-6 para los locales no hacían presagiar nada bueno para ellos.

 

Sin Andre Iguodala por lesión y con Thompson entre algodones tras sufrir un esguince en el tobillo izquierdo en el primer partido, los de casa tenían la oportunidad de dar un golpe sobre la mesa y viajar a Cleveland con una renta de dos victorias. Y la aprovecharon.

 

– Acierto estratosférico –
Lo hicieron porque cuando Durant, Curry y Klay brillan, el rival no puede más que echarse a temblar.

 

Así, los locales arrancaron con 10 de sus primeros 11 lanzamientos anotados, con 22 de sus primeros 30 puntos en la pintura y con un acierto del 65,2% en el primer cuarto.

 

Cleveland no podía frenar los ataques locales y se veía desbordado una y otra vez, aunque LeBron lo mantenía en el encuentro con 10 tantos, cinco pases decisivos y cuatro capturas.

 

Poco a poco, Curry fue ampliando su rango de tiro, selló varios triples lejanos solo a su alcance, Klay lo acompañó y Durant sepultó los ánimos rivales con varias canastas de media distancia para llegar al descanso 13 arriba (59-46).

 

– El factor McGee –
La ofensiva de los Warriors levantaba al público por su juego coral, con 18 asistencias en las 25 canastas anotadas y un acierto del 59,5%.

 

La mejor versión de Golden State emergía de nuevo. Esa que ha llevado a los de la Bahía de San Francisco a ganar dos de los últimos tres anillos y a disputar las últimas cuatro finales ante los Cavs. Esa en la que Curry se ríe y dibuja una sonrisa en los espectadores de todo el mundo.

 

Todos contaban con una buena actuación de los All-Stars de los locales. Nadie podía presagiar que McGee fuera un factor diferencial. El pívot, actor secundario durante toda la temporada, dejó su impronta saliendo de inicio y siendo una pesadilla con 12 puntos en apenas 17 minutos.

 

Pero los Cavs no se rindieron. Arrancaron con un parcial de 7-0, se acercaron a seis y entraron en el último cuarto 80-90, con la esperanza de dar la vuelta al choque.

 

Sin embargo, ésta se esfumó deprisa. Apenas unos segundos. Lo que tardó Curry en enterrarlas con varias acciones de sello patentado, con triples que la mayoría solo pueden imaginar, con un 3+1 incluido.

 

Ahora, los Cavaliers regresan el miércoles a casa, donde deben revertir la tendencia si quieren tener opciones de alargar la serie. De otra forma, los Warriors, sin piedad, acariciarán el anillo y podrán empezar a mirar a los ojos a las mejores escuadras de todos los tiempos.

 

La NBA tiene un arranque atípico

Cleveland pasa trabajo en un Este en el que Orlando es sorpresa, mientras Golden State no inició como se proyectó pero ya esta cogiendo la forma.

 

Es temprano para asustarse, pero la tabla de posiciones de la temporada 2017-18 de la NBA muestra un comportamiento atípico. Y no es solo porque los llamados “súper equipos” se encuentran nivelados al resto, sino también porque las franquicias modestas han arrancado de la mejor manera, especialmente aquellas ubicadas en la Conferencia Este, habitualmente conocida como la más débil en la liga estadounidense.

 

Hasta ayer, los conjuntos del Este tenían marca de 22-24 frente a los rivales de la Conferencia Oeste, un dato que confirma el panorama en cuestión.

 

De hecho, dos escuadras de esta conferencia comparten el mejor registro en estas casi dos semanas de campaña: Boston Celtics y Orlando Magic, ambos en 8 juegos con registro de 6-2. Estos dos han salido victoriosos las cinco veces que se han medido a escuadra del Oeste.

 

El arranque de Boston se esperaba, especialmente por las adquisiciones de Kyrie Irving y Gordon Hayward. Kyrie ha estado increíble, pero Gordon quedó fuera el primer día de competencia con una grave lesión en una de sus piernas.

 

Quizás este comienzo de los Celtics se vea algo superlativo debido a que la escuadra que se supone debe ser su gran rival por la supremacía del Este se encuentra atacada en el sótano de toda la NBA. Ese equipo es Cleveland Cavaliers. La tropa del perenne candidato al premio MVP, LeBron James, tiene un despegue inicial una sola vez visto en la era de este jugador allí. Cleveland posee registro de 3-5, con cuatro derrotas seguidas, la primera vez que eso sucede desde la temporada de novato (2005) de James.

 

Durante los primeros ocho encuentros de la temporada pasada (2016-17), los Cavaliers llevaban marca de 7-1, en ese momento el segundo mejor registro de la NBA, solo superado por los Clippers de Los Ángeles (8-1).

 

La defensa de Cleveland ha flaqueado. En su más reciente partido, ante Indiana Pacers, los Cavaliers aceptaron 30 o más puntos en cada uno de los cuatro parciales, algo que nunca le había pasado a un equipo de LeBron. Tras ese encuentro, James optó por dar crédito a los demás conjuntos. “Muchos equipos están jugando bien en este momento”, dijo. “Nosotros no. Es un hecho simple”.

 

El vaticinado lugar de Cleveland lo ocupa Orlando. El Magic ha tenido un comienzo brillante, con una ofensiva tan fluida como la del Golden State de las últimas temporadas. Orlando (6-2) viene de superar a los Grizzlies en Memphis para acabar con una sequía en esa ciudad que se daba desde 2008.

 

Lo cierto es que el ataque del Magic ha sido copioso con un trío que exige su espacio en la liga en Evan Fournier, Aaron Gordon, Nikola Vucevic. En sus primeros ocho partidos, el Magic ha encestado 919 puntos, apenas la segunda ocasión que eso le sucede a esa franquicia para esa cantidad de choques y la tercera ocasión en sentido general que se da en la NBA desde la temporada de 1995-96. Las dos más recientes ocasiones son de Golden State (2015-16 y 2017-18). La marca de Orlando para ocho partidos en la campaña anterior fue prácticamente a lo inverso de hoy: 3-5.

 

Golden State no escapa a este atípico inicio. La campaña anterior en 8 juegos iban 6-2 a estas alturas, pero en estos momentos están con 5-3, con dos de esas derrotas en su hogar del Oracle Arena, feudo en el que tuvieron apenas cinco reveses en sus 41 presentaciones.

Eso es preocupante, porque prácticamente se trata de la misma nómina que obtuvo el campeonato la temporada pasada. Su dirigente Steve Kerr no tardó en criticar a sus jugadores.

 

NBA: Curry no acudirá a la Casa Blanca si su equipo es invitado

El astro de los Golden State Warriors, Stephen Curry, dijo que si el equipo es invitado a visitar la Casa Blanca tras ganar el campeonato de la NBA, probablemente no irá.

 
“Alguien me preguntó acerca de esto hace un par de meses, si hipotéticamente ganábamos el campeonato, qué haría yo”, dijo Curry. “Respondí que no iría, todavía me siento así hoy”.

 

El comentario de Curry llegó dos días después de que Golden State derrotó a Cleveland 129-120 para terminar su serie en cinco partidos (4-1) y ganar su segundo campeonato de la NBA en tres años.

 

Es una tradición que los equipos deportivos profesionales visitan la Casa Blanca, como hicieron los Cachorros de Chicago en enero cuando pasaron tiempo con el presidente Barack Obama tras consagrarse en la Serie Mundial de béisbol en 2016.

 

Pero las polémicas políticas y las declaraciones extravagantes del presidente Donald Trump han molestado a muchos atletas profesionales estadounidenses, incluyendo a jugadores de la NBA predominantemente afroamericanos.

 

 
Curry espera que el tema sea discutido en el equipo.

 

“Estoy seguro de que como equipo vamos a tener una conversación (sobre una posible visita)”, dijo.

 

Agregó que “este es un momento que todos necesitamos disfrutar juntos y nada debe distraernos de lo que pudimos lograr juntos”.

 

“Y los diversos tipos de ceremonias y tradiciones que han ocurrido en torno a los equipos que ganan el campeonato, no queremos que corrompa lo que hemos logrado este año”, añadió.

 

“Nos encargaremos de ello en forma adecuada y responsable y haremos lo correcto para nosotros individualmente y como grupo”, agregó.

 

Curry no es el único miembro de la organización de los Warriors que se opone a las opiniones del presidente Trump.

 

“Trump no podría ser menos apto para ser presidente, porque es un fanfarrón”, dijo el entrenador Steve Kerr en mayo.

 

“No se ven algunas de las cualidades” necesarias, como “la resiliencia, la capacidad de comunicar, la compasión … Nada de eso … Para ser un gran líder, tiene que haber algunas cualidades. ¿Alguien pensó que Donald Trump era un gran líder?”, inquirió Kerr.

 

Los Warriors devuelven el título a Golden State

Kevin Durant, seleccionado el Más Valioso, comandó el ataque con 39 puntos y Stephen Curry aportó 34

 

OAKLAND, California.- Kevin Durant coronó su espectacular primera temporada en los Warriors logrando el deseado anillo de campeón de la NBA por el que se mudó el año pasado, anotando 39 tantos en un intenso Juego 5 de la serie final, y Golden State se impuso anoche 129-120 a LeBron James y los Cavaliers de Cleveland.

 

Stephen Curry aportó 34 tantos, dio 10 asistencias y atrapó seis rebotes para Golden State, que consiguió su segundo título en tres años con una foja de 3-1, la misma que hace un año desaprovechó ante los Cavs. La herida estaba abierta desde entonces, y eso es algo que hasta Durant entiende, porque había perdido por el mismo marcador una fase antes ante los Warriors con Oklahoma City.

 

“Aprendimos de todo lo que habíamos pasado. Somos bendecidos para jugar en este escenario por tres años seguidos, para estos fanáticos, para esta organización y para nuestras familias”, dijo Curry después del encuentro. “Estoy feliz de traer el trofeo nuevamente y hacer algo especial. Estoy listo para hacerlo de nuevo”.

 

James, quien derrotó al Thunder de Durant con Miami en 2012 en la otra final que disputó el alero, terminó con 41 tantos, 13 rebotes y ocho asistencias. Tras una brillante actuación en el partido del viernes, Kyrie Irving anotó 26 tantos.

 

“Personalmente dejé todo en la cancha en los cinco partidos. Personalmente no tengo nada por hacer. No tengo nada para tener mi cabeza abajo”, manifestó LeBron.

 

Esta vez, King James cedió el trono a Kevin Durant, que fue el Jugador Más Valioso de la Final de la NBA 10 años después de ser elegido segundo en el draft por detrás de Greg Oden.

 

“Cuando tenía ocho años te dije que lo logaría”, le dijo Durant a su madre Wanda con el trofeo de MVP en las manos.

 

Durant fue escogido MVP de la serie final después de promediar 35.2 puntos, 8.4 rebotes, 5.4 asistencias y lanzar para un 55% desde el campo y para un 47% desde atrás del arco.

 

Durant hizo de todo. Penetró por la derecha, por la izquierda, lanzó de tres, de media y donqueó.

 

Él marcó un “fadeaway” de 17 pies sobre James temprano en el cuarto parcial y luego asistió en un triple de Andre Iguodala, con el que los Warriors se alejaron de Cleveland. Iguodala, el MVP de las finales de 2015, salió desde el banco para tener su mejor partido de postemporada con 20 puntos y una gran defensa sobre LeBron James.

 

Fue otra corona para el dirigente Steve Kerr, quien se convirtió en el cuarto coach que gana en múltiples ocasiones en apenas sus primeras tres temporadas, uniéndose a Phil Jackson, Bill Russell y John Kundla.

 

Conflictivo Green jugará con Warriors quinto juego de la Final NBA

LeBron e Irving mantienen con vida a Cavaliers ante Warriors

LeBron James consiguió un triple-doble, Kyrie Irving anotó 40 cartones y los Cleveland Cavaliers le pagaron a Golden State Warriors con su misma moneda de los tiros de tres puntos, para derrotarles el viernes 137-116 y mantenerse con vida en la Final de la NBA.

 
Los Cavs, campeones del pasado año, cortaron la racha de 16 victorias consecutivas que llevaban los Warriors, aunque siguen contra la pared en la serie, que pierden 3-1.

 

Golden State buscará coronarse el lunes en su cancha de Oakland, donde se jugará el quinto partido, y tomar desquite de la final que perdieron ante Cavs el pasado año.

 

James cerró con 31 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias para su noveno triple-doble en Finales de la NBA.

 

Los Cavaliers tiraron para un elevado 52,9% en tiros de campo y encestaron 24 de 45 canastos de tres puntos exitosos.

 

Un primer cuarto devastador de 49-33 marcó el ritmo del partido para los Cavaliers, que con Irving, LeBron y Kevin Love estuvieron dominantes en todos los aspectos del juego.

 

– Cavs contra la pared –

Ningún equipo ha salvado un déficit de 3-0 para ganar una serie de playoffs de la NBA, pero los Cavs podrían lograr la hazaña si juegan como lo hicieron en este cuarto partido.

 

En la final del pasado año también vinieron de una desventaja de 3-1 para vencer a los Warriors.

 
Luego de un primer cuarto en que anotaron 49 puntos -la mayor cantidad para un periodo de juego de las finales- los Cavaliers se convirtieron en el primer equipo que perdiendo una final por 3-0 fuerzan un quinto juego desde los Seattle SuperSonics de 1996.

 

“También tenemos ADN de campeonato”, dijo James. “Lo demostramos, estábamos en modo de ataque”.

 

Los 24 encestes de triples que lograron en el partido también es un récord para las Finales NBA.

 

El noveno triple-doble de James en Finales rompió el récord histórico que compartía con el legendario Magic Johnson de Los Angeles Lakers.

 

“Va a ser aún más difícil en el quinto partido, pero esperamos el reto”, aseguró James.

 

Kevin Durant lideró a Golden State con 35 puntos, mientras que Draymond Green añadió 16 cartones y 14 rebotes y Stephen Curry se quedó en 14 tantos.

 

Los Warriors pudieron haber logrado la novena barrida en la historia de finales de campeonato.

 

“Ellos trajeron mucha fuerza y ??no estábamos listos para ello”, dijo Steve Kerr, el entrenador de los Warriors.

 

Kevin Durant se puso la capa de superman y Golden State pone serie 3-0

Con el marcador 113-111 a favor de los Cavaliers y restando 51 segundos, Kevin Durant recogió su octavo rebote de la noche, atravesó la duela con la calma de quien está mirando el panorama para plantear la jugada. Después de todo, un minuto es un mundo.

 

Se acercó arco de triples cerca de la llave, aprovechó un descuido defensivo de los Cavaliers, agarró el balón y soltó un triple que puso el marcador 114-113 y silenció por completo el Quicken Loans Arena que pedía a gritos la primera victoria de los Cavaliers en la serie. Lo defendia LeBron James, quien lo esperaba cerca del arco sin sospechar que buscaría la victoria con detrás del arco y no el empate a media distancia.

 

«Era un buen momento, quedaban 45 segundos y estábamos abajo por dos», dijo Durant. «Si fallaba, podíamos tener otra posesión. Pero estoy contento de poder anotar esa. Traté de mantenerme disciplinado en mi tiro, mantener el seguimiento y entró».

 

Así, Durant lleva a los Warriors a una victoria del título y tienen la oportunidad el viernes de lograr una postemporada perfecta con 16-0.

 

Por cierto, terminó con 31 puntos, 8 rebotes, un robo y un bloqueo, uniéndose a Michael Jordan y a Shaquille O’Neal como los únicos tres jugadores que anotan al menos 25 puntos en sus primeros ocho partidos de Finales. En los tres de 2017, acaricia el premio de Jugador Más Valioso con 34 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 1.3 robos por juego.

 

«Esto no ha terminado. El trabajo no se ha hecho», comentó. «Los juegos de cierre siempre son los más duros. Como habrás escuchado de muchos jugadores en esta liga a través de los años, es duro cerrar juegos en la carretera. Nunca he estado en esta posición en la Final y tratando de cerrarla».